Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

El don de la abundancia

Ocampos, en el Sevilla 1-0 Rennes. (Foto: Kiko Hurtado).
Ocampos, en el Sevilla 1-0 Rennes. (Foto: Kiko Hurtado).

Poder elegir es un don sin ninguna duda. Aquella persona que es capaz de tener varias alternativas abiertas dentro del abanico de opciones, lo hace bien y además tiene fortuna. Eso es el Sevilla de cara a gol lo que pasa es que le falta lo segundo.

Lo hace perfecto casi todo. Llega con ritmo y velocidad, mueve al rival de lado a lado, domina la pelota al primer toque, en corto o en largo. Pero para marcar necesita sangre, sudo y lágrimas.

Dicen los entrenadores que mientras que el equipo llegue arriba y cree ocasiones no hay nada de lo que preocuparse. Lopetegui entonces debe estar súper tranquilo. Ante el Rennes, el Sevilla dominó todos los conceptos del juego y falló, al menos, seis ocasiones claras. Dos de ellas se estrellaron contra el larguero de la portería de Gomis.

De Jong celebra el gol ante el Rennes. (Foto: Kiko Hurtado).
De Jong celebra el gol ante el Rennes. (Foto: Kiko Hurtado).

Sea a base de entrenamientos, confianza o trabajo, el Sevilla tiene que manifestar en el marcador las diferencias que han existido sobre el campo. Tiene que hacerlo porque es lo justo, pero sobre todo porque eso llena de moral a los jugadores, les otorga confianza y provoca respeto en el rival. En la élite los detalles cuentan mucho y el gol no es uno cualquiera.

Por lo demás, se volvió a ver al Sevilla de las grandes citas. Crecido, mandón pero poco contundente. Firmó un gran encuentro pero faltó bastante la matrícula de honor. El abanico está abierto sobre la mesa y el Sevilla tiene que aprender a abanicarse.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *