Alemania - España: Ambiente de la Copa del Mundo Femenina 2019
Secciones
Patrocinado por

La fiesta del fútbol se vive en las gradas de Hainaut

Un contenido de:
Celia Pérez (enviada especial en Lille)

Miércoles, 12 de junio de 2019. 21:07
Estadio du Hainaut.
Estadio du Hainaut.

El fútbol femenino sigue creciendo a pasos agigantados. En tan solo cuatro años, nuestra selección de fútbol femenino ha experimentado un desarrollo sin precedentes. Desde que el equipo fuera eliminado en la fase de grupos del Mundial de Canadá, la selección ha aumentado su nivel. Su nombre se va colocando entre las mejores y su fútbol ya es conocidos por todo.

La progresión de nuestro fútbol femenino va de la mano de la gran expectación que comienza a levantar allá por donde va. Los partidos de la Liga Iberdrola cada vez cuentan con más seguidores y los grandes estadios de Primera se abren sus puertas nuestras chicas.

Todo eso también tiene su reflejo en este Mundial de Francia. Valenciennes, ciudad donde ha jugado la selección su segundo partido, lleva días preparándose para la gran cita. Esta acogedora ciudad del norte de Francia ha vivido al 100% la fiesta del fútbol. Con un casi lleno, 20.761 espectadores en un estadio de 22.600, Valeniennes ha vibrado con el fútbol de las jugadoras de Jorge Vilda.

Banderas en las calles de Valenciennes.
Banderas en las calles de Valenciennes.

La ciudad se despertó bien temprano vestida gala para la ocasión. En el centro de la ciudad se ubicó la Fan Zone Experience organizada por la FIFA y hasta allí se han desplazaron cientos de aficionados para vivir las horas previas al encuentro. También en las pequeñas calles pudimos ver banderas de los distintos países que jugarán aquí y los establecimientos adornaron sus fachadas con los partidos.

Una fiesta del fútbol que terminó su explosión en el estadio du Hainaut con miles de personas vibrando al compás de la selección. No fue el mejor resultado del equipo español, pero sí el que puso el fútbol sobre el césped del estadio francés. Las chicas de Jorge Vilda estuvieron bien plantadas, dominando y con posesión. Y eso, las gradas del estadio lo supo agradecer. Tenía ganas de fiesta y animaban cada ocasión que se producía sobre el terreno de juego. 

 

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *