La Champions de Don Ramón

Un contenido de:
Jorge Liaño

Lunes, 13 de Julio de 2020. 21:28
Monchi, durante una rueda de prensa (Foto: Kiko Hurtado).
Monchi, durante una rueda de prensa (Foto: Kiko Hurtado).

Leicester, 14 de marzo de 2017. Esa fecha no se me olvidará fácilmente. El Sevilla había caído eliminado en la Liga de Campeones ante un rival inferior, una temporada que apenas unas semanas antes pintaba muy bonita se estaba yendo al traste y Monchi era la viva imagen de la tristeza. Su salida hacia la Roma sería un hecho el día 30 de ese mismo mes. Algo se había roto. El Sevilla, la máquina de repartir felicidad, lloraba la marcha de su persona más importante y, aunque entretenido en jugar una final más de Copa y unos cuartos de final de la propia Champions, pasaba dos años sumido en la depresión y llorando su ausencia. El desfile de entrenadores y directores deportivos castigaba la imagen de la entidad y empobrecía el nivel de una plantilla que iba claramente a menos. Sólo dos años después de la marcha de Monchi, todas las alarmas estaban encendidas.

Ahí Castro y Cruz hicieron el movimiento clave, sin importar el orgullo, el precio o cualquier cuestión pasada que pudiese estropear la operación: Había que repatriar a Monchi costase lo que costase, darle de nuevo las llaves del Sevilla y confiar en su forma de hacer las cosas, y lo hicieron. Un año después, los resultados son espectaculares:

El Sevilla ha vuelto a la Liga de Campeones cumpliendo el primer gran objetivo estratégico de la temporada sin dudas, sin salir de arriba en todo el año y con dos jornadas de sobra. Ahora, encima, aspira incluso a pelear la tercera posición, lo que supondría superar al Atlético de Madrid, club que se mueve en el mercado cerrando fichajes de más de 100 millones de euros. Además, la plantilla se ha revalorizado nuevamente. El Sevilla ha pasado de tener que malvender a Ben Yedder y Sarabia, sus únicos futbolistas cotizados de la 18/19, a contar con Diego Carlos, Koundé y Ocampos como piezas cotizadísimas en el mercado, se ha rejuvenecido la base del equipo y la apuesta por Lopetegui, impopular en el arranque y sostenida por Monchi contra viento y marea ha salido, en su primera temporada en el Sevilla, a la perfección.

Lo mejor de todo es que esto no ha acabado. Al Sevilla le falta lo que mejor sabe hacer como club: Exigirse y apretar los dientes para intentar tocar plata. La Roma, el United, el Shakhtar, el Inter, el Leverkusen y alguno más esperan en el camino para impedírselo pero, ¿se atreverána perderle el respecto a las huestes de Lopetegui? Permítanme que lo dude. Son los favoritos en Alemania y así lo dirán los demás entrenadores cuando lleguen allí. El Sevilla se lo ha ganado antes y con Lopetegui. Y ahora vuelve a ser posible, porque ha vuelto Monchi, Don Ramón.

1 comentario

  1. Ratón Colorao

    Onde está el betico 84 o el MIRANDES o MINIESTADIO diciendo ke pa ke se iba a gastar el carvo ke habían echado de la Roma ( se fue el ) se iba a gastar 150 millones pa kedar por debajo der Betin juasjuasjuas en tu careto de panarra me río juasjuasjuas onde están los ER fekir se lo habemo kitao ar PENTACAMPEÓN juasjuasjuas ER panda próximo delantero de la selección española juasjuasjuas y todas esa burradas y bobadas ke decíais ,ahora a ver la posibilidad de ke el Sevillafc gané la Europa league y encima viendo como el año ke viene juega la Champions y puede fichar mejores jugadores aún juasjuasjuas ver la cara de esas creaturita pensando en eso no tiene precio para todo lo demás MasterCard juasjuasjuas saludos panarra .

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *