La normativa de la UEFA para los que acudan al Puskas Arena

Un contenido de:
ElDesmarque

Unos 500 aficionados del Sevilla FC se han desplazado a Budapest para presenciar en directo la final de la Supercopa de Europa que su equipo jugará ante el Bayern de Múnich. Las especiales circunstancias derivadas de la pandemia mundial del coronavirus han provocado medidas singulares, que la UEFA ha recordado a través de una guía.

Una serie de medidas que se recogen para aquellos que vayan a estar presente en el Puskas Arena. "Las precauciones de seguridad incluyen el uso de mascarilla cuando no se pueda respetar la distancia social, carriles marcados en tornos y cámaras térmicas para medir la temperatura corporal a la entrada", recuerda la UEFA en su publicación.

También ha señalado que finalmente han sido 15.500 entradas vendidas para el enfrentamiento anual entre el campeón de la UEFA Champions League y el campeón de la Europa League. Una prueba piloto en cuanto a la vuelta de público a los estadios la que quiere realizar, pero que tiene especiales medidas, tal y como ha explicado.

Guía para los espectadores

Las directrices, detalladas en carteles colocados en todo el Puskás Aréna y también distribuidas electrónicamente a todos los poseedores de entrada, exigen a los espectadores:

  • Mantener la distancia social de 1,5 metros
  • Llevar mascarilla cuando la distancia social no pueda ser respetada, después de superar el perímetro de seguridad exterior e incluso dentro del estadio
  • Permanecer en los carriles especialmente marcados en tornos, ascensores, escaleras, instalaciones sanitarias etc.
  • Cumplir con los indicadores de ocupación máxima para espacios confinados.

Los stewards deben asegurar el respeto a las directrices

Los stewards se ubicarán alrededor del estadio para recordar a los aficionados que deben respetar las directrices.

Otras precauciones incluyen obligar a los aficionados a que permanezcan en su entrada numerada para garantizar que se mantenga la distancia social correcta entre los asientos. Además, los puntos de contacto de uso frecuente, como las manijas de las puertas y los pasamanos, se desinfectarán regularmente.

Habrá cámaras térmicas instaladas en las entradas que servirán para controlar la temperatura corporal de los aficionados, y habrá un equipo médico disponible para realizar segundas mediciones de temperatura en caso que haya alguna de 37,8C o más. Se han establecido áreas de ayuda médica dentro del perímetro exterior del estadio, así como salas de primeros auxilios en todos los niveles del estadio para ayudar a los espectadores que puedan mostrar síntomas del virus COVID-19 o que no se sientan bien.

Prueba piloto de la UEFA

Las medidas implementadas para la Supercopa tienen sus cimientos en la exitosa experiencia de llevar a cabo las fases finales de clubes masculinos y femeninos de la UEFA 2019/20 a puerta cerrada el pasado mes.

Después de la decisión de permitir un número limitado de aficionados en el partido del jueves, el Presidente de la UEFA dijo: "Aunque que ha sido importante mostrar que el fútbol puede seguir en momentos complicados, sin aficionados el juego ha perdido algo de su carácter. Esperamos usar la Supercopa en Budapest como prueba piloto para empezar a ver el regreso de los aficionados a nuestros partidos".

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *