José Juan Romero, a corazón abierto: "Me quitan el Betis y me quitan la vida"

Sábado, 04 de Abril de 2020. 12:56

José Juan Romero es transparente. Siempre lo ha sido y sigue así. Y siempre, siempre, pregonará su beticismo allá donde esté. Desde Ceuta, donde vive la cuarentena por el coronavirus, el exentrenador del Betis Deportivo abre su corazón para ElDesmarque. Un corazón muy verdiblanco y con sentimiento.

- ¿Es capaz de cantar el himno del Betis en el balcón de su casa en Ceuta?

- Sí, pero iban a llorar por lo mal que canto. Pero claro que si llegara el momento y fuera necesario, lo cantaría. No es que no me guste el de Rafa Serna, que en paz descanse, un gran artista y me encantó su pregón. Yo soy del himno ‘Hay una leyenda…’ y claro que sería capaz de cantarlo si sirviera para dar un rato de alegría a la gente.

José Juan Romero, durante su confinamiento en Ceuta.
José Juan Romero, durante su confinamiento en Ceuta.

- En el Betis ha habido rebaja salarial. ¿En su caso lo ha habido en peluquería?

- (Risas). Sí que ha habido. He cogido la maquinilla y llevamos varias noches haciendo una escabechina. Por eso es mejor que la cámara me coja de frente porque si me coge de espaldas, es una ruina. No salimos, pero cuando salga a tirar la basura tendré que ponerme una gorra porque madre mía.

"Si llegara el momento y fuera necesario, cantaría el himno del Betis en el balcón. Pero iban a llorar por lo mal que canto"

- ¿Echa de menos el Betis?

- Echo de menos ir cada semana al Betis. No echo de menos estar en el Betis o no estar en el Betis. Fui muy feliz un tiempo, otro tiempo sufrí mucho, pero sí echo de menos ir cada domingo con mis hijos y mis hermanos al Betis. Eso sí lo echo mucho de menos.

- El Betis ha sido un punto de inflexión en su vida pero también tendrá más puntos de inflexión…

- Aunque suene fuerte, el Betis ha marcado mi vida. Hay una frase que le decía a mi madre y ella decía: ‘Ay, por Dios, no digas eso’. Y a mis abuelas les decía que si me quitaban el Betis, me quitaban la vida. El Betis marcaba mi semana, mi fin de semana. Lo ha marcado todo. Ahora, lógicamente, predomina mi equipo y los resultados de mi equipo, pero el Betis es como uno lleva la sangre, pues al Betis también. No lo puedo apartar de mí. Es difícil que se dice que en lo profesional haya que dejar al Betis a un lado, pero no creo que ni esté reñido ni que pueda. El Betis lo ha sido todo para mí y lo seguirá siendo. Llegará el momento en el que estaré de nuevo cada domingo yendo al Betis y animando. Ahora lo hago desde lejos y esto será hasta que me muera.

"El Betis marcaba mi semana, mi fin de semana. Lo ha marcado todo. Ahora, lógicamente, predomina mi equipo, pero el Betis es como uno lleva la sangre, pues al Betis también. No lo puedo apartar de mí"

- ¿A qué equipos admiraba cuando era pequeño?

- He tenido muchas etapas. Siempre me he fijado en el Betis y en los jugadores del Betis, pero como soy un enfermo del fútbol me marcó mucho el Madrid de la Quinta del Buitre. Me marcó el Milan de Sacchi, la Holanda de Van Basten, el Barcelona de Cruyff. Y después hubo grandes equipos, pero sobre todo el Barcelona de Guardiola o el Liverpool de Klopp ahora.

- ¿Compensa ser entrenador de fútbol?

- No sé, porque muchas veces pienso que no y creo que no. Pero otras veces pienso en otras personas y otras profesiones y yo mismo me pego un puñetazo por lo que estoy diciendo. Cuando mi hijo me dice que quiere ser también entrenador, le digo que haga otras muchas cosas que hay en el fútbol, pero entrenador es una profesión en la que sólo eres feliz un par de horas a la semana e incluso ganas cosas como he tenido la fortuna y te dura también dos horas. Mientras que los malos momentos duran muchísimo. Si en el 2006 me dicen que iba a montar un equipo para hacerme entrenador, probablemente no lo hubiera hecho.

"A veces pienso que no compensa ser entrenador. Pero otras veces pienso en otras personas y otras profesiones y yo mismo me pego un puñetazo por lo que estoy diciendo"

- ¿Cómo engaña a los futbolistas para que todos crean en su forma de jugar?

- Soy natural, me ven la cara, lo que digo, cómo lo digo y lo que siento. Entiendo el fútbol así y los equipos que mejor han funcionado son los que más me han creído. Y ahí está mucho la clave de un entrenador, que crean en ti a partir de la verdad. No puedo mentir a un futbolista, no puedo decirle lo que no creo. Es más, ha habido partidos que me confundí en el discurso y ellos mismos han pensado que no estaba siendo y mismo. Y qué casualidad que hemos perdido. Por eso voy con mi verdad y lo que siento de este deporte.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *