El sevillista número cero de Budapest y de la Redondela a Viena

Un contenido de:
Álvaro Ramírez (Budapest)

Unos 500 aficionados sevillistas estarán presentes este jueves en el Puskas Arena de Budapest para ver a su equipo en una nueva final, y en qué final, la Supercopa de Europa ante el Bayern de Múnich. Unos 500 aficionados que han desafiado una pandemia mundial, unos gastos entre los que se incluye una prueba PCR para descartar el contagio de COVID-19 y que se cruzarán Europa solo por su equipo.

Pero no solo de Sevilla llegan los aficionados sevillistas. En Budapest, por ejemplo, se encuentra Jesús. Sevillano, sevillista y ciudadano de la capital húngara desde hace más de seis años. Sevillano, sevillista y socio, pues en toda su estancia en la bella capital centroeuropea no ha dejado de ser abonado a su equipo. Desde el comienzo de esta semana se ha convertido en el 'sevillista número cero' entre esos de alrededor de 500 que estarán en el Puskas Arena. Ha sentado la base de esa pequeña resistencia sevillista que vivirá un partido con público por primera vez desde marzo de un equipo español.

Camiseta del Sevilla de percha, ofreciendo su gentileza, reclutando a locales para la causa y ayudando al que se precie, Jesús ya abandera al sevillismo en una Budapest luminosa pero a la vez apagada por algunas medidas del COVID-19. Desde este lunes el gobierno húngaro ha decretado el cierre de todos los establecimientos hosteleros a las 23.00 horas. 

Jesús ya ha montado una pequeña base sevillista en el restaurante 'Fuego', de ascendencia española, donde los pocos aficionados que se han atrevido a acudir a Budapest por su cuenta ya se concentraban en reducido número este martes noche.

De Viena a Budapest

No son los aficionados 'cero' entre los 500, pero puede que sean el 1 y el 2. Pedro y Tere, sevillistas, propietarios del famoso chiringuito de la Redondela que lució las múltiples banderas el día de la final ante el Inter de Milán, se atrevieron a marchar por su cuenta también este martes para ver a su Sevilla.

Pedro y Tere, dos aficionados del Sevilla que estarán en Budapest tras pasar por Viena.
Pedro y Tere, dos aficionados del Sevilla que estarán en Budapest tras pasar por Viena.

En un avión casi desierto, con polo del Sevilla y aterrizando en Austria, Pedro y Tere aprovechan para seguir a su equipo en la final de Budapest pero también para hacer turismo en tiempos de pandemia. De Viena a Budapest. La primera más benévola en las medidas, la segunda más estricta en el acceso.

La mayoría de esos 500 sevillistas llegarán este jueves a Budapest, y volverán en el día. Se encontrarán una de las ciudades más bellas del mundo, tan repleta de historia como el caudal del Danubio que la atraviesa, tan adaptada a los nuevos tiempos como a los viejos, en la que no es obligatoria la mascarilla por la calle, en la que la pandemia se vive y se palpa, pero sin histeria, en la que hay poco turismo pero se nota actividad y en la que desde este lunes se han empezado a tomar medidas más restrictivas a pesar de que no ha sido tan duramente golpeada por la pandemia como otros países europeos. Esa ciudad es la que se dispone a ver una nueva final del Sevilla y un partidazo de época, la Supercopa de Europa.

1 comentario

  1. Jose

    Que a estas alturas no se sepan bien el himno...

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *