Historia de los Mundiales | Francia 1998: el Mundial de las Estrellas
Secciones

Francia 1998: el Mundial de las estrellas

Un contenido de:
Fran Fuentes

Miércoles, 13 de junio de 2018. 18:25

Reportar vídeo

El Mundial de 1998 se celebró en Francia, coincidiendo con el 60 aniversario de la organizada en 1934, y auspiciada por la recién estrenada presidencia de la FIFA por Michel Platini. Sería el Mundial donde la gran generación del fútbol francés, coronada por Zinedine Zidane, conseguiría para su país la primera y única estrella que, hasta la presente, tienen sobre su escudo.

El formato de torneo cambió. Fue el primero que albergó 32 selecciones diferentes, divididas en ocho grupos de cuatro selecciones. Los dos primeros clasificados de cada grupo avanzarían a las rondas eliminatorias. Este formato se mantiene vigente hasta la actualidad.

La Brasil campeona del mundo en 1994 llegaba como una de las favoritas, ya no solo por tener la vitola del campeón, sino porque un joven de apenas 21 años llamado Ronaldo Luis Nazário de Lima llevaba años siendo el mejor jugador del mundo. Sin embargo, un francés llamado Zinedine Yazid Zidane tendría mucho que decir al respecto.

Pero no adelantemos acontecimientos. En aquella edición hubo selecciones que brillaron con luz propia. La Holanda de Guus Hiddink se plantó con una selección compuesta por los hermanos De Boer, Davids, Seedorf, Zenden, Overmars, Berkgamp y Kluivert. Brasil tuvo que salvar ese escollo antes de enfrentarse a los franceses, y lo hizo en la tanda de penaltis tras empatar 1-1, con goles de Ronaldo y Kluivert. Desde los once metros la Canarinha se impuso a los tulipanes tras fallar Cocu y Ronald De Boer sus respectivos lanzamientos.

Por otra parte, Francia tampoco tuvo un camino fácil para llegar a la final. En las semis se enfrentó a Croacia, un país de reciente surgimiento que debutaba en una Copa del Mundo tras separarse de Yugoslavia. Los dálmatas contaban con Igor Stimac, Slaven Bilic, Jarni, Boban y, sobre todo, Davor Suker en la punta de lanza, por lo que no fueron nada fáciles de vencer. Ya en la segunda parte Suker se adelantó en el marcador, pero Thuram, un minuto después, y luego en el 70’, ponía el 2-1 definitivo.

Zidane contra Ronaldo: duelo de estrellas

En la final se enfrentaban las dos grandes selecciones del momento. La Brasil de Taffarel, Cafú, Dunga, Ronaldo, Romario y Bebeto contra la Francia de Barthez, Deschamps, Thuram, Dessaily, Petit, Zidane y Karembeu. A priori se preveía un partido muy disputado, pero lo cierto es que apenas hubo final. En la primera parte Zidane adelantó a Francia, de cabeza, a la salida de un córner. En la segunda parte el 10 volvió a cabecear un saque de esquina para poner el 2-0, y en el descuento Petit ponía el 3-0 definitivo en un contragolpe.

La brillante generación gala puso los cimientos para conseguir la posterior Eurocopa del 2000, y ser finalistas de otra Copa del Mundo en 2006. Una mezcla muy equilibrada entre calidad técnica y poderío físico que les llevó a ser considerados candidatos a todo, aunque la retirada en 2006 de Zinedine Zidane cerraría un círculo en el fútbol francés.

Campeón: Francia

Subcampeón: Brasil

Máximo goleador: Davor Suker (Croacia, 6 goles)

Balón de Oro: Ronaldo (Brasil)

Curiosidades: la selección de Francia tenía una curiosa costumbre: cada vez que iban a empezar un partido, Laurent Blanc le besaba la cabeza, calva, a Fabien Barthez para que les diera suerte. Como Blanc no pudo disputar la final por una expulsión en el partido anterior, Frank Leboeuf asumió esa superstición aquel día.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *