El gran poder del fútbol

Jueves, 01 de Octubre de 2020. 21:12

El Sevilla FC ha vuelto a sumar de a tres y ya son 17 los partidos ligueros que lleva sin perder. Los nervionenses y el Levante UD, dos equipos megatrabajadores que han estrellado sus virtudes contra las de su rival, han perpetrado un partido aburridísimo en Nervión. Encima, sin afición en las gradas –que alguien escuche a la UEFA-, estos bodrios se hacen más insoportables si caben.

Pero para Youssef En-Nesyri todo ha valido la pena. 91 minutos de partido que ha visto de dos maneras. Sentado en el banquillo y deambulando en la media luna del área rival. El balón estaba muy lejos, lejísimos, pero no lo perdía de vista. De hecho, no debe perderlo nunca de vista. No perdió la esperanza, en un día en que precisamente esperanza fue lo que tuvo la ciudad en un rinconcito de San Lorenzo, aunque de eso el marroquí no tiene pinta de tener idea alguna ni falta que le hace.

Pero las cosas del fútbol, de ese gran poder que tiene el deporte rey, En-Nesyri se ha puesto el mundo por montera una semana después de que éste se le cayera encima en Budapest. Nadie esperaba su gol, como todos esperaban que el mano a mano sobre Neuer se convirtiera en plata para Nervión, pero él esperaba ese balón que le redimiera y diera la vuelta como un calcetín a sus sensaciones de inicio de temporada. Esperanzas.

En-Nesyri se ha puesto el mundo por montera una semana después de que éste se le cayera encima en Budapest.

La cabeza del criticadísimo delantero ha sido un rayo de luz en Nervión. De victorias como esta, trabajadas, sufridas e incluso de algunas inmerecidas, está llena la historia de un deporte que siempre da gloria a los mejores, aunque estos no sean siempre mejores. Y ojo, que los delanteros ahora sí marcan.

En-Nesyri celebra el gol en el Sevilla-Levante
En-Nesyri celebra el gol en el Sevilla-Levante

Ah, y de nuevo todo gracias a Jesús Navas, capaz de dar el centro preciso, decisivo, con el que el Sevilla y Lopetegui dan un segundo paso en esta temporada en la que todos le miran de reojo por si acaso. El domingo más, una prueba de control para dar muestra de si sí o si no, o más bien todo lo contrario. Nada es definitivo, pero de momento no hay nada que lamentar. ¿Y en el Camp Nou, De Jong o En-Nesyri?

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *