¿Imposible? Monchi calienta motores para la Supercopa

Sábado, 19 de Septiembre de 2020. 22:30

Si alguien sabe de lo que es capaz el Sevilla FC ese es Ramón Rodríguez Verdejo ‘Monchi’, el director deportivo de la entidad y el gran artífice de los grandes éxitos del club nervionense en el Siglo XXI. Pero el de San Fernando quiere más, mucho más, y ya ha puesto la mirada en la final de la Supercopa de Europa que disputará este jueves su equipo en Budapest.

Enfrente estará el Bayern de Múnich, uno de los mejores equipos de los últimos tiempos que ha comenzado la temporada como la acabó, arrasando al Schalke 04 (8-0) en el primer partido de la Bundesliga.

Sin embargo, Monchi siempre confía en los suyos y sabe que el Sevilla es capaz de conseguir cualquier cosa, por increíble que parezca. Y como es habitual, el director deportivo ha lanzado su primer mensaje motivador en sus perfiles personales en las distintas redes sociales.

Tenemos 5 noches para soñarlo y una para hacerlo. Tantas veces hemos soñado cosas imposibles y luego se han cumplido.... ¿Por qué ésta no va a ser otra más?”, ha publicado en las redes sociales con los hashtags #sipuedessoñarlopuedeshacerlo, #SuperCup, #Bayern y #SFC, acompañado de una foto con las seis Europa Leagues logradas por el equipo nervionense.

3 comentarios

  1. Velazmat

    Como ya ha dicho bien Josemi la del Milan la perdimos por las circunstancias, sin ellas tendríamos dos.
    Recordar que fueron las únicas dos que se jugaron con el mismo equipo que durante toda la temporada, el resto se jugó con equipo construidos casi al completo desde pocos días antes y se jugaron ante equipos que jugaban juntos desde años.
    En esta si jugaremos con el mismo equipo de la temporada.
    Entiendo que en el cambio de Banega por Rakitic no se pierde potencial.

  2. Josemi

    Para ganar al Bayern hay que creer que se puede ganar, si no lo crees entonces chungo. Ya lo ha dicho hace poco Lolo Sainz, y al igual que con la Europa League tenemos la mentalidad de que la Copa tiene que venir para Sevilla, y ha venido las 6 veces, pues con esta Copa hay que tener la misma mentalidad de que la tenemos que traer sí o sí, sólo así habrá esperanzas. Y según lo que hemos visto ya hacer al Sevilla, y a un sólo partido, no sería extraña otra proeza de nuestro equipo. Miedo podemos tener la afición por lo que hemos visto hacer hace poco al Bayern en la Champions, y ahora empezar su liga metiendo 8, pero para los jugadores del Sevilla es una motivación extra enfrentarse a ese equipo, y demostrarles a esos jugadores que no son mejores que ellos. Yo si viera a Navas, Kounde, Diego Carlos, Fernando, Rakitic, Jordán o a Ocampos jugando ese partido con la camiseta titular del Bayern, no me llevaría las manos a la cabeza, así que tenemos mimbres para dar la sorpresa. La Supercopa que perdimos contra el Milán podía estar en nuestras vitrinas, pero ocurrió el triste fallecimiento de Puerta, y los jugadores ni mentalmente ni físicamente (apenas entrenaron) estaban para jugar ese partido. Aún así, creo recordar, en el primer tiempo fuimos mejores que ellos e íbamos ganando, y ya en el segundo tiempo nos vinimos abajo y eso lo aprovechó el Milán para llevarse la Copa. Y la última Supercopa de Europa que jugamos contra el Madrid recién llegado Sampaoli la teníamos en las manos, y en el descuento nos dejamos empatar, y en la prórroga la perdimos cuando había sido nuestra durante todo el partido. Así que ánimo chavales, y a por los bávaros, que teniendo además a Lopetegui que es un ganador, cualquier cosa puede pasar.

  3. FRAJORBE

    Pienso igual, yo he soñado muchas cosas que se han cumplido, por poner un ejemplo, siempre soñé con que el Sevilla FC consegiguiría algo grande, con el que podía morir viendo al equipo de mi vida y de mi padre haciendo algo importante, y lo que soñé se cumplió, por partida triple, lo viví yo, lo vivieron mis hermanos, y aún más importante, lo vivió mi padre que llevaba toda su vida esperando algo grande. Todavía recuerdo mi hermano Migue tocando el tambor de la victoria en la ventana de su casa, y la alegría indescriptible de mi padre, aquel día lloré como si fuera algo muy importante que había pasado en mi familia, y aún hoy, cuando lo recuerdo se me encoge el corazón, aquello, al menos para mí, fue una de las cosas más grande de mi vida.

Enviar comentario Ver los 3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *