Algún día tendrá que caer

Miércoles, 23 de Enero de 2019. 08:00
Rakitic, con la pelota ante Banega. Foto: (LaLiga)
Rakitic, con la pelota ante Banega. Foto: (LaLiga)

Al Sevilla FC le ha tocado bailar con la más fea en los cuartos de final de la Copa del Rey. Nadie quería en el sorteo al FC Barcelona, lógicamente. Nunca es buen momento para enfrentarse al líder destacado de LaLiga, y menos en la competición que ha ganado en las últimas cuatro ediciones casi sin despeinarse.

El Barça no ha sido eliminado de la Copa del Rey desde que el Real Madrid le ganara la final en la temporada 2013/14. A doble partido no cae en el Torneo del KO desde que en las semifinales de 2013 el mismo rival le eliminara, y no le gana un rival ‘terrestre’ desde que lo hiciera el propio Sevilla en los octavos de final de la edición de 2010. En todo este tiempo ha ganado la competición cinco veces, con dos finales incluidas ante los nervionenses.

Lo de los blaugrana en la Copa es tremendo, por lo que el favoritismo siempre es para ellos. Pero si hay algún equipo capaz de dar la campanada y eliminarles ese es el Sevilla. Al menos el Sevilla que le aguantaba la pelea en LaLiga hace apenas un mes y que ahora está mostrando su peor cara con un bajón que está costando ya demasiados disgustos.

Esta situación hace que los de Pablo Machín tengan la ‘obligación’ de rascar algo positivo en el partido de ida de este miércoles. Obligación entrecomillada porque pese a que este Barça no es el que ha deslumbrado en otras temporadas, lo normal siempre es perder contra él. Juegan los de Nervión con la baza de jugar como locales, donde son casi inexpugnables, y sobre todo con la ausencia de un hombre que se las hace pasar canutas una y otra vez. Casi en cada partido. Aunque se lesione y juegue poco más de 20 minutos.

Vaclik, en un entrenamiento del Sevilla.
Vaclik, en un entrenamiento del Sevilla.

El Sevilla llega casi en cuadro al primer envite de esta inoportuna eliminatoria. Gnagnon y Munir se han unido a última hora a los lesionados Nolito y Gonalons, y además Roque Mesa no llega en buen estado y tendrá que esperar para reaparecer. Así, a Machín le quedan 18 futbolistas de la primera plantilla contando a un Arana que piensa más en Brasil que en España. No podrá hacer muchas rotaciones, y eso que el equipo lo necesita después de haber dado ya signos evidentes de andar en reserva. Si acaso, colocar a Amadou en el centro del campo para dotarle de algo más de músculo y presencia física. Hasta minutos antes no se conocerá la decisión para la portería, aunque todo hace indicar que será Vaclik, como en LaLiga, el que juegue de inicio, que no está la eliminatoria para conceder ventajas.

La gran ausencia del partido, para respiro sevillista, es Leo Messi. Ernesto Valverde ha decidido dejar al astro argentino en Barcelona junto a Sergio Busquets. No es que sea fácil ganar al Barça sin Messi –que se lo digan a Lopetegui-, pero al menos ya no llueve tanto. Sea como fuere, el argentino estará en la vuelta y la eliminatoria se decidirá en el Camp Nou salvo muy poco probable goleada local este miércoles.

Al Sevilla le contemplan años y años de una fiabilidad máxima en las competiciones por eliminatorias. El problema es que tiene enfrente a un equipo que casi nunca cae eliminado, al menos en la Copa del Rey, pero por intentarlo no debe quedar. Si se supera al Barça el camino hacia un nuevo trofeo queda mucho más amable, y encima todo apunta a que la final se dispute en la ciudad… ¡A por él!

Alineaciones probables:

2 comentarios

  1. Miguel

    ‌no sé cómo ponen un arbitro de la federación madrileña es una incongruencia

  2. Rafael BORRÁS Martín

    ‌con el árbitro del partido y para rematar el árbitro del VAR. El Sevilla no ganará. No hay derecho de que el árbitro del VAR siga en primera división y aún menos en el VAR. A ese sinvergüenza e ignorante del fútbol. Tiene que tener algún respaldo más sinvergüenza

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *