Secciones

Así se entrena Ana Gayán

Un contenido de:
ElDesmarque

Viernes, 20 de Septiembre de 2019. 12:03
Ana Gayán
Ana Gayán

“La primera vez que la vi en acción, tuve claro que la quería para mi equipo. Atesora unas excelentes condiciones y un enorme talento para brillar en este deporte”. Así define Anna Baranova, la seleccionadora nacional del conjunto de gimnasia rítmica, a Ana Gayán, una de las nuevas componentes del Proyecto FER 2019. Ana (22/05/2000, El Puig) comenzó haciendo ballet desde bien pequeña. Pero la gimnasia se cruzó en su camino.

Ana Gayán y su cambio a los siete años

Muy pronto, demostró que reunía aptitudes para llegar lejos. De esta manera, a los 7 años, decidió cambiar las zapatillas de ballet por las punteras de la rítmica. Y desde entonces, no se las ha quitado. Su innata elasticidad y sus excelentes condiciones corporales han sido determinantes en su progresión.

La deportista valenciana se inició en el Club Puçol como gimnasta individual. En 2010, en Benidorm, disputó su primer Campeonato de España. Después de esa competición, empezó a alternar la modalidad individual con la de equipos. Así, hasta que en 2014 llegó la llamada de la selección española y su consecuente incorporación al CAR (Centro de Alto Rendimiento) de Madrid. El cambio de vida, radical y brusco, implicaba el sacrificio de dejar a su familia y sus amigos de siempre en Valencia.

Al mismo tiempo, Ana se veía obligada a compaginar los estudios con la disciplina y la exigencia del día a día sobre el tapiz. “Yo era una ilusa de la gimnasia. Conocía a algunas compañeras, pero no era consciente del funcionamiento de la selección, ni de la dureza de los entrenamientos. Por ello, cuando entré en el CAR, estaba muy sorprendida, no me podía creer que me hubieran seleccionado a mí. Estaba como en una nube”, rememora Ana Gayán.

Ahora, con 18 años, la nueva integrante del Proyecto FER es mucho más madura y consciente de todo el largo camino que ha recorrido para formar parte del conjunto senior, inmerso en una frenética lucha por estar en los Juegos de Tokio 2020. “El inicio del ciclo olímpico fue muy complicado. Teníamos el listón altísimo. Asumíamos el relevo de las subcampeonas olímpicas de Río. La gente se acostumbra muy rápido a los éxitos y esperaba resultados muy pronto. Al mismo tiempo, nosotras nos metíamos mucha presión porque queríamos hacerlo perfecto. Ya digo, los inicios fueron terribles. Pero ahora, ya nos hemos adaptado, hemos crecido como gimnastas, vamos progresando con el paso de los meses y estamos trabajando muy bien para lograr el billete olímpico, explica Gayán.

Ahora podemos comprobar cómo entrena cada día.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?