Una película muchas veces vista (70-79)

Un contenido de:
ElDesmarque

Jueves, 24 de Septiembre de 2020. 23:38
Bouteille, en un ataque del Unicaja (Fotos: acb Photo / G. Pozo).
Bouteille, en un ataque del Unicaja (Fotos: acb Photo / G. Pozo).

Ni la vuelta al Martín Carpena alumbró la primera victoria del Unicaja en la temporada. Los de Casimiro, de nuevo, fueron un equipo de dos caras ante el Barça. Una consistente primera parte, mejorando el rebote y la defensa, y una segunda de escasez de ideas en ataque. El Barcelona sólo necesitó cambiar su actitud tras el descanso y apretar en defensa para desactivar la mejoría del cuadro verde, que se encontró con la segunda derrota (70-79) en otros tantos partidos. Hay margen de mejora, pero la competición nunca esperó a nadie.

La puesta en escena del Unicaja fue la de un equipo enrabietado, consciente de la magnitud del rival y dentro de un contexto diferente, el del Carpena vacío. Coleccionó en la primera parte buenas defensas, firmeza en el rebote y desconectó a un Mirotic impreciso y sin soluciones. Con Rubén Guerrero en el quinteto, se batió en duelo con Davies y convirtió en más inentendible su ausencia durante casi todo el partido en Badalona. Encontrando a Bouteille, Unicaja puso las primeras rentas dentro de un correcalles que le benefició para estirar las primeras rentas a favor.

Dejar en 32 puntos al Barça al descanso es producto del cómputo de muchos factores, pero sobre todo de una defensa comprometida. Apareció Brizuela, que cuando está con la flecha hacia arriba flota sobre la pista, y puso picante en sus acciones. Los errores del cuadro de Jasikevicius recibieron la contestación en el rebote y el ataque verde, y la diferencia se estiró hasta los 13 puntos con el 38-25. Fue entonces cuando otro jugador 'microondas', Abrines, tomó el relevo con siete puntos seguidos que escoltaron a su equipo hasta reducir la ventaja del Unicaja a seis puntos al descanso (38-32).

El paso por vestuarios se convirtió en un pasadizo hacia las peores sensaciones del Unicaja. Jasikevicius sacó el nervio del Barça y el Unicaja se empequeñeció. Sobre todo en ataque, donde se estrelló contra la defensa azulgrana y, sobre todo, contra las pocas ideas en la gestión de las jugadas. Se empeñó Casimiro en un fatigado Brizuela y todo comenzó a fallar. La muestra, una jugada en la que Alberto Díaz se comió los ocho segundos para cruzar la pista cuando más apretaba el Barça. Sólo 11 puntos en el tercer cuarto para los de verde, que del +5 pasaron al -5 con un cuarto por jugarse (49-54).

El último cuarto fue un quiero y no puedo para el Unicaja, atascado aún en ataque y sufriendo esos pequeños detalles que en un partido decantan la balanza. Un par de canastas de Mirotic, un triple cayéndose de Abrines tras un canastón de Brizuela, rebotes que se escapan... No hubo fórmula -sólo los destellos de Brizuela pusieron en duda el marcador- ni en pista ni desde el banquillo, para apagar la llama del Barça y conquistar el primer triunfo de la temporada. Van dos partidos y dos derrotas. Mejoraron las sensaciones, pero el Unicaja sigue con el pulgar bajado.

Ficha técnica:

70-Unicaja (21+17+11+21): Bouteille (11), Brizuela (17), Mekel (9), Abromaitis (5), Gerun (8) -cinco inicial- Díaz (2), Waczynski (2), Thompson (5), Alonso (8), Sánchez (0), Guerrero (3) y Nzosa (0).

79-Barça Basket (16+16+22+25): Abrines (21), Pustovyi (2), Bolmaro (2), Calathes (3), Mirotic (24) -cinco inicial- Hanga (5), Badio (0), Davies (8); HiggIns (0), Oriola (5), Smits (0) y Heurtel (9).

Árbitros: Rial, Bultó y Cortés. Sin eliminados

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 2 de la Liga Endesa disputado en el pabellón José María Martín Carpena a puerta cerrada.

1 comentario

  1. Daniel

    Y las que quedaran por ver... No podemos aspirar a nada si no tenemos pivots!!!

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *