Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

Pasado, presente y futuro del Sevilla

Un contenido de:
Javier Santos

Los números nos dicen que estamos ante un Sevilla FC similar al de las dos últimas temporadas. Más o menos los mismos puntos en la Liga tras cuatro jornadas (10, 9 y ahora 8) y más o menos los mismos goles encajados (1, 3 y ahora 1), que son la base del éxito de este equipo y de casi cualquiera. Sin embargo, rodea al batallón de Julen Lopetegui una serie de síntomas muy lejanos del pasado reciente e imponente. ¿Preocupante? Sí, pero hasta cierto punto.

Metamos lo de preocupante en la coctelera del contexto. Tiempo, lugar y forma. El Sevilla viene de atravesar un septiembre extraño, con un conato de plaga de Covid que dejó al equipo prácticamente sin entrenar durante muchos días y una suspensión de un partido que extendió su parón de actividad hasta rozar las tres semanas. Esto ha terminado por desconectar lo que pareció empezar conectado. Este Sevilla necesita jugar y jugar para ir creciendo. En general y en el particular de algunos nombres propios.

Once del Sevilla ante la Real Sociedad.
Once del Sevilla ante la Real Sociedad.

Hay muchos futbolistas básicos en bajo estado de forma, sea por la causa que sea. Koundé, Navas, Rakitic, Suso, el Papu, Ocampos... Demasiados. Y el entrenador entiende que la manera de recuperarlos es acumulando minutos. Eso conlleva un enorme riesgo, está claro. En todo caso, no puede servir de excusa, sobre todo cuando acaba de finalizar un mercado en el que el Sevilla ha crecido en fondo de armario, recursos y variantes. Y eso hace girar parte de los focos hacia el entrenador, que se ha visto neutralizado en la pizarra por el discutido Míchel y el desconocido Mathias Jaissle. Y este domingo estuvo 45' a merced de Imanol.

Reaccionó las tres veces, debe decirse. Pero claro, este Sevilla de altos vuelos y con múltiples variantes, aunque evidentemente no esté en su pico de forma (ni deba estarlo), puede y debe proponer bastante más que la pobreza vista de inicio en Elche, Getafe o San Sebastián. Es más, fruto seguramente de su propia inseguridad, le faltó valentía más que fuerzas para ir de verdad a por el partido en Anoeta cuando lo dominó en la segunda parte. Eso está en el debe de un magnifíco entrenador como Lopetegui.

Papu Gómez celebra uno de los goles de Lamela en el Sevilla-Rayo (Foto: Kiko Hurtado).
Papu Gómez celebra uno de los goles de Lamela en el Sevilla-Rayo (Foto: Kiko Hurtado).

Ahora mismo parece que no puede desplegar su fútbol de abrumadora posesión, ese que termina por agotar y desesperar al rival hasta dejarlo tambaleando en el tramo final, esperando el ajusticiamiento del solitario golito del Sevilla. Y si no puede, habrá que buscar otra cosa. No un borrón y cuenta nueva, pero sí echo en falta algo más de inventiva en la pizarra. Algo con lo que sorprender al rival. Colocar al Papu más cerca del área rival que de la propia, a ser posible por el centro (valga esto para Óscar también). Soltar a Navas (o a Koundé). No quitar al único que mete goles del equipo salvo por causa de fuerza mayor, algo que ya ha pasado un par de veces con empate en el marcador. Y alguna que otra más.

También se puede ver el vaso lleno, faltaría más. Porque, de hecho, con los números antes expuestos el vaso está más lleno que vacío. El Sevilla pierde poquísimo y sólo ha encajado un gol en la Liga. Los equipos destinados a pelear por cosas importantes muestran esa categoría de diferentes formas. Una de ellas es pasar sus malas rachas puntuando. Ya lo demostró el Sevilla durante el curso pasado y ahora parece que va por el mismo camino. Y, puestos a echar la vista a la temporada anterior, más vale estar en plena forma en febrero que en septiembre. El futuro de este Sevilla debe estar basado en su exitoso pasado reciente, pero el presente pide más registros.

1 comentario

  1. David

    Excusas y más excusas. Rakitic, Navas y Suso llevan más de un año en baja forma porque son exfutbolistas profesionales. Otros juegan mal porque no lo hacen en sus puestos y así es difícil.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando