Notificaciones

¿Un partido más?

Lo primero. La detención del supuesto agresor de Joan Jordán es una noticia muy buena para la sociedad. Eso lo primero. Porque lo más importante era y es la salud de Joan Jordán y saber quién fue el cafre que cometió tal tropelía. Por suerte, este lunes se ha comprobado que el jugador del Sevilla FC está bien y de eso se tiene que enorgullecer todo el mundo.

Eso lo primero y lo más importante en esta historia. Una historia que tiene más cosas. Lo siguiente, que el Real Betis está en los cuartos de final de la Copa del Rey tras eliminar no sólo al eterno rival, sino a uno de los dos aspirantes a ganar LaLiga Santander esta temporada. Meritazo del Betis. Y remontando el partido ante una roca defensiva. Eso supone (a la misma vez diría aquel) la eliminación del Sevilla, que se queda con dos opciones de título esta temporada. El Betis, de momento, es de los pocos equipos españoles que aún están metidos en tres competiciones y sigue soñando. Lógicamente, este partido no era uno más. Que no.

El chaval Alfonso es el foco de las críticas sevillistas, pero la derrota no se resume en el portero. A lo mejor Monchi, top en lo suyo, no puede dormir al pensar que en su mano estaba haber fichado a un tercer portero para una temporada muy complicada. Y más sabiendo que el titular se iba varias semanas en enero. Por ejemplo, el Betis tiene a tres, de mejor o peor nivel, pero a tres. Si en el Sevilla ven que el posible tercer portero no tiene nivel para la élite deberían haberlo arreglado. El fútbol es un juego de errores y, aunque el Sevilla apenas comete y por eso está donde está, cometió uno garrafal ante el Betis. ¿Dónde estaba Rekik en la jugada del 2-1? ¿Dónde estaba Acuña? ¿Por qué Koundé rompe el fuera de juego? ¿Por qué nadie presionó a William Carvalho? Es que si llega a estar a Bono... Los es que, que diría también Julen Lopetegui, no sirven. El cabreo tras la derrota vuelve a demostrar que el derbi no es un partido más. Y con razón.

El Betis ganó al Sevilla en los octavos de final de la Copa del Rey (Foto: Kiko Hurtado).
El Betis ganó al Sevilla en los octavos de final de la Copa del Rey (Foto: Kiko Hurtado).

El viernes estará el Betis en el bombo y el Sevilla no, así que el equipo de Manuel Pellegrini sí que ha salido ganador de este derbi copero. En lo deportivo, demostró ser mejor que su rival y por eso ganó. Y hasta con ese otro fútbol tan bien practicado por el Sevilla casi siempre y elogiado por su gente. Era y es lo lógico. Pero también en lo extradeportivo ganó el Betis. Me explico: el Sevilla no quería jugar el domingo sin Jordán y el Betis sí. ¿Cuándo se jugó? Ahí también ganó el Betis. Y, ojo que decidió un juez, como un árbitro (otro juez) unas horas antes dijo que se suspendía. Y claro, queda demostrado que no fue un partido más. Más bien todo lo contrario. Los acontecimientos posteriores así lo demuestran. A ver cuándo es el último comunicado de uno o el último vídeo de celebración sin gracia del otro.

En lo que pasó después de la agresión a Jordán sobre el césped y en el túnel de vestuarios no me meto. Tendré que buscar la información e informar. Opinar aquí tiene poco sentido. Porque todo eso que pasó es ya discutible. Muy discutible. Los que tengan que demostrar, que demuestren. Los que quieran seguir picados, que sigan. Siempre no se puede ganar. Los que quieran dar lecciones a los otros... Muy poca gente en el Betis y en el Sevilla están capacitados para dar lecciones, porque lo que ocurrió el sábado ha ocurrido antes y seguirá ocurriendo, desgraciadamente. Mejor no dar ejemplos que a más de uno se le pondría la cara coloraíta. Porque un derbi no es un partido más.

Ahora bien. El Betis debe pensar en el Alavés y el Sevilla en ganar al Valencia. Como el Betis y los béticos deben pensar en que el Sevilla no le gane al Valencia para que no pelee el título liguero. Como el Sevilla y los sevillistas deben querer que el eterno rival no gane al Alavés y le toque en la Copa el peor rival posible. Y si es el Real Madrid, al que el sevillismo no quiere por muchas razones, mucho mejor. Porque el derbi no sólo es el partido, esta vez con color verdiblanco. Otras muchas veces fue blanquirrojo y en unas semanas veremos qué color tiene. Porque un derbi nunca fue, nunca es y nunca será un partido más. Vamos a dejarnos ya de tonterías, por favor.

2 comentarios

  1. jmdg

    Lo justo no es poner en el mismo sitio a ambos cuando los comportamientos han sido distantes. O no sabes leer ni observar o te vas a lo fácil por pereza. No nos enteramos de lo que ha pasado, y de lo que puede pasar algún día si no se pone el foco en el problema real. No sé si Lopetegui hizo lo posible para interrumpir el partido; pero si lo hizo está perfectamente hecho; entre otros considerandos por prudencia. Y porque hay que poner límites a las violaciones sobre la integridad de la personas aunque las consecuencias esta vez no hayan sido muy graves.

  2. rafael de jaime

    pues tu has dicho muchas tonterias y nadie te a dicho nada

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando