[Review] Juego de Tronos 8x02: La última noche en Invernalia
Secciones

[Review] Juego de Tronos 8x02: La última noche

Un contenido de:
Juan A. Pérez

Lunes, 22 de abril de 2019. 04:44
juego_de_tronos.jpg
juego_de_tronos.jpg

El ambiente del 8x02 rebosa a Juego de Tronos, a esa repetida calma previa a la última noche en la que todos los personajes se unen en el que podría ser su lecho de muerte para beber, cantar, sonreír, llorar, buscar un cuerpo por primera vez o desvelar que tienes un sobrino que está por delante de ti en la línea de sucesión al trono de los Siete Reinos.

Con Tormund MVP en ese perfecto entorno para imaginarnos eternamente junto a esa candela tomándonos el último vino junto a Tyrion, este 8x02 ha revelado muchas intenciones, ha dejado atrás los reencuentros y ha plasmado los puntos suspensivos para dejar a todos los personajes en el punto de salida hacia la que podría ser su última batalla, algo difícil de creer en la ficción teniendo cuatro episodios por delante. Pero ya hablaremos de eso.

Con un juego similar al inicio de la temporada en el que la bomba se guarda para el último suspiro, estos 55 minutos levanta todos los estandartes previos a la guerra con sones de paz ante tantos rivales, una sola voz que se refleja perfectamente ante la muerte en personajes como Jorah, Tyrion, Arya, El Perro, Tormund o Brienne.

El hálito del último suspiro previo a la guerra esperando la batalla, una idea que sobrevuela desde la primera escena con la redención de Jaime, un círculo precioso que bien podría cerrar la historia entre el 'Matarreyes' y Sir Brienne de Tarth, por más que le pese a Tormund.

"LAS COSAS QUE HACEMOS POR AMOR"

De toda esa escena lo más interesante es el juego de Bran con el sarcasmo, una réplica en la que repite la misma frase que Jaime le dijo al tirarlo desde aquel tejado y que le da un poco más de juego a un personaje que parecía perdido en su mirada.

Ese juego de la lealtad parece caer por momentos en Tyrion, pero todas esas teorías que lo colocan como mentiroso parece que caen por su propio peso tras la charla con Jaime...aunque la mirada que le echa Bran en el 8x01 es tan difícil de entender como de olvidar.

Bran, el cebo

El episodio arranca con la tensión y continúa con la planificación de la batalla antes de la jugosa calma y ahí Bran deja alguna de las palabras más interesantes de la temporada, esa eliminación del mundo y de su memoria que ansía el Rey de la Noche.

Esa situación le hace ser el cebo especial para esa "noche sin final" en la que hace referencia a los deseos del rey de los muertos, aunque parece extraño que no sepa la reacción del ataque de los dragones si realmente tiene la capacidad de ver el futuro.

Con Jorah como verdadera mano de Daenerys, esta se enfrenta a la realidad por la que pasa el Norte en una demostración más del ansia de poder sobre los Siete Reinos, un peligro más que ya Sansa conoce de cara al final de la guerra, una escena que seguro tendrá consecuencias tras la batalla.

Tormund y Jorah, los verdaderos héroes de este 8x02

De la escena entre Arya y Gendry poco tengo que decir, me gusta la decisión de Arya pero casi que me da igual la escena y me interesa casi más la reaparición de Fantasma después de milenios desaparecido. Eso sí, el único juego de la escena de cama es confirmar las palabras de Robert a Ned en la primera temporada...y es que al final dos de sus hijos se han juntado.

A partir de ahí comenzó el hilo de despedidas, porque amigos, muchos van a morir. Los restos de la guardia de la noche, la escena de cama y la charla frente a la chimenea con Tormund demostrando por qué es uno de los personajes más queridos desde que Brienne llegó a su vida.

Podrick, el nuevo Pippin

Precisamente ella es la protagonista de la mejor escena hasta ahora de la temporada, al menos para mí, un punto de verdad y emoción que nos devuelve al universo medieval en el que nos envuelve HBO, el círculo entre los dos personajes, un juego de vinos (Tyrion), canciones (Podrick), chistes (Tormund) que cierra el honor que se mantienen Brienne y Jaime.

Tan poco me gusta que hayan dejado para el final, otra vez, la charla sobre Aegon Targaryen como me desquicia que se haya quedado a medias...y el ego de Daenerys se revela una vez más entre la sensatez del resto de personajes, una contradicción eterna.

En los detalles de Samwell Tarly, Lady Mormont o la pequeña niña que le pide comida a Davos está la perfecta ejecución del episodio, una naturalidad con la que crece la serie sin necesidad de ser grandiosa, porque eso se queda para el 8x03 del lunes que viene.

Y dos pequeños detalles para cerrar, ¿no da un poco de mal rollo que no haya habido un plano ni una idea de Cersei? ¿Y a nadie le asusta que todo el mundo se esconda en una cripta cuando delante hay un ejército que levanta a los muertos para hacerlos suyos?

Y dicho eso, prepárense para Canción de Hielo y Fuego en el 8x03, el que seguro que será uno de los episodios más épico de las ocho temporadas.

[Review] 8x01: Invernalia

Si algunos queréis algo más de profundidad en el análisis del primer episodio de la octava temporada, os dejamos aquí nuestro programa especial en Planeta DMQ.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te avisamos de tus noticias favoritas

Suscríbete gratis y te llegarán las alertas con las noticias que más te interesan.