LaLiga Santander
Sevilla
Ocampos (1-0), min 40p; En-Nesyri (2-0), min 83
2-0
Live
Jornada 36
12 de julio de 2020
22:00
Mallorca

De facto, solo faltan fastos

Lunes, 13 de Julio de 2020. 00:00

El Sevilla ha sellado este domingo de facto su clasificación para próxima Liga de Campeones, que puede ser de hecho matemática este lunes si el Villarreal no gana a la Real Sociedad. Es más, el Sevilla será matemáticamente de facto si el Villarreal pierde alguno de los nueve puntos que le quedan en juego, o si el propio Sevilla suma al menos uno de los seis que le queda siempre que el Villarreal sume los nueve, claro. En resumen, no se líen, tiene que pasar una catástrofe futbolística no dada en el fútbol conocido para este gran Sevilla de Lopetegui no juegue la próxima temporada la competición que merece y en la que debe de estar. Es más, la Champions también debe tener un equipo como este Sevilla, un equipo que más allá de la victoria ante el Mallorca de esta jornada 36, es un equipo de un nivel competitivo altísimo. Y altísimo es altísimo, al nivel de los más grandes. Lopetegui se lo ha ganado a base de garganta, que es la que más se escucha en estos partidos a puerta cerrada. Y todo el equipo, que tras el confinamiento ha firmado una racha magnífica, coronada ahora por cuatro victorias consecutivas que lo meten de cabeza entre los cuatro primeros y vivito en la pelea por la tercera plaza, con los mismos puntos que el Atlético.

El triunfo ante el Mallorca no fue de los más brillantes, pero fue como muchos otros de la temporada aplastante. Porque el Sevilla suele imponerse al rival por muchos cauces, futbolísticos, físicos... El Mallorca, que se jugaba la vida pero que pelea por el descenso, tuvo poca capacidad de respuesta ante un Sevilla tenso e intenso, y que de hecho pudo y debió ganar hasta por más goles. Dos bastaron, de Ocampos y En-Nesyri. Este lunes, o si no el jueves. O en último término el domingo, pero el caso es que todos los pasos están dados.

En-Nesyri celebra su gol ante el Mallorca (Foto: Kiko Hurtado).
En-Nesyri celebra su gol ante el Mallorca (Foto: Kiko Hurtado).

El partido empezó bastante espeso. El partido era vital para ambos equipos, para el Sevilla para amarrar la Liga de Campeones y para el Mallorca porque ganar o puntuar en Nervión dejaba el resquicio de la salvación abierto. Quizás esa tensión, o ese tanteo de la situación, provocó que el encuentro anduviera romo, sin brillantez, sin demasiadas llegadas. El Sevilla, eso sí, tras unos primeros escarceos baleares, empezó a mandar más gracias a la presión. Subió su nivel de intensidad y de altura al ejecutarla y la defensa bermellona empezó a asifixiarse y mandar balones largos, que casi siempre eran para los de blanco, sobre todo para el de blanco y negro, Koundé, inconmensurable por alto. Eso sí, el Mallorca hacía una cosa bien, prefería mandarla lejos antes que jugársela cerca de Reina, por eso los de Lopetegui pocas veces cogieron desajustados a los de Moreno.

Pero con la posesión el Sevilla también hace mucho daño, no solo con la presión. Lo lleva demostrando en los últimos partidos, como en San Mamés. Y con la pelota, estando Banega en el campo, cada vez ganaba más y más profundidad. Con Navas y Ocampos por la derecha, pero también con Reguilón y un participativo Óliver en la izquierda. El caso es que ganando y ganando metros, aunque sin ocasiones claras, empezó a pisar mucha área y en una de esas llegadas, con pase de Ocampos, se encontró el Sevilla con el penalti de Pozo, sevillista cedido en el Mallorca. Una de esas manos de VAR que son ya siempre penalti. Como siempre los suele meter Ocampos. Justo antes había salvado Banega una pelota clave ante Budimir, que a punto estuvo de rematar en el área chica.

El Sevilla aumentó sus revoluciones en la segunda mitad. Entendió que la presión le hacía daño al Mallorca, que tenía problemas para sacar la pelota, y desde la reanudación se mostró incluso más agresivo. Y por ahí fueron también los cambios de Lopetegui, que quiso mantener el nivel físico y de intensidad. Y funcionó, si por funcionar entendemos que sí, que el Sevilla robó, que provocó pérdidas visitantes y que ya incluso eran hasta más cerca de Reina. Lo que faltó para redondear el plan fue el acierto. Ni las contras, ni los robos ni las ocasiones acababan en gol. En-Nesyri, Munir, Ocampos... nadie acertaba a rematar de forma idónea la contra o el ataque, incluso cuando había superioridad por parte sevillista. Un clásico en este equipo al que le cuesta transformar a veces en gol su buen trabajo en el resto del campo.

Tuvo que caer un balón muy del cielo mandado por Bono, ganado por En-Nesyri ante el menudo Pozo, para que el partido se cerrara por fin con ese segundo gol de la tranquilidad, justo cuando el Mallorca parecía que empezaba y quería apretar agónicamente.

Ya prácticamente no hubo tiempo para más. El trabajo está hecho, solo queda esperar el cuándo para celebrarlo, con todas las medidas sanitarias, faltaría más.

Todos los resultados en https://resultados.eldesmarque.com

Ficha técnica

Alineaciones

Sevilla: Bono ; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Reguilón; Jordán (Gudelj, min 68), Fernando, Banega (Mudo Vázquez, min 81), Ocampos (De Jong, min 81), Óliver Torres (En-Nesyri, min 62) y Munir (Suso, min 68)

Mallorca: Reina, Pozo, Raíllo, Sedlar, Fran Gámez (Prats, min 71), Baba (Lago Junior, min 64), Salva Sevilla (Señé, min 86), D.Rodríguez, Kubo, Cucho Hernández (Trajkovski, min 70) y Budimir.

Árbitro

Cordero Vega.

Tarjetas

Budimir (amarilla, min 36); Jordán (amarilla, min 44); Fran Gámez (amarilla, min 53); Bono (amarilla, min 65); En-Nesyri (amarilla, min 83);

1 comentario

  1. YA MISMO EL 15 Y PRONTO EL 18

    vamossssssssssssss ESTO ES UN EQUIPOOOOOOOOO seguid contando zosiossssssssss......y y ahora porla uefaaaaaa

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *