La felicidad era esto (96-88)

Un contenido de:
ElDesmarque / EFE

Martes, 29 de Septiembre de 2020. 22:49
Mekel, durante un ataque cajista (Fotos: Unicaja / M. Pozo).
Mekel, durante un ataque cajista (Fotos: Unicaja / M. Pozo).

No fue una victoria más para el Unicaja Baloncesto, que terminó sufriendo más de lo que dijo el cómputo general del encuentro ante el Boulogne Metropolitans 92 en el estreno de la Eurocup (96-88). El triunfo tuvo mucho más sabor porque se logró con 225 almas en las gradas, un halo de esperanza dentro de un mundo paralizado en todas sus vertientes por la maldita pandemia. El cajismo regresó en una pequeña dosis al Carpena, su Carpena, donde el Unicaja puso la primera piedra en una competición que está en el escalón más alto de objetivos de la temporada. La felicidad era esto.

Con un 3/3 en triples y 30 puntos, los verdes se fueron 30-18 en el parcial inicial y su alegría y confianza sobre el parqué malagueño continuó en el segundo tramo, que comenzó con una canasta de Vitalis Chikoko, que tuvo poco protagonismo y quedó en el olvido al ser contestado por un triple de Tim Abromaitis que levantó al público de su asiento.

En el ecuador del segundo cuarto, la ventaja cajista se elevó a +16 (41-25), pero el conjunto galo recortó distancias y redujo la diferencia a 10 con la misma medicina que el Unicaja había impuesto hasta ese momento: ritmo rápido por los y acierto desde la línea de 6,75, que rubricó David Michineau y obligó a Casimiro a parar el partido (45-35 min.17). Los ajustes técnicos fueron perfectamente captados por los locales, que volvieron a tomar las riendas y resolvieron la primera mitad con un triple de Alberto Díaz al borde del descanso, que volvió a dar tranquilidad y una ventaja de 14 puntos (54-40).

Con el tercer parcial en juego, parisinos y malagueños hicieron gala de su juego ofensivo dejando de lado las defensas. Los franceses hicieron 10 puntos en apenas tres minutos, pero el Unicaja siguió capitaneando el partido con Axel Bouteille y Abromaitis como máximos anotadores, con 11 y 12 puntos respectivamente (67-53 min. 25). El ritmo frenético impuesto durante los primeros compases se fue deteniendo poco a poco, el juego ofensivo de los costasoleños dio buenos resultados traducido en faltas personales a su favor. El Metropolitans cerró el tercer parcial siendo el equipo más anotador (22-24), pero la renta cajista fue aval suficiente para que los verdes llegarán al último tramo con un ventaja de 12 puntos ante los de Jure Zdovc con 76-64 en el luminoso.

Los aplausos -reales y no enlatados-, acompañados por los cánticos de la afición, alentaron a los jugadores en el tramo final del partido. El Metropolitans 92 se aferró al encuentro y tensó las cuerdas con un juego muy agresivo que le sirvió para ponerse a ocho y desestabilizar a los de Casimiro con un triple de Bastien Pinault a falta de seis minutos (85-77). La defensa cajista empezó a tambalearse y la fluidez en el juego se diluyó en los compases finales. Los franceses se pusieron a cinco y Alberto Díaz frenó la sangría con un triple (88-80 min 38), mientras que Darío Brizuela selló con una canasta a falta de cinco segundos para el 96-88 final.

Ficha técnica:

96-Unicaja (30+24+22+20): Thompson (12), Alonso (14), Gerun (2), Bouteille (13) Mekel (10) -cinco inicial- Brizuela (10), Díaz (6), Sánchez (0), Waczynski (9), Abromaitis (14), Guerrero (6) y Nzosa (0).

88-Boulogne Metropolitans 92 (18+22+24+24): Michineau (9), Pinault (12), Brown (16), Chikoko (8), Ginat (16) -cinco inicial- Brown (10), Konate (0), Roos (4); Gray (7) y Marei (7).

Árbitros: Pukl, Rocha y Koromillas.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de Eurocup disputado en el Pabellón José María Martín Carpena ante 225 aficionados.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *