Secciones

¿Cómo calificar la temporada del Unicaja?

Un contenido de:
Alberto Rubio

Miércoles, 05 de Junio de 2019. 14:03
El banquillo del Unicaja celebra una canasta.
El banquillo del Unicaja celebra una canasta.

El Unicaja echó este martes el cierre a su temporada 2018/2019 tras caer eliminado del play off de Liga Endesa en el tercer encuentro de cuartos de final ante el Valencia Basket. Llega el momento de hacer balance, de calificar la temporada, y no es sencillo ponerle nota al equipo. Algunos condicionantes han marcado el devenir del equipo cajista, aunque también ha dejado latente varias de sus carencias.

Tanto el entrenador Luis Casimiro como el capitán Carlos Suárez quisieron hacer una valoración positiva del curso una vez concluido el encuentro en La Fonteta que suponía la eliminación del Unicaja. El técnico calificó la temporada como buena mientras que el jugador madrileño destacó que el equipo, cuando ha podido contar con todos sus integrantes, ha dado un gran nivel. Ahí se puede reflejar el primer condicionante, las lesiones.

Alberto Díaz, tras lesionarse en la Fonteta (Foto: @valenciabasket).
Alberto Díaz, tras lesionarse en la Fonteta (Foto: @valenciabasket).

Lesiones en piezas claves

No ha tenido suerte el Unicaja con la enfermería este año, teniendo que prescindir durante largos periodos de jugadores muy importantes. La lesión y posterior recaída de Alberto Díaz le hizo estar varios meses fuera de las pistas. Se fichó por él a Ryan Boatright, pero el americano no llegó a aportar los valores fundamentales que suma el base malagueño en cuestión de intensidad defensiva. Alberto es el corazón del equipo y ha estado ausente muchos encuentros.

También sufrió muchas lesiones esta temporada Carlos Suárez, otro jugador fundamental cuando se habla de carácter en el equipo malagueño. El capitán ha vivido un calvario entre diciembre y abril que lo ha sufrido el Unicaja, sobre todo en el rebote. Suárez suele ser un baluarte en esta faceta y en su ausencia la pintura malagueña quedó desguarnecida.

Jaime Fernández, tras lesionarse ante el Tenerife.
Jaime Fernández, tras lesionarse ante el Tenerife.

La otra baja fundamental fue la de Jaime Fernández. El madrileño, que empezó la temporada como un tiro, se lesionó en el partido de Copa del Rey ante el Iberostar Tenerife y se perdió la eliminatoria ante el Alba Berlín, algo que pagó en demasía el Unicaja, que con la ausencia del escolta perdió a una referencia, un líder, algo de lo que ha adolecido durante muchos momentos de la temporada, algo que apuntar en el debe de la plantilla.

Falta de liderazgo

Se ha echado en falta durante toda la temporada, a excepción como decimos de Jaime Fernández, de un jugador que fuese líder del equipo. Ese hombre que asegura puntos cada jornada, cuyo rendimiento tiene una regularidad en una buena línea. Podía tener partidos puntuales excelsos de algún jugador, un gran día de Milosavljevic, de Shermadini, de Roberts, de Salin, pero ninguno conseguía mantener una línea de rendimiento continuo. Este hecho hizo que faltase ese referente en los partidos claves de la temporada, aquellos donde el Unicaja no ha sido capaz de dar la talla.

Iverson machaca ante Lessort (Foto: ACB Photo).
Iverson machaca ante Lessort (Foto: ACB Photo).

Fallo en los días importantes

El Unicaja ha sido capaz durante la temporada de dar un rendimiento muy alto precisamente cuando nadie esperaba nada de ellos. El primer partido de Liga Endesa ante el Valencia Basket, en el Carpena ante el Real Madrid o ante el Joventut y en los primeros encuentros de las eliminatorias ante el Alba Berlín en Eurocup y ante los taronjas de nuevo en el play off, son choques excelsos del conjunto verde en días donde no se esperaba que diesen ese nivel.

Sin embargo, en los partidos marcados en rojo en el calendario, el equipo malagueño no dio la talla. Cuando tuvo en su mano ser cabeza de serie para el sorteo de la Copa del Rey, cayó estrepitosamente en casa ante el Iberostar Tenerife y, posteriormente, en su visita al Obradoiro. Precisamente ante los insulares se vio las caras en el torneo copero, al que se llegaba despertando mucha ilusión pero, tras un partido horrible, cayó eliminado.

Tanto en Eurocup como en play off de Liga Endesa logró imponerse a domicilio en el primer encuentro y recuperar el factor campo, pero en ninguna de las dos ocasiones fue capaz de rematar la eliminatoria en casa, sufriendo dos derrotas en el Carpena que, a la postre, le costaron la eliminación en el tercer partido.

Por tanto, si bien es cierto que los condicionantes, sobre todo en forma de lesiones claves, no permitieron tener una temporada normal, el caer en las tres competiciones en cuartos de final, sin lograr superar ninguna eliminatoria en el curso, no puede ser calificado como una buena temporada. El Unicaja quiere volver a ser un grande, quiere volver a codearse con los mejores, y eso no se consigue con la autocomplacencia ni con el conformismo. Debe exigirse más y mostrar mayor ambición para crecer en la temporada 2019/2020.

Y tú, ¿crees que la temporada del Unicaja ha sido buena? Déjanos tu opinión en nuestra encuesta

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?