Secciones

Estoy vivo sigue siendo capaz de sorprender

Viernes, 25 de Octubre de 2019. 19:57

Por qué Estoy Vivo es de las mejores series españolas de la actualidad

Estoy vivo regresó hace unas semanas con su tercera temporada dispuesta a sorprender a todo el mundo. Y vaya si lo hizo. La serie que emite Televisión Española tuvo un inicio trepidante, de esos que no se olvidan en mucho, mucho tiempo. Un riesgo en el guion de los que apenas se ven en ficción nacional con el que, de paso, se ha afianzado como serie de género.

En una etapa en la que estas se están perdiendo en favor de las hibridaciones temáticas, Estoy vivo es una serie de ciencia ficción y no deja que se te olvide. Cada episodio de la temporada presente resulta estimulante y, por eso, no quiero dejar de pasar la oportunidad de argumentar por qué es de lo mejor que tenemos actualmente en la pequeña pantalla.

El primer argumento que voy a esgrimir para justificar mi aseveración anterior es que Estoy vivo es capaz de sorprender aun en su tercera temporada. Cuando pensabas que ya lo habías visto todo -literalmente, todo-, va y da un giro tan bestial que deja al espectador tan confundido como al pobre inspector Márquez. La nueva situación que se plantea consigue resetear a todos los personajes, así como también transformar sus dinámicas y relaciones sin que estos pierdan su esencia.

A su vez, de pronto, todo parece nuevo. Se abre un abanico de posibilidades con el que expandir la mitología interna del universo que nos presenta. Los secundarios tienen un nuevo enfoque, lo que hace que el interés por ellos aumente. Destaca la transformación Santos y David, quienes se han vuelto a ganar el favor del público y cuyas tramas aparentan ser más complejas. Esto enriquece a los principales, los equilibra y permite que se exploren nuevas facetas suyas.

Son estas nuevas facetas las que me llevan a mi segundo punto: el elenco. Me atrevería a decir que Estoy vivo tiene uno de mejores elencos que actualmente están en pantalla. Realizan un trabajo excelente, incluso las nuevas incorporaciones. A pesar de la ciencia ficción en la que se ven envueltos los personajes, el trabajo actoral es muy humano.

Consiguen el punto justo de naturalidad que ayuda a que conectes con ellos. Esto junto al toque de costumbrismo que tiene el guion son la clave perfecta para que todo funcione en conjunto. En esta temporada, además, el reto para quienes llegan nuevos es inmenso. Sin embargo, solventan la situación dotando a sus personajes de una personalidad propia.

Como último alegato, solo me queda decir que el punto más fuerte de Estoy vivo es su trama. A ratos confusa, a ratos caótica, pero siempre apasionante. Saltan al ruedo con todo, sosteniéndose en una idea tan poderosa como universal y tan vieja como verdadera: el amor transciende la vida. Esta, que es para Márquez su trama principal, se mezcla con otras que ayudan a vertebrar la historia haciéndola más compleja.

En la temporada que nos compete, Estoy vivo va a saltarse el tiburón -o al menos, eso creo- en lo que, considero que es un salto de fe. Un salto que sirve para seguir haciendo algo distinto en nuestra televisión, algo que me tiene pegada al televisor cada jueves noche.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?