Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1
Copa del Rey
Córdoba Córdoba
0-1
Jornada 2
01 de diciembre de 2021
19:00
Sevilla Sevilla
0-1: Ocampos, min 110.

El hombre Copa

El Sevilla FC tiene entre sus filas a un hombre acostumbrado al barro. Un verdadero canchero que siempre tiene que jugar, esté bien mal o regular. A Lucas Ocampos le da igual el Santiago Bernabéu, que el Camp Nou que el campo de un equipo de cuarta categoría en una ronda temprana de la Copa del Rey en la que hay mucho más que perder que ganar.

Por eso, Ocampos apareció en Córdoba para evitar un desastre que habría marcado la temporada. Como apareció en Leganés y en Almería el pasado año, al igual que marcó en Escobedo de Camargo hace dos, para imponer su ley ante equipos de menor fuste pero igual o más intensidad y una mayor dosis de ilusión. No había mucho que ganar y sí mucho por perder, y gracias al argentino y a su dupla con su compatriota el Papu Gómez, dos de los que salieron desde el banquillo a arreglar el desaguisado, estará el Sevilla en la segunda ronda de la Copa.

Lopetegui no negoció demasiado el once inicial en Córdoba, refrendando sus palabras en las que aseguraba no fiarse nada del rival pese a las tres categorías de diferencia y que . De los cuatro canteranos convocados solo dio entrada a Iván Romero, el resto fue un equipo lleno de jugadores del primer equipo, aunque la mayoría suplentes. Lo más llamativo fue la entrada de Montiel, que acabó tocado el partido del Bernabéu y que es el único lateral derecho sano del primer plantel.

En un escenario que no tiene nada que ver con la división en la que juega, el Córdoba se vio alentado por los cerca de 20.000 espectadores que poblaban las gradas de El Arcángel. Comenzó animoso el conjunto blanquiverde y la primera llegada se la anotó un exsevillista como Simo. El hispanomarroquí trajo en jaque a la defensa roja casi toda la primera parte, y de sus botas nació la ocasión más clara del conjunto local. Un centro suyo tras una buena jugada personal la remataba Carlos Puga, poniendo en apuros a Dmitrovic.

El líder del Grupo IV de la Segunda División RFEF metía intensidad y no renunciaba a su forma de ser. Presionando arriba, con las líneas muy juntas e intentando sacarla jugada desde atrás. Ahí naufragaba el centro del campo sevillista, sin un pivote defensivo al uso y con Delaney perdiéndose en esa posición hasta el punto de tener que marcharse con un visible mareo. Óliver trataba de hacer todo lo que se esperaba de tres jugadores, pues los larguísimos minutos de Óscar fueron desesperantes, con inoportunas frivolidades incluidas. Un año y medio después, el talaverano sigue sin demostrar por qué el Sevilla apostó por él pagando más de 13 millones de euros al Real Madrid, y quizás afronte su último mes en el equipo.

El partido del Sevilla no era bueno y por momentos se veía superado por un Córdoba cuyo juego ofensivo giraba en torno a Simo, pero lo cierto es que las ocasiones más importantes empezaban a caer de su lado después de que Idrissi, en el 27’, probara por primera vez la confianza de Felipe Ramos, el mejor de los cordobesistas. Iván Romero tras una buena incorporación de Rekik y, sobre todo, Munir, de cabeza, mostraban en El Arcángel que ahí asomaba el aspirante a todo.

A ningún sevillista le gustaba lo que veía y tampoco a Lopetegui, que envió un mensaje al equipo y al Córdoba metiendo a dos pilares como Diego Carlos y Ocampos, este último por un Idrissi que ni mucho menos estaba siendo de lo peor.

La declaración de intenciones se tradujo en un inicio de segunda mitad más impetuoso del Sevilla y temeroso de los locales. Sin embargo, con más control hubo menos ocasiones, y apenas una jugada rocambolesca de Iván Romero y un gol anulado a Rafa Mir se anotaban al bagaje ofensivo nervionense. El Córdoba seguía viviendo con tensión el partido e incluso disfrutó de una clarísima con un disparo de Willy Ledesma tras una indecisión de Diego Carlos y Rekik.

El Papu cambia al Sevilla

El Sevilla acabó los 90 minutos reglamentarios con seis de los titulares en el Bernabéu sobre el césped -serían siete con la entrada de Montiel- y, sobre todo, con el Papu Gómez jugando donde le gusta, donde parece no gustarle a un Óscar Rodríguez que terminó de desesperar, si no lo estaba ya, al sevillismo.

El Sevilla acabó los 90 minutos reglamentarios con seis de los titulares en el Bernabéu sobre el césped y, sobre todo, con el Papu Gómez jugando donde le gusta, donde parece no gustarle a Óscar Rodríguez .

El brío del argentino sustituyó a la apatía del talavaerano, agitó el partido y todas las opciones sevillistas pasaron por sus botas, pero no fue suficiente para evitar la indeseada prórroga para un equipo que acaba el año con la gasolina justa y que no se puede permitir no ganar en 90 minutos a un equipo de tres categorías menos.

Papu Gómez, en el partido ante el Córdoba (Foto: SFC).
Papu Gómez, en el partido ante el Córdoba (Foto: SFC).

La prórroga ya se le hacía demasiado cuesta arriba al Sevilla y Lopetegui usó el sexto cambio para meter a Koundé y minimizar así las opciones del Córdoba. El Sevilla se echó en las manos del Papu y sumaba ocasión tras ocasión para evidenciar su falta de pegada, pues no es casualidad que Felipe Ramos fuera el mejor de su equipo, como tantos otros porteros en tantos otros partidos.

El primer tiempo fue un monólogo y en el segundo llegó el gol del salvador Ocampos. El mismo que salvó al Sevilla el año pasado en Leganés y en Almería volvió a bajar al barro, a su versión más canchera, para aprovechar un pase en largo de Óliver Torres, sortear al meta cordobesista sin tocarla y marcar a puerta vacía.

El mismo que salvó al Sevilla el año pasado en Leganés y en Almería volvió a bajar al barro, a su versión más canchera, para aprovechar un pase en largo de Óliver Torres, sortear al meta cordobesista sin tocarla y marcar a puerta vacía.

Lo justo, lo justito justito para que el Sevilla no fracasara en El Arcángel. Un partido que evidencia las carencias de un equipo cansado al que la Copa le viene en mal momento por la plaga de lesiones y la falta de descanso. Lo bueno es que sigue vivo en el Torneo del KO, ese que se ha empeñado en animar en las últimas dos décadas. Lo malo es que esta gasolina extra desperdiciada no volverá al depósito de unos jugadores que van muy justitos y que necesitan el paso adelante de sus teóricos sustitutos, aunque muchos arrojaron la camiseta en la oportunidad de mostrarse.

3 comentarios

  1. Bill

    El bayer de cordoba fue el que eliminó al betis no ? Y el cadiz también y os metio 5 no oliver?jajaja

  2. Rafa

    El Bayer de Córdoba, como dices, nos lo ha puesto mucho más difícil que ustedes en vuestro campo, donde nos paseamos como siempre.

  3. Oliver

    Hombreeee al bayer de Córdoba le habeis ganado en el último minuto de la prórroga por 1 0 jajajajaja raton da la cronica del partido jajajaja que vergüenza hiooo

Enviar comentario Ver los 3 comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando