Secciones

Cuarentena sin fútbol, Día 11: Ya me veo en Gran Hermano

Miércoles, 25 de Marzo de 2020. 19:56

Sumamos otro día, ya van 11. Ha habido tiempo para muchas cosas, pero temo, como he dicho varias veces, que habrá todavía tiempo para inventar más. Mucho más. Me han llegado varios retos (incapaz de dar 10 toques al papel higiénico, aquí lo digo), onces y jugadores históricos o algún mensaje para cierto político. Esto último casi que mejor se deja a un lado, porque el tema es delicado. No quiero insultar. Este maldito coronavirus está demostrando que muchos no están capacitados para representar a un país, estén al frente o estén en contra.

Volvamos al tema. Tras 11 días, una de las cosas que más me cuesta es aguantar el llanto de mi hija pequeña cuando ve que su madre se va a trabajar a la farmacia. Iba a decir que si alguien quiere venir a ver la actuación dramática de una niña de casi tres años... Pero mejor que todo el mundo se quede en casa. Esta niña sabe más que yo, también lo digo.

Otra cosa: los deberes de los niños (los dos mayores). Está bien que tengan ejercicios propuestos desde el colegio porque gastan al menos hora y media de tarea, pero llega un momento en el que uno no da más de sí. Trabajo, padre, profesor, una clave, clase virtual, el inglés (¡hasta el alemán!) y colorear, pintar y recortar. Hay tiempo para todo, vaya si tiene razón quien lo dijo.

Luego pones la tele y te da la sensación que ya puedo ser un habitante más de la casa más famosa de España. Una semana más y podré decir que tengo cursado Primero de Gran Hermano. No soy VIP ni tengo rencillas (eso creo) con alguien, pero este encierro me recuerda a ese programa que casi nadie dice ver y que todo el mundo ve. Yo digo que sí veo ese programa. Y hasta me veo ya con fuerzas para aguantar más de tres meses en la casa. Pero ojalá no haya Tiempo de Descuento, el real, porque el programa era muy interesante.

En Guadalix, aunque no haya fútbol, ni tele ni relojes, se debe estar bien. Yo lo estoy también ahora pero con el temor de que este maldito virus puede con nosotros. Fuerza, paciencia y lucha. Y, sobre todo, sigan quedándose en casa. Gracias.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *