Secciones

La escopeta nacional (90-86)

Viernes, 14 de Febrero de 2020. 23:20
Alberto Díaz celebra con rabia una canasta.
Alberto Díaz celebra con rabia una canasta.

No se equivoca el seleccionador Sergio Scariolo nutriéndose de cuatro jugadores del Unicaja para la ventana FIBA de febrero. Alberto, Jaime, Darío y Rubén. Cuatro nombres que podrían ser los de cuatro amigos de tu pandilla de siempre. No puede equivocarse nunca el italiano. O sí, porque hacerlo es cosa de humanos. Pero en este caso no. Lo demostraron, ellos y Carlos (Suárez), esta noche en el Martín Carpena amarrando desde la defensa y la fe un triunfo muy trabajado en los cuartos de final de la Copa del Rey ante el Casademont Zaragoza, la revelación de esta Liga Endesa.

Con arreones de cada uno de ellos en cada uno de los cuartos, el equipo malagueño remontó el encuentro en el tercer parcial y cimentó el triunfo en el último, llegando a tener en pista Luis Casimiro durante algunas fases a un quinteto plenamente nacional. No valieron los 29 puntos de un DJ Seeley estelar, ni tampoco el buen plan de partida maño, que se vio sin soluciones cuando se le torció el guión tras el descanso gracias a dos triples claves de Alberto y a la escopeta nacional del Unicaja, parafraseando en la forma al título de la película de Luis García Berlanga. Al final 90-86 y semifinales ante el Morabanc Andorra, que venció al Iberostar Tenerife.

Mucho rebote ofensivo, pero poco acierto

Le costó al Unicaja entrar en el partido pese a notarse que jugaba en casa por el ambientazo a favor. El Casademont se dejó el complejo en Zaragoza y de la mano de DJ Seeley le tomó al pulso al primer cuarto. 9 puntos para el base californiano que lideró las pequeñas rentas de su equipo ante un errático y ansioso equipo local. Adams anotó dos triples y mantuvo el tipo de su escuadra que llegó a perder por 7 (9-16, min7), y que se fue al final del primer parcial 5 abajo.

Casimiro apostó por el producto nacional en el quinteto inicial en el inicio del segundo cuarto. Alberto, Brizuela, Waczynski, Suárez y Rubén Guerrero. No estaba Jaime ni en cuerpo ni en mente. Brizuela tampoco (en mente). Los dos acabaron a cero al descanso. Pese a ello, Alberto y Rubén le daban al Unicaja su primera y única renta a favor en la primera mitad (32-31, min.13). El partido se jugaba a ritmo frenético, con posesiones muy rápidas y segundas y terceras opciones de lanzamiento para los locales. La lectura positiva, el rebote ofensivo; la negativa, el fallo en el tiro. Excesivo (39,5% en lanzamientos de campo al descanso). Enfrente Seeley seguía con su recital. En el minuto 14 sumaba la mitad de los puntos de su equipo (18 de 36). Los balones verdes continuaban esquivos al aro. Y en Zaragoza le entraban los triples hasta a Fran Vázquez, que no metía uno… ¡desde 2012! Para colmo de males se llegó al descanso con una autocanasta de Rubén Guerrero (41-48). La pinta era regulera.

… Y apareció Brizuela (Alberto siempre estuvo)

Tras el descanso la tónica parecía ser la misma. Aro pequeño, Seelay, ansiedad… Y se fue el Zaragoza a 9, la máxima rival, en el minuto 23 (43-52). Pero, lo que es el baloncesto, la distancia tejida con paciencia escribana se dilapidó en tres ataques. Un parcial de 8-0 con dos triples, de Alberto y Toupane, y un mate de Adams en contraataque estrechó el marcador (53-54). Porfi Fisac pidió tiempo muerto y el Carpena se encendió con el himno. Entonces apareció Brizuela para poner por segunda vez por delante al equipo cajista. Y el gigante bávaro Benzing con otro triple (tiene buena mano) para coger la alternativa (55-57, min.26). Y Brizuela de nuevo, y Brizuela, y Brizuela. 9 puntos para el vasco y personalidad para liderar una reacción iniciada, no lo olviden, por el triple aquel de Alberto Díaz. El resultado al final del tercer cuarto era de 69-63. Bonito tanteo local para un 14-F y buena renta para los últimos diez minutos. Pero había que defenderla.

Brizuela, exultante tras una canasta.
Brizuela, exultante tras una canasta.

Jaime, que estrenó su casillero en la última canasta del parcial anterior, cogió la batuta y carrerilla con cinco puntos más. El partido se cocía y el Unicaja afianzaba su remontada, con su escopeta nacional al frente y ante un Zaragoza que se quedaba sin soluciones y que había perdido la frescura ofensiva y la confianza de la primera parte (80-72, min 35). El quinteto en pista era de nuevo eminentemente nacional. Alberto echó cementó en la renta. Pero volvió a aparecer Benzing con otro triple… y Seeley para cercar la distancia a tres puntos (83-80, min.36). El parcial de 0-8 lo rompió de nuevo Alberto con otro triple mágico que otorgó, además, un efecto estabilizador. "¡MVP!", le gritaba el Carpena al pelirrojo, que puso las migas para conseguir un trabajado triunfo final. Suena bien eso de... ¡que pase el siguiente!

Ficha técnica:

Unicaja Málaga (18+23+28+21): Adams (10), Fernández (9), Toupane (5), Thompson (14) y Gerun (2) -cinco inicial-, Brizuela (9), Díaz (15), Waczynski (7), Guerrero (12) y Suárez (7).

Casademont Zaragoza (23+25+15+23): San Miguel (4), Seeley (29), Brussino (6), Benzing (13) y Hlinason (2) -quinteto inicial-,Barreriro (6), Radovic (8), Alocén (-), Vázquez (10), Krejci (-) y Ennis (8).

Árbitros: José Antonio Martín Bertrán, Óscar Perea y Rafael Serrano. Sin eliminados.

Incidencias: Última eliminatoria de cuartos de final de la Copa del Rey, disputado en el Martín Carpena de Málaga ante 10.346 espectadores.

1 comentario

  1. Paco

    Los españoles, y con importante protagonismo de los malagueños, son los que han sacado las castañas del fuego. Si algo ha quedado claro en el partido es el bajo nivel de los extranjeros del Unicaja.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *