Así juega Karim Rekik: la última pieza del muro

Un contenido de:
Alberto Casas

Rekik, en su presentación (Foto: Kiko Hurtado).
Rekik, en su presentación (Foto: Kiko Hurtado).

Se cierra un nuevo mercado de fichajes veraniego, aunque por situación y fechas haya sido extraño y diferente. Y Monchi lo hace con el fichaje del central neerlandés Karim Rekik. El Sevilla tenía una necesidad en esa zona del eje defensivo desde la salida de Carriço (que empezó siendo titular el curso pasado) y su director deportivo la cubre con un defensor zurdo y con bastante experiencia pese a su edad. 

Karim Rekik (Den Haag, 2 de diciembre de 1994) es un central muy potente físicamente, agresivo en los duelos, impetuoso y con un buen manejo del juego aéreo (tanto defensivo como ofensivo). Con la pelota no es un jugador que se complique en demasía. Suele hacer pases sencillos, de seguridad y sin arriesgar, ya que la salida de balón no es una de sus virtudes. Más parecido, en este sentido, a Diego Carlos que a Koundé. 

Defiende correctamente en pocos metros por su instinto, pero sufre cuando tiene que hacerlo a campo abierto. Tiene algunos problemas de lateralidad y de concentración a la hora de realizar marcajes, pero intenta suplirlo con carácter y contundencia. Pese a ello, no suele acumular un gran número de tarjetas o sanciones.

Es un jugador que busca anticipar en muchas ocasiones, algo que le condiciona en algunas acciones de uno contra uno ante rivales habilidosos o de movimientos cortos.

Una carrera algo estancada para Rekik

Lo cierto es que su trayectoria pintaba mejor que lo que está siendo. El Manchester City lo firmó muy joven de la cantera del Feyenoord y siendo un habitual en las categorías inferiores de la selección holandesa. A partir de ahí, cesiones a Portsmouth, Blackburn Rovers y PSV, y traspasos a Olympique de Marsella y Hertha, con el que ha ido perdiendo protagonismo por el buen hacer de la pareja Boyata-Torunarigha. 

Pese a jugar en cuatro países y cinco ligas diferentes, Rekik tiene margen y una buena edad para intentar reconducir su carrera en un club que invita a ello. 

Rekik, en su presentación (Foto: Kiko Hurtado).
Rekik, en su presentación (Foto: Kiko Hurtado).

Rol secundario

El neerlandés llega a Nervión con unas condiciones muy específicas y un rol muy claro. Hoy en día parece impensable que pueda hacerse un hueco como titular viendo el nivel mostrado por Koundé y Diego Carlos, pero sí como recambio habitual. Tanto por la acumulación de partidos, como por lesiones o sanciones. Es ahí cuando tendrá que ir ganando minutos y protagonismo.

Con él, el Sevilla cierra un puzle defensivo que lo convierte en uno de los equipos más difíciles de batir. Una última pieza para terminar de construir el muro.

2 comentarios

  1. Deuda más de 200 millones, DEL NIU

    12 Partidos en un año, entre expulsiones y lesiones, aparte de jugar en 8 equipos y nadie se quedó con el, hay queda Crack.

  2. Santiago

    Para mi por lo que leo y he visto, no pinta bien, yo llamaría fichar por fichar. No los hay mejor en la cantera ???

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *