Cuenta atrás Copa del Rey
Advertisement
LaLiga Santander
Sevilla
En-Nesyri 1-0, min 3;
En-Nesyri 2-1, min 6;
En-Nesyri 3-2, min 46;
3-2
Jornada 18
09 de enero de 2021
14:00
Real Sociedad
Diego Carlos 1-1, min 5;
Isak 2-2, min 13;

La nueva tormenta viene de África y se llama Youssef

Tras el fallo de Youssef en En-Nesyri ante Neuer en la Supercopa de Europa ante el Bayern Múnichg, sus compañeros, también Julen Lopetegui, no dudaban tras el encuentro en apoyar al delantero marroquí. "Youssef nos ayudará seguro", "cuando fallamos fallamos todos, y cuando ganamos, lo hacemos todos", "igual que hoy la falla, otro día las meterá". Y será justicia poética, será trabajo, será honestidad, será todo eso y más, pero lo cierto es que el delantero africano está compensando con creces ese fallo con goles, con muchos goles. Son 8 tantos ya en LaLiga, y tres en este encuentro ante la Real Sociedad que sirvieron a su equipo para sumar tres puntos trascendentes, vitales, geniales, porque ponen al equipo hispalense en una posición inmejorable para asentarse, partidos aplazados por medio, en las posiciones importantes, en las de Liga de Campeones.

La victoria fue luminosa, como la mañana de invierno en el Sánchez Pizjuán, de peso, trascendente del Sevilla ante la Real Sociedad. Un duelo más que el equipo de Lopetegui solventa ante sus iguales o rivales. La racha empieza a ser de las que cortan el hipo, y el conjunto nervionense ha sacado victorias ante el Valencia, pero sobre todo ante el Villarreal y la Real Sociedad. Victorias que lo colocan en clara posición de ventaja para acometer la pelea por la Liga de Campeones.

Los primeros minutos del partido fueron locos, con cuatro goles en 13 minutos. La producción ofensiva fue prolífica sin duda, pero aún más fructífera fueron las concesiones defensivas, sobre todo por parte del Sevilla, aunque la Real quiso irle a la zaga. El caso es que primero En-Nesyri marcó ante un pase original de Suso que prolongó Fernando, que luego Diego Carlos regaló el empate con un gol en propia puerta incomprensible, que En-Nesyri de nuevo adelantó a su equipo con una gran jugada personal que acabó en gol con la colaboración de Remiro, y que Isak volvió a empatar con otro regalo en defensa, esta vez de Jordán que se olvidó de su marca en un córner. Cuatro goles, 2-2, 13 minutos, errores por doquier atrás.

De ese intercambio de golpes sin duda podía lamentarse más el Sevilla, pues los goles encajados fueron regalos casi obscenos. Sin ellos, sin esos regalos a la Real, el equipo de Lopetegui habría tejido un plan redondo buscando una presión muy alta de inicio, con Fernando muy arriba intentando aprovechar cierta debilidad en la salida de la pelota de la zaga donostiarra, con el equipo buscando muy al rival precisamente propiciando esos errores atrás del rival. En esos 15 minutos sin duda lo logró y consiguió jugar mucho cerca del área realista.

Luego, claro, venía la acción en el resto del campo, donde Isak ganaba demasiados duelos ante Koundé y Diego Carlos, donde el Sevilla replegaba mal y abría huecos entre la medular y la defensa que la Real Sociedad aprovechaba como más le gustaba, corriendo, con Portu, Isak, Oyarzabal y Guridi. La verdad es que los dos equipos intentaban llevar a cabo sus planes, pero dejando siempre cabos sueltos. La Real esperaba más atrás pero con problemas a la hora de defender cerca de Remiro. El Sevilla cuando iba hacia delante dejaba espacios mal entendidos atrás...

Tras la tormenta, algo de calma

Por eso más allá de los cuatro goles al primer cuarto de hora el partido siguió desarrollándose por rachas, y no implicaban muchas veces esas rachas de juego, esa continuidad en el ritmo, no padecer una ocasión atrás. Bono, mal en las salidas pero bien en reflejos, salvó una de Guridi. Remiro se empleó luego en un tiro de Jordán y en un mano a mano con En-Nesyri.

En toda esa locura, por cierto, Alberola Rojas y el VAR se comieron un claro penalti de Sagnan a Jordán, cuya claridad ensució la exageración del centrocampista catalán, lleno de luces y sombras durante el partido.

El Sevilla, como en la primera, salió muy enchufado del vestuario. Tan enchufado que a las primeras de cambio formalizó el equipo de Lopetegui una acción espectacular en todas sus facetas. Primero, el robo, con presión de Rakitic a Merino, robo de Navas, pase en profundidad de Suso a Ocampos, asistencia del argentino y remate difícil de En-Nesyri. Lopetegui debió alegrarse y mucho porque la acción fue muy completa, y además volvía a otorgar al Sevilla una posición dominante en el partido. Además, el equipo hispalense se aplicó con mucho más acierto en la presión. Para evitar las contras y los ataques de la Real, los jugadores sevillistas iban como lobos cuando la pelota llegaba a Merino, igual a Oyarzabal, aunque este no estaba tan activo en el partido. Así anulaban los locales más posibilidades de lanzamiento de los jugadores ofensivos de los vascos, y además los cogían fuera de posición. El caso es que a través de esa estrategia bien aplicada consiguió el control del encuentro el Sevilla en gran parte de la segunda parte.

Porque además con la pelota fueron creciendo jugadores, como Acuña, muy bien y profundo en el lateral izquierdo, o Suso, u Ocampos. Eso sí, la Real Sociedad tenía recursos aún para mostrar. Sobre todo a balón parado. Si en jugada Oyarzabal no estaba muy atinado, a balón parado fue un martirio. Varios balones suyos al segundo palo generaron el mayor peligro de los donostiarras en la segunda mitad. Incluida una segunda jugada que sacó bajo palos Koundé. Una vez más.

Pero aunque sufrió en algunas fases de esa segunda mitad, el conjunto de Lopetegui se había asentado, estaba controlando ya con más seguridad todo lo que ocurría en el partido, incluso podía asestar golpes mortales a la contra, como pudieron hacer Suso u Ocampos.

Una muestra fueron los minutos de descuento, que transcurrieron en campo de la Real sin que los vascos siquiera pudieran buscar profundidad cerca de Bono.

De momento, es lo más cerca que los realistas ven al Sevilla, que amenaza, con tres partidos menos, en dar apretón y separarse del conjunto de Imanol en esta pelea por la Liga de Campeones en la que los sevillistas ya sacan la cabeza.

1 comentario

  1. Ratón Colorao

    Donde esta la creaturita ke decía al principio de liga ke la real era la ke iba a luchar por la liga ,ke jugaban como dioses juasjuasjuasjuasjuas seguimos sumando con menos partidos , ahora a por el Atlético de Madrid , saludos desde Champions

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *