Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

¿Dembelé? No, hombre, no: Juanmigué

Justo la jornadita en la que Xavi Hernández podía haber enlazado su tercer triunfo seguido en esta nueva etapa como entrenador del FC Barcelona. Precisamente la semanita que había elegido Joan Laporta para reivindicar la figura de Dembelé en el contexto de la comparación con su compatriota Mbappé. Ni más ni menos que cuando el cuadro culé se arriesgaba a alejarse ya muy peligrosamente del líder Real Madrid en la carrera por el título de LaLiga Santander. Ahí llegó el Real Betis al Camp Nou para dar un paso de gigante en la suya, en la de consolidarse en la parte alta de la tabla y seguir alimentando otra temporada de sueño europeo. ¿Dembelé? No, hombre, no: Juanmigué.

Porque la auténtica estrella del choque de la jornada 16ª en el Camp Nou no fue Dembelé, sino Juan Miguel, Jiménez López de apellido. El nuevo ídolo del beticismo no se quedó contento con los tres chicharritos que anotó el pasado domingo ante el Levante, sino que éste marcó otro, el que le dio la victoria al Betis ante el FC Barcelona y lo pone provisionalmente tercero. Oh, Juan Miguel; oh, Juan Miguel, todos quieren que marque Juan Miguel y él lo hace. Y mucho, lo que está permitiendo que el cuadro verdiblanco empiece a aquilatar méritos par soñar con lo que le plazca.

El tanto de este domingo supuso la coronación de una magnífica contra, pero sobre todo fue el solo de violín que le faltaba a la magnífica partitura futbolística de Pellegrini en el Camp Nou. Juanmi puso música en los oídos de los béticos. No sólo por el triunfo en sí, sino también por el hecho de precipitar por fin un triunfo de solera, ante uno de los grandes del campeonato, algo que hasta ahora se le resistía al conjunto bético. Porque el FC Barcelona, y más en su feudo, sigue siendo un grande, por mucho que las bajas y la situación que atraviesa el club lo hagan parecer más pequeñito.

Primera parte de color verdiblanco

Juanmigué le colocó el lacito de oro a una victoria de prestigio en un partido en el que el Betis miró a los ojos al FC Barcelona durante muchos minutos. De hecho, quitando un inicio algo dubitativo, en la primera mitad le arrebató a su rival el control del juego, y dispuso de varias y más claras oportunidades, una de ellas con un taconazo de Aitor Ruibal que se fue rozando el palo de Ter Stegen. Hubo momentos, incluso, en los que el Betis parecía el grande y el equipo azulgrana, el más modesto de los dos.

El bloque de Pellegrini tocó bien el balón para someter al FC Barcelona a pesar de los intentos de éste de cortar como fuera su juego y de la permisividad del colegiado Fuertes González. Fuertes son los arbitrajes de González, que necesitó cuatro faltas de tarjeta de Nico, el niño de Fran, para sacarle la tarjeta. A Canales, sin embargo, se la había sacado antes del cuarto de hora por despeinar a Busquets con la punta del pie. Aun así, el Betis no se descompuso y siguió a lo suyo hasta poder haberse ido al descanso con ventaja. Con Rui Silva segurísimo, Bartra en plan mariscal, Guardado echándole cojones al DNI, Juanmi enorme en los desmarques y Willian certero en todo lo que hacía.

Juanmi, ante Ter Stegan en un lance del Barcelona-Betis (Foto: LaLiga).
Juanmi, ante Ter Stegan en un lance del Barcelona-Betis (Foto: LaLiga).

La irrupción de Dembelé...y la de Juan Miguel

Xavi tocó sus teclas en el descanso, y la entrada de Frankie De Jong y Dembelé cambió bastante el signo del encuentro. El francés comenzó a desbordar y a asociarse, contagiando incluso a algunos de sus compañeros que en la primera parte no dieron señal de vida. Pero este Betis va mejorando por días en defensa y el bloque contuvo las acometidas, amén de proyectarse cada vez con más peligro al contragolpe.

En una de ésas, con el FC Barcelona volcado en campo bético y haciendo aguas en la transición defensiva, Tello y Canales se montaron una contra de libro que acabó en los pies de Juanmi a unos metros de Ter Stegen. El malagueño, frío como los cubatas de un botellón en Zamora, no desmereció la jugada y la cruzó fácil, como si llevara toda la vida haciéndolo.

Era el tramo final del partido y ni Dembelé ni Abde ni gaitas. El gol de Juanmigué, junto al magisterio recuperado de Canales, bastó para arrancar un triunfo de peso para el Real Betis, que ha vuelto de una semana negra encadenando dos semanas verdes como la esperanza de los suyos. Porque si Pellegrini tiene un plan, el plan parece cojonudo. Como mínimo, tiene una pauta cada vez más clara: balones a Juan Miguel. Oh, Juan Miguel.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando