Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

Temible y a veces temeroso (2-2)

Magnífico y dubitativo a partes iguales. Ejemplarizante por su carácter, marcado por su idiosincrasia, estudiado por su eficiencia, envidiado por embravecer el animal que lleva dentro. Una fiera competitiva. Un equipo al que poco le importan los amistosos, la competición o el rival que tenga en frente. Sin estridencias estéticas pero que siempre pelea, constantemente muerde. Nunca se rinde. Y casi siempre gana. Aunque cuando duda, lo paga. El Sevilla FC empató ante el PSG (2-2) y ofreció fases de gran nivel, lo que es el resultado de un exhausto trabajo, medido, cuidado. Y sí, no estaban Mbpappé, Neymar o Sergio Ramos. Pero tampoco jugaron Diego Carlos, Acuña o Koundé. Que sí, que las pretemporadas de poco sirven, pero valen para ilusionar. Y este Sevilla, aunque alguna vez titubee, jamás desanima. ¿Acaso no es suficiente?

Para colmar de fuerza la moral no hay mejor receta que ganar y esa es la palabra que abandera el diccionario sevillista. Lopetegui sacó un equipo muy reconocible, con la positiva sorpresa de José Ángel y la novedad de Gudelj, que no sumó, en el eje de la defensa. Por contra, Pochettino, condicionado por las bajas de Mbappé, Neymar o Sergio Ramos entre otros, utilizó un once plagado de canteranos y jóvenes promesas. Precisamente fue esa savia nueva y las ganas de sorprender la que se hizo valer en el inicio del encuentro.

El once del Sevilla ante el PSG (Foto: Kiko Hurtado)
El once del Sevilla ante el PSG (Foto: Kiko Hurtado)

El Sevilla FC salió al césped de Faro con algunas dudas y transmitió esa indecisión al rival, que lo aprovechó para monopolizar el dominio de la pelota. Un inicio con mucho dinamismo y presión alta convirtió al PSG en el dominador del encuentro, logrando llegar a la portería de Bono con relativa asiduidad. De hecho en una indecisión de Gudelj llegó la primera clara. Achraf aprovechó un balón al espacio para plantarse solo ante el portero marroquí, pero este le achicó espacios a las mil maravillas y le atajó la pelota. Unos minutos después el propio Achraf protagonizó una jugada calcada, aunque esta vez cruzó en demasía la pelota. El ex del Real Madrid generó muchos quebraderos a Rekik. Este hizo lo que pudo.

Un Sevilla de élite

Un par de sustos que espolearon al Sevilla, que ahora sí dio un paso adelante. El plantel se desperezó y comenzó a madurar sus jugadas, volcando su juego con un Jesús Navas más adelantado de lo habitual. Los más habilidosos comenzaron a asociarse en zona de tres cuartos y generar dudas en la retaguardia gala. El PSG le brindó espacios y así llegó la primera del Sevilla, en el 29', con un disparo de Rakitic envenenado pero no lo suficiente como para batir a Keylor Navas.

A la media hora, lo que parecía un hándicap para Lopetegui se convirtió en un punto clave. El técnico cambió a Jordán (una sustitución pactada porque arrastraba molestias) y dio entrada a Pedro Ortiz. De nuevo los jóvenes valores de la cantera reivindicaron su sitio y en la primera jugada que tocó el canterano ocasionó la jugada del primer gol. Tras una buena asociación con Óscar, filtró un magnífico pase medido que dejó solo a En-Nesyri. Una muestra más de su exquisita delicadeza con la zurda. Y ahí el ariete es letal. No acertó en el mano a mano pero porque Keylor Navas le derribó. Rakitic no desperdició la ocasión y anotó la pena máxima engañando al meta tico.

Imagen del gol de Rakitic ante el PSG (Foto: Kiko Hurtado).
Imagen del gol de Rakitic ante el PSG (Foto: Kiko Hurtado).

Caída y recomposición

Tras el paso por vestuarios llegó el habitual carrusel de cambios. El partido calcó el tramo inicial de la primera parte, con el Sevilla embotellado atrás. El PSG perdona una vez, incluso dos, pero nunca tres. Una desaplicación defensiva se paga demasiado cara ante el equipo que dirige Pochettino y así llegó el 1-1. Los galos mezclaron calidad, juego vertical y celeridad para montar un contragolpe que descolocó a la zaga del Sevilla. Kalimuendo llegó hasta la línea de fondo y la puso atrás para Icardi, que aprovechó esa desconexión sevillista y batió a Bono a placer en el área pequeña.

Jesús Navas ante el PSG (Foto: Kiko Hurtado).
Jesús Navas ante el PSG (Foto: Kiko Hurtado).

El partido entró en una fase de intercambio de golpes. Bono se creció, agigantó su figura y negó al PSG cualquier posibilidad de remontada. Este Sevilla pocas veces duda y sabe amedrentar mejor que nadie. No titubea. Pasada la hora de partido, Óscar Rodríguez preparó desde el balcón del área un misil imposible para Keylor que permitió al equipo ponerse de nuevo por delante en el marcador.

Esa ventaja permitió al Sevilla asentarse y adormecer al rival, noqueando la profundidad de Achraf, el más activo del PSG, que fue sustituido. El rival adelantó la presión pero el equipo de Lopetegui supo defenderse, con y sin balón, con Pedro Ortiz dando sentido al juego desde la zona de máquinas.

La sentencia pudo llegar en el 81', después de una brillante internada de Pozo por el carril derecho. Su proyección derivó en un pase al balcón del área. Un caramelo que no se comió Idrissi, con un disparo mordido. Tampoco aprovechó Pablo Pérez el rebote y Keylor lo tapó a bocajarro. No deja de ser un tópico pero la historia ratifica su realidad. Los errores se pagan muy caro en el fútbol.

Pero en las postrimerías del partido volvieron los fantasmas de aquel equipo temeroso en compases finales y, en el 88', llegó el error del partido. Bono evitó el empate con una gran intervención por bajo pero el balón quedó muerto en el corazón del área. José Ángel titubeó y quiso cederle el balón al portero pero en el fútbol de élite no hay lugar para la incertidumbre. Nagera atravesó la defensa y metió el pie antes que los defensores, sorprendiendo al Sevilla y logrando el 2-2 final (abajo puedes ver el vídeo de Gol). Un mazazo duro para el equipo, que al final pudo incluso recibir un varapalo mayor pero Bono volvió a hacerse grande ante Xavi Simons, justo antes del pitido final. Siempre temible y, a veces, temeroso pero algo queda claro: hay equipo.

Óscar celebra su gol ante el PSG (Foto: Kiko Hurtado).
Óscar celebra su gol ante el PSG (Foto: Kiko Hurtado).

2 comentarios

  1. Ratón Colorao

    A La verdad es ke este Sevillafc nada más tenga a los titulares y los nuevos refuerzos ,va a dar miedito ,eso sí verás como llega la creaturita cambianick y te suelta eso de
    " El PSG B o el juvenil " o algo así ,nada más hay ke ver la plantilla ke tiene con la mayoría de ellos serian titulares en cualquier ekipo de nivel ,kurzawa,Ander Herrera ,hackhimi, insignie , Keylor Navas ,etc en fin se ve ke lopetegui sigue Apretando a este Sevillafc ,ah y lo de kounde se ve claro ke se marcha ,ni jugo ,en fin este año tiene visos de ser mejor aún ke el pasado y este Sevillafc va a dar miedo cuando esté al completo , saludos desde Champions

  2. ambrosio

    Muy mal el defensor, creo que Jose Angel,¡porqué no depejó el balón antes que el delantero frances marcara el gol? esas ibdecisiones han costado el empate, derspues de todo el gran esfuerzo del dequipo. Mal, muy mal este deensa que con su actitud pasiva cedió el empate al PSG.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *