Unicaja Baloncesto | Claves del desastre en la Copa del Rey

Las claves del fiasco del Unicaja

Un contenido de:
Alberto Rubio

Viernes, 15 de febrero de 2019. 17:44
Boatright intenta defender a Bassas (Foto: ACB Photo).
Boatright intenta defender a Bassas (Foto: ACB Photo).

El Unicaja sumó una nueva decepción en la Copa del Rey tras caer derrotado ante el Iberostar Tenerife en el encuentro de cuartos de final, dejando una imagen bastante pobre, sin tener opciones de victoria en ningún momento. Varias fueron las claves que llevaron al equipo malagueño a la derrota, entre las que destacamos las siguientes.

Defensa

Es un problema que viene arrastrando durante toda la temporada el Unicaja. No logra sujetar bien a sus rivales en su propia canasta, recibiendo en más de la mitad de los encuentros más de 80 puntos. Y en este partido no es válido hablar de ritmo rápido y muchas posesiones, pues el propio Casimiro reconocía que se jugó a un ritmo lento, que fue lo que propuso el Tenerife. Los bases rivales superan con mucha facilidad tanto a Roberts como a Boatright y ya provocan el desajuste en la defensa cajista, encontrando el otro equipo con facilidad el resquicio por el que poder tener un tiro cómodo para anotar, lo que permitió en este caso a los tinerfeños a lograr un 63% de acierto en tiros de dos y un 47% de eficacia en triples.

Falta de rebote

Si además de conceder facilidades en defensa, permites concesiones en el rebote, es muy complicado evitar que el rival consiga sumar en la mayoría de ataques. Hasta doce rebotes menos que el Tenerife capturó el Unicaja (35 a 23), siendo especialmente clarividente si se divide por aros, quedando en un 18-9 para los cajistas en la canasta propia y 26-5 en el aro aurinegro. La cuestión del rebote viene siendo un problema, con falta de ayuda por parte de los hombres exteriores. En este encuentro, ningún jugador del Unicaja que no jugase como pívot cogió más de un rebote. Así es difícil controlar un partido.

Sin variantes ni soluciones

Se jugó al ritmo que propuso Txus Vidorreta y se echaron de menos algunas soluciones o variantes por parte de Luis Casimiro para intentar cambiar la dinámica del encuentro. Alguna defensa zonal para generar dudas al rival y proteger más el rebote, algún cambio de sistema ofensivo, jugar con dos bases o dos hombres grandes…. Nada, fueron cuarenta minutos chocando contra un muro con las mismas armas y sin mostrar novedades que sorprendiesen al Tenerife.

Ausencia de líderes

En estos encuentros son necesarios más que nunca esos jugadores que asuman el rol de líder. Este Unicaja tiene buenos jugadores, tiene un estilo vistoso de juego, pero los partidos de verdad hay que ganarlos y se debe mostrar el liderazgo, y aquí es donde se echan de menos esos hombres que den un paso adelante.

El Unicaja ha afrontado partidos claves esta temporada y en todos ellos no ha conseguido dar la talla, ni para ser cabeza de serie para la Copa ni para lograr el liderato en el Top 16 de la Eurocup. Ni ante el Obradoiro ni ante el Valencia hizo un buen partido y jugadores de los que se esperaba más no estuvieron a la altura de la importancia de la cita.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *