EEUU 1994: el penalti de Baggio - ElDesmarque Mundial
Secciones

EEUU 1994: el penalti de Baggio

Un contenido de:
Fran Fuentes

Miércoles, 13 de junio de 2018. 18:00

Reportar vídeo

La historia del fútbol está llena de vencedores y vencidos. Es un deporte de memoria selectiva, voluble y caprichoso, que eleva al cielo y condena a los infiernos a partes iguales. Hoy eres ídolo y mañana estás en lo hondo. El fútbol no es justo ni injusto; simplemente, es. Y en Estados Unidos 1994 el más recordado no fue ni siquiera el campeón, sino alguien que, a pesar de haber disfrutado de las mieles del éxito en este deporte, erró en el momento clave. Fue el Mundial de Roberto Baggio.

El torneo mantuvo el formato de sus predecesores: 24 equipos divididos en 6 grupos de 4 participantes; los dos primeros de cada grupo y los cuatro mejores terceros avanzaban a la eliminatoria de octavos. La FIFA decidió apoyar la candidatura para que el “soccer”, como allí lo llaman, ganara importancia en un mercado como el estadounidense.

Brasil llegaba como favorita a esta Copa del Mundo. Con jugadores como Mauro Silva, Mazinho, Romario y Bebeto (amén de un Ronaldo que, a sus 17 años, ni siquiera llegó a debutar) mostrarían una superioridad técnica abrumadora durante todo el Mundial.

Por su parte, la Italia de Arrigo Sacchi llegaba con un modelo de juego basado en la solidez defensiva, pero con grandes piezas en ataque. Tras imponerse a la Nigeria de Emmanuel Amunike por 1-2, llegó el enfrentamiento contra España, y el codazo de Tassotti a Luis Enrique. La jugada surgió de un centro al área de Goikoetxea, algo pasado y al que probablemente el asturiano no llegara. Sin embargo el defensa italiano frenó al extremo con un penalti que no fue señalado. Italia se impuso por 2-1, con goles de Dino y Roberto Baggio, al gol de Caminero.

En las semifinales se midieron a Bulgaria, con Hristo Stoickov a la cabeza. En un partido muy disputado Roberto Baggio anotó un doblete para superar a su rival y llegar al último partido, donde esperaba la Canarinha.

Una final decidida en penaltis

Dos estilos enfrentados. Una Brasil muy vertical y ofensiva, muy flexible a nivel posicional, contra una Italia en la que primaba el orden y la fiabilidad defensiva. El encuentro estuvo muy abierto desde el primer minuto, y las ocasiones por parte de uno y otro equipo se sucedían sin parar. Así y todo, ni siquiera en la prórroga consiguió ninguno de los dos equipos adelantarse en el marcador. Y llegó el momento clave: la tanda de penaltis.

En el momento clave, donde todas las estrellas asumen los galones, Baggio lo hizo. Un jugador que estaba en lo más alto, que llegaba como el Balón de Oro y que lideraba sin discusión a la Azzurra se jugaría desde los once metros el campeonato de toda una nación. De su nación. Si metía, seguían con vida. Si no lo metía, perderían la final.

Y lo mandó fuera. Roberto Baggio, que estaba en el mejor momento de su carrera, y ante la posibilidad de entrar en los libros de historia con más fuerza de lo que lo ha hecho, claudicó. Y a pesar de la gran carrera y el cariño que en Italia se le tiene, esa mancha nunca se borrará de su expediente. Brasil ganó su cuarto entorchado y la imagen de un Baggio cabizbajo mientras la Canarinha festejaba es historia de los Mundiales.

Campeón: Brasil

Subcampeón: Italia

Bota de Oro: Oleg Salenko (Rusia, 6 goles)

Balón de Oro: Hristo Stoichkov (Bulgaria)

Curiosidades: La elección de la sede tuvo polémica, puesto que los Estados Unidos nunca habían apostado en serio por el desarrollo del fútbol. Según estudios de la época por USA Today, solo el 25% de la población del país sabía de la celebración del Mundial, y únicamente un 15% afirmaron que verían algún partido.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *