Pasión, muerte y resurreción, según el Betis

Miércoles, 26 de Febrero de 2020. 21:41
Tifo Gol Sur 1907 en el entrenamiento (Foto: Kiko Hurtado).
Tifo Gol Sur 1907 en el entrenamiento (Foto: Kiko Hurtado).

No son pocos los que dicen que el Betis es una religión. Que te agarra y no te deja escapar. Un cirio de vida que se consume para luego volver a ser fundido. La fragancia de un olor que se aviva en primavera, que florece cada año. Aquella historia que casi tuvo una muerte, varias resurrecciones y algo más que pasión. Y es que en Sevilla esto se vive de una manera diferente: bíblica y lúdica, con amor y desengaño, con fervor e ilusión.

Hace mucho tiempo ya la oscuridad siempre le ganaba al sol. La esperanza de un mundo nuevo parecía marchita, caduca, quimérica. Y ahí llegó un ente jamás conocido para traer un mundo nuevo. Como si de una sagrada entrada se tratase, tal ilusión inundó una ciudad que ansiaba una nueva vida, hasta aquella fecha carente de religión, necesitada de credos renovados.

"Por más que le quisieran despojar de sus vestiduras e inundarlo de dolores, con victorias trajo la paz"

Liga del Betis de 1935.
Liga del Betis de 1935.

Y los comienzos no fueron fáciles. Por más que lo quisieran despojar de sus vestiduras e inundarlo de dolores, con victorias trajo la paz. Abanderando la humildad de los más necesitados y la paciencia de los que nunca dejaron de creer en él, lo sacaron del más aciago subterráneo para ahuyentar las penas. Siempre agarrados a la gracia de su manera de entender el fútbol y a la esperanza de luchar por grandes éxitos, que inundaron de aire las penas para seguir a una estrella, socorrer las amarguras y encontrar el amor en un elemento efervescente. Así llegaron los primeros resquicios de un Betis campeón. Pero rondando la treintena de años, qué casualidad, la vida de esa savia nueva parecía estar abocada a la crucifixión.

Y es que así es el Betis. Mil veces cautivo pero siempre rescatado. A merced de muchos Judas que quisieron agasajarlo con besos para luego hallarlo en el sepulcro. Toma tu cruz y sígueme. Así reza la idiosincrasia de las trece barras. Una manera de hallar la salud y calmar las aguas para hacer de su historia un museo vivo, no exento de dolores. Y fajados en su costal, soportaron los kilos del desprecio. Porque en su historia también existieron personajes como Caifás, como Anás o Herodes pero el soberano poder de sus almas nunca lo dejó expirar por última vez.

"Entre un cerro de guerras y balas, lo presentaron al pueblo para acercarse más a los suyos. En busca de olvidar el desamparo cuando únicamente pedían salud y buen viaje"

Allá por mediados de siglo, entre un cerro de guerras y balas, lo presentaron al pueblo para acercarse más a los suyos. Miles de almas se acogieron a su gracia y amparo, en busca de olvidar el desamparo cuando únicamente pedían salud y buen viaje para sobrevivir al barro de tercera. Una categoría en la que sufrió reveses y miles de bofetás, pero aferrados a su dulce nombre siguieron esa santa cruz, repleta de plegarias que pedían volver a donde le correspondía.

Afición del Betis en Tercera.
Afición del Betis en Tercera.

Y en ese barro de tercera muchos negaron conocerle, pero la sed de triunfos sirvió como refugio y consolación para luchar por un buen fin. El Betis fue alanceado mil veces pero nunca muerto, por muy cerca que estuviera, y es que, ya lo saben, jugar sin hinchada es como bailar sin música. Y aferrados a eso volvieron los éxitos, desde Jaén hasta Burgos. Siempre mirando de frente. Un equipo que olvidó el pasado y luchaba sin piedad, sin misericordia, con mucho más que siete palabras por decir. Con la única regla de volver a donde le correspondía, prendido de una fragancia renovada.

Así llegaron los vestigios del nuevo siglo. Desde su fundación el equipo estuvo exaltado por los azotes, en un rosario de angustias, en un valle plagado de espinas. Pero siempre existió un denominador común, los ángeles que con pocos argumentos más que su pasión devolvieron al Betis donde se merecía. Atrás quedó el calvario de tercera o el desengaño de segunda. Y del dolor de una casi desaparición se llegó al traspaso de poderes. A la esperanza de un nuevo Betis campeón, al que se agarró a la salud para olvidar las angustias, y es que por más que cayera siempre se levantó, por muchas sentencias que dictaran. Porque, ya lo saben, esta es la ciudad de la Esperanza.

Y la pasión, como el Betis, no es igual sin sufrimiento. Un nuevo cambio trajo consigo el dolor de la soledad, la expiración del último suspiro que parecía acabar con su vida. El Betis de nuevo volvió a caer y el buen ladrón se convirtió en malo. Tal es así que aquella pasión quedó casi amortajada, muy dolorida, sentenciada de muerte.

Afición del Real Betis tras un descenso.
Afición del Real Betis tras un descenso.

"Aquella soledad nunca existió. El santo entierro que tantos deseaban nunca llegó, pues en el sepulcro volvió a salir el sol"

Pero como en la religión, el Betis siempre se levanta. En el fondo aquella soledad nunca existió y el santo entierro que tantos deseaban nunca llegó, pues en el sepulcro volvió a salir el sol, la esperanza curó las miles de llagas y la providencia calmó los dolores. Y así resucitó, para gloria de los que pedían por él. Con la ilusión de sentar las bases de un mundo nuevo, de encontrar un futuro mejor, de asentar una religión donde existió pasión, casi muerte y resurrección. Ya lo saben, también existe la pasión según el Betis.

Manifestación en 2009 para salvar al Betis.
Manifestación en 2009 para salvar al Betis.

Suscríbete a Mitele PLUS

Si quieres vivir en directo el final de LaLiga, suscríbete a Mitele PLUS y disfruta de los partidos de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank todos los días ¡De lunes a domingo! Hazte Plus ya y disfruta del fútbol por 25 € al mes hasta final de temporada. ¡No hay un día sin fútbol! Con tu suscripción de Mitele podrás ver los partidos en directo y a la carta, desde cualquier dispositivo (móvil, tablet, ordenador o Smart TV). Además, tendrás a tu disposición todo el catálogo de mitele PLUS Básico, con contenidos y preestrenos exclusivos y ventajas como la descarga offline o la posibilidad de ver desde el principio un directo ya comenzado. ¡El fútbol se vive ahora desde el sofá! Hazte PLUS.

3 comentarios

  1. pasaba por aquí

    Todo muy ilustrado, muy sentimental, pero para cuando una estabilidad, para cuando una racha de jugar en Europa, para cuando desterrar ese grito de los 50 y 60 del siglo pasado. Ya está bien, miremos más alto, hagamos manifestaciones por ganar títulos, no para echar a tal o cual dirigente. Ya está bien Betis, queremos más, no solo promesas. Saludos

  2. Ratón Colorao

    Esa misma foto la tienen los sevillistas celebrando títulos a mansalva juasjuasjuas compara al Betis con una religión es más un Cristo crucificado ke todo lo ke habla juasjuasjuas

  3. javi

    Resurrecion????juasjuasjuasjuas si lo van a coronar de espines jojojojojo

Enviar comentario Ver los 3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *