Secciones

Los problemas de la gran batalla de Invernalia en el 8x03

Martes, 30 de Abril de 2019. 13:47
Viserion Jon Nieve 8x03
Viserion Jon Nieve 8x03

El capítulo de esta semana de Juego de Tronos será uno de esos que pase a la historia, y por ello no deja indiferente a nadie. El 8x03, 'La Larga Noche', es un hito histórico a nivel de producción que da como resultado un gran capítulo que en términos generales puede entrar fácilmente en el Top10 de la serie, de los 70 vistos hasta el día de hoy.

Sin embargo el enorme esfuerzo desempeñado en 55 días de rodaje, y otro buen número de horas en post-producción, deja muchas dudas y numerosos problemas que, en menor o mayor medida, han condicionado la que se esperaba como una experiencia única hasta la fecha. Una lista que, más allá de los eternos memes, da lugar a interminables debates.

La noche es oscura

Uno de los problemas más hablados de este 8x03 es sin duda el uso de la luz, o más bien de la oscuridad. Una apuesta muy arriesgada para intentar crear tensión, y que funciona muy bien en escenas como la descarga de los Dothrakis, pero del que quizá se abuse y en muchas escenas no veamos bien lo que está sucediendo. Algo que para HBO no debería ser un recurso para ahorrar costes, pues no lo necesitan. Se trata 'a todas luces' de una decisión técnica.

Realizar una producción como ésta es compleja, más en televisión cuando cada usuario lo ve en un dispositivo diferente, con una iluminación diferente. Pero aun con las luces apagadas, de noche, y en una televisión con un buen calibrado de oscuros, se antojaba complicado disfrutar al 100% de esa experiencia. Algo que en el pasado no ocurriese tan en exceso como en la Batalla de Aguasnegras o en las incontables escenas a oscuras con las que cuenta Juego de Tronos.

Adiós al espíritu de Ned Stark

En una serie donde nos arrebatan al protagonista en su primera temporada, y no hay dudas en cargarse de un plumazo a los personajes más carismáticos y de maneras rápidas y sin preaviso, dándole un extra de realidad del que muy pocas producciones disfrutan, sorprende, e incluso decepciona, que llegando uno de los momentos claves de la serie no tengamos que llorar ninguna pérdida tras este 8x03.

Bueno, aquí los que le tenían cariño a personajes como Eddison Tollet no estarán de acuerdo con esto último. Y sin duda el gran final de Lady Mormont es uno de los momentos cumbres del capítulo. Ahora, pese a la caída de Ser Jorah o Theon y algunos secundarios más, destaca sobremanera que ninguno de los que podríamos llamar los siete magníficos: Daenerys, Jon, Bran, Sansa, Arya, Tyrion y Jaime; e incluso de gran altura como Samwell o Brienne, hayan caído ante la gran amenaza de Poniente, pese a que algunos incluso se encontraban al frente de la batalla, recibiendo la embestida del ejército del Rey de la Noche tras la desaparición de los Dothrakis. O encerrados en una cripta repleta de muertos resurgiendo de sus sepulcros.

La falta de elementos tácticos en batalla

Todo el preparativo de la batalla parecía una gran puesta en escena, pero a la hora de la verdad, ¿de qué sirve disponer de catapultas si solo las usas una vez, y a ciegas?. Un fallo táctico en la que faltaban las grandes mentes como la de Tyrion, incomprensible después de como se suponía que se iban a preparar, dando como resultado simplemente el caos.

La ausencia de táctica ante lo imprevisible del ejército del Rey de la Noche fue otro elemento más que a muchos nos rechinaba. O el regreso de personajes como Fantasma, al que vemos también en primera línea, pero a quien no vemos en acción ni conocemos su futuro, salvo que decidamos aventurarnos con el adelanto del próximo capítulo. Del mismo modo que resulta poco comprensible el poco peso de los dragones durante la batalla, limitados casi a mirar y a servir, una vez más, de Deus Ex Machina, a excepción de la escena donde ellos y su difunto hermano son los protagonistas.

Falta de táctica también por parte de los muertos, donde los comandantes deciden no entrar en combate, pudiendo ser determinantes frente algunos de los mejores luchadores del rival, como ya sucediera en Casa Austera donde Jon consigue vencer a uno de ellos.

La mejor tensión, lejos de la batalla

Cuando nos ponemos a rescatar en nuestra mente los mejores momentos del capítulo, sin duda vienen a nuestra mente la escena de la biblioteca protagonizada por Arya. Sin acción más que el sonido de unas gotas de sangre, y una cuchillada rápida, son suficiente para encogernos y acelerarnos el corazón a un ritmo que no consigue el resto del capítulo. Un acierto que solo sería superado por el gran momento final de Arya, la indiscutible reina del 8x03. Pero que pone en evidencia a la que se presuponía que debía ser una de las grandes batallas de la serie, y cuyas decisiones antes mencionadas provocan que simplemente disfrutemos de buenas y trabajadas escenas de acción muy livianas de tensión.

Jon el inmortal

El haber regresado literalmente de entre los muertos, parece que hacen que la muerte de Jon sea un imposible. Tras sobrevivir a incontables combates y difíciles situaciones, el enfrentarse al Rey de la Noche parecía que iba a ser el momento más épico del capítulo. Y muchos nos temimos lo peor cuando éste decidió levantar a todos los muertos de Invernalia, de los cuales lo más cercanos (varias docenas o incluso un centenar) no dudaron en rodear de manera cercana al Rey en el Norte. Es por ello que parece extraño que, un par de planos después tras cortar y pasar por la cripta y el árbol corazón, de repente la acción se centre de nuevo en un Jon en una situación mucho más cómoda, liberado de espacio, y con una docena de muertos a sus pies cuando no disponía de ayuda alguna. Daenerys y Drogon terminaron el trabajo liberando el camino, pero muchos necesitamos la explicación a ese imposible.

La Roca de Acero Valyrio

Una vez que los muertos comienzan a entrar en Invernalia, el Rey de la Noche y su dragón entran en escena para derribar de un fogonazo la muralla de la ciudad. Tras ello y la confrontación contra Rhaegal, Viserion vuelve a Invernalia para devastarlo todo. Sin embargo hay un elemento que parece resistir como nada, y es una pequeña roca de escombro de apenas metro y medio de altura tras la que logra refugiarse Jon Nieve. Tras derribar el Muro y la muralla...¿Qué tiene esa roca de especial y por qué no se destruye pese al fuego concentrado? Una oportunidad única, majestuosa y perdida en la que Jon Nieve podría haber desvelado por primera vez su naturaleza de Targaryen sobreviviendo a la llamarada de Viserion.

El Rey de la Noche, un misterio sin resolver

No siendo realmente un problema y sí una decisión de guión que, cual final de Perdidos, deja a muchos con la incógnita. La caída del Rey de la Noche deja tras de sí un mar de dudas.

Todos nos pusimos en pie en esa escena, alabado el nombre de Arya hasta quedarnos sin voz, pero después de aquello las preguntas son interminables:  ¿Quién era el Rey de la Noche?, ¿era un Targaryen y por ello sobrevive a las llamas de Drogon?, ¿cuál era su verdadero propósito más allá de terminar con Bran y así con la historia del hombre?, ¿por qué presentar este elemento televisivo como la gran amenaza de la serie para eliminarla de manera tan drástica? Buena parte de las últimas temporadas han girado en torno a esa amenaza, y ahora ha desaparecido para siempre sin conocer realmente cuál era su naturaleza.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?