El Panda le receta a Bordalás su medicina

El Panda es un animal asiático, pero Borja Iglesias, el Panda del Real Betis, es más de andar por Europa. El delantero salió del banquillo para arañar a Bordalás, recetándole al Getafe CF su propia medicina. Dos acciones suyas de perseverancia y cierta picardía ajusticiaron a los madrileños y meten más de lleno todavía al cuadro de Pellegrini en la lucha por los puestos continentales.

El Panda hizo valer justo lo que tanto le gusta al técnico del Getafe CF: el otro fútbol. Peleó con agresividad un balón y fue listo en el otro para generar dos penaltis, uno lo erró Canales y el otro lo metió él mismo. Era la única forma de decantar un partido feo y soso, pero hasta en eso ha mejorado el Real Betis de Pellegrini, en la capacidad para encontrar recursos válidos cuando no puede imponer su fútbol. Cuando parecía que el combate era nulo, cuando se veía que el perdón iba a dejar al cuadro bético sin premio, emergió un hombre que ha recuperado lo más importante en el fútbol: la confianza.

Un autobús y dos motitos del Getafe

Ya esté Bordalás sentado en el banquillo, castigado en la grada o haciendo el Camino de Santiago, no cabe esperar mucho fútbol de un partido donde juegue su Getafe CF. Ahora bien, su filosofía de juego no se resquebraja por castigos que le caigan. Y ahora que las derrotas atenúan el rendimiento obtenido, menos todavía. Al Villamarín se trajo el autobús para ponerlo delante de su portería, con un par de motitos preparadas por si al Betis la impotencia le conducía al error.

Competir como energúmenos, jugar cada balón como si la muerte rodara junto a él y aguardar la distracción para dar la dentellada. Exactamente lo mismo de siempre, exactamente lo mismo de la ida, con la salvedad de que este Real Betis desmanteló la ONG del inicio liguero y está montando un señor equipo. Y con otra salvedad: los pupilos de Bordalás dan la sensación de no creer ya tan ciegamente en la propuesta de su entrenador o al menos no tienen la misma claridad de ideas para sacarle todo el partido.

Este tipo de partidos no entrarán en los anales del balompié ni se suelen dilucidar si no es por detalles. El Getafe los aprovechó en la primera vuelta, mientras que el Betis no hizo lo propio con las facilidades encontradas en el comienzo. A Loren se le atragantó el caramelo que le dio Cavaco y el par de oportunidades más concedidas por el Getafe tampoco cristalizaron en color verdiblanco.

Un simposio del cuerpo a cuerpo

El Betis se fue contagiando casi sin darse cuenta, cansado de intentar jugar al fútbol en medio de una batalla atlética, en un simposio del cuerpo a cuerpo. Y desprovisto de uno de los que mejor saben hacerlo, un Fekir lesionado a la segunda jugada. Aun así, tiene mérito lo que está logrando Pellegrini: que los suyos busquen ganar los partidos jugando a la pelota, lo que, como se está demostrando en este 2021, normalmente te da más opciones de lograrlo.

A falta de fútbol, el partido ganó en pugna cuando Bordalás retiró el autobús después del descanso. El toma y daca despertó a los aficionados del sopor, aunque las dos ocasiones claras desperdiciadas por el Betis fueron poniendo al panorama oscuro para el bloque de Pellegrini. El oscuro se hizo casi negro cuando Canales desaprovechó el penalti que se generó Borja Iglesias.

Pero este Betis ni pone excusas ni se arredra ni desfallece. Otro penalti trajo al Villamarín un poco de justicia divina por las muchas decisiones en contra que el cuadro de Pellegrini está afrontando esta temporada. Y la luz de Europa, la puerta del sueño de unos béticos que se frotan los ojos con la transformación que está materializando el técnico chileno con su equipo.

2 comentarios

  1. AMAPOLA FC.

    Esos contertulios de Tasca, terminarán sus días en la Radio del Palangana FC, y el MELLAO DE TOMARES EL PRIMERO.

  2. Francisco Herrera Yasta’

    Ahora qué? Señores de la Redacción Deportiva de Radio Sevilla FV

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *