Pesadillas

Un contenido de:
Víctor López

Según la RAE, “preocupación grave y continua que siente alguien a causa de alguna adversidad” y “opresión del corazón y dificultad de respirar durante el sueño”. En granota moderno igual puede ser cualquier balón parado en contra que las noches en vela que llevará Quico Catalán con Morales o Campaña alterando su descanso. Qué sensación. Ni melatonina ni diazepam. ¡Eso no hay quien lo pare! 

Porque podemos hablar ya de que hay caso Campaña, ¿no? Igual el caso es que no hay caso. Pero siempre queda bien. Puro marketing. La realidad es que salvo giro inesperado de los acontecimientos lo normal sería no volver a verlo esta temporada. Jugando digo. Como mucho alguna aparición así en plan figurante del típico anuncio de la Lotería. O de extra a modo ‘policía 2’ o ‘vecino 4’ en cualquier reparto de película de sábado a mediodía en la tele. Viendo que el equipo no se ha resentido con su ausencia, el tomate ahora está en los despachos. Su inoportuna recaída debe tener al Big Data a punto de implosionar. El Excel, colgado. La calculadora echando humo. No cuadra. ¿Control+ALT+Suprimir? ¿Reseteo? Y que no haya que formatear…

Campaña, durante un lance del Levante-Espanyol (Foto: LaLiga).
Campaña, durante un lance del Levante-Espanyol (Foto: LaLiga).

Porque podemos hablar ya de que hay caso Campaña, ¿no? Igual el caso es que no hay caso. Pero siempre queda bien. Puro marketing. La realidad es que salvo giro inesperado de los acontecimientos lo normal sería no volver a verlo esta temporada. Jugando digo.

Cuidado que puede ser gordo. Ríete tú del ‘Alcoyanazo’. Recordemos la necesidad/obligación de ingresar el próximo verano unos 16 kilos. Y no lo digo yo. Lo dicen los números. Los oficiales. El guion estaba claro. Estaba. All in a Campaña. Bardhi para el por si acaso. Y Aitor, mal menor e insuficiente. Bien, pues todo por el aire. En el mismo quirófano que hoy se opera el sevillano deberían aprovechar, ya de paso, para intentar también recomponer un plan que se desquebraja por momentos. A ver de dónde salen ahora los titos. Y más en tiempo de pandemia. Que en el fútbol también se nota. ¡Show me the money! O Roger marca diez o doce goles más y alguno se vuelve loco o como no alquilemos el estadio aprovechando que ahora está tan bonito… “Recién reformado”. Un par de fotos chulas. Y para el anuncio tiene tirón.

Daños colaterales. Si algún optimista profundo tenía la mínima esperanza de ver alguna cara nueva a partir de febrero, ya sabe. Duchita de agua de fría. A menos que me callen la boca, nos la jugaremos con lo que hay. Y que no caiga nadie más. Ya si eso en verano, veremos. Si conseguimos la cuadratura del círculo igual hasta nos da para fichar algún central. De jerarquía o no ya casi es lo de menos. Con que sea central… No es tanto pedir. Y mientras tanto, digo yo, que igual no estaría mal alguna explicación. Digo yo. Saber qué se piensa al respecto. Qué se cuece ahí dentro. Acabas de perder uno de tus mejores jugadores. Con todo lo que conlleva. ¿Hay Plan B? ¿O C? No sé, ¡llámame loco! 

Menos mal que, de momento, al que sí que le salen las cuentas es a Paco López. De momento. Finalizada la primera vuelta, con un partido menos, 22 puntitos. A cinco del descenso. Una media que debería valer para revalidar el objetivo una vez más. No hay que relajarse. Eso nunca. Está la cosa que pierdes dos partidos y te vuelves a poner nerviosito. Y luego, pues, de lo que pase de aquí a marzo dependerá la volatilidad de la ilusión del populacho. Siete partidos por delante en lo que queda de este mes y el que viene. Cinco de ellos en casa (Valladolid, Granada, Osasuna, Atlético y Athletic). Madrid y Atlético, fuera. La parte alta (no voy a nombrar el continente) no queda tampoco muy lejos. Oye, ¿te imaginas?

A Paco López le salen las cuentas.
A Paco López le salen las cuentas.

Tanto que ayer me acosté deseando encontrarme otro Motherwell en mis sueños, el infierno de Atenas, la nieve de Luzhniki… pero de repente apareció Radoja persiguiendo a Cala, Postigo corriendo p’atrás dándole vueltas el cuello en plan playmobil (pero, ¿qué es esto?), Riganó preguntando por mí en sala de prensa, Jason contestándome a un tuit (¡ufff, me ahogo!), Bryan Ruiz, Lassad, Muñiz contando un chiste, López Lara y los de Tomelloso (¡quiero salir!) y en eso como que te falta el aire, que ves tu final y… ¡Nooo! Drama. Del bote que pegué me caí de la cama, desperté a mis hijas, creo que a las del vecino de abajo y mi mujer me mandó al sofá. Estaba ido. Sudando. Qué imagen. Me desvelo. Enciendo la tele y zapeo. Cada cosa peor. ¡Cierra los ojos, Víctor! Me dije. ¡Más fuerte! Mucho mejor volverse a la pesadilla…

Víctor López

Periodista

1 comentario

  1. Ajnaton

    Insuperable reflexión. Es cierto que yo siempre soy del vaso medio lleno y me cuesta ser tan agorero y suelo ver el lado positivo pese a que me ponga demasiado nervioso viendo los partidos, y eso que soy muy pausado, incluso mi hijo de 10 años se enfada conmigo y en ocasiones no quiere ver el partido a mi lado. Yo creo que el fair play se va a solucionar no con la venta de uno, sino con la venta de 3-4 a precio de saldo. Es lo que hay en la pandemia. Y solo espero que la próxima mala racha que llegará sea con 7-8 puntos sobre el descenso. Mis amigos "xotos" siempre me dicen que nos vamos a salvar holgados, incluso este año....quizá no lo veo así por nuestra historia. Y si vamos a otro cagazo? porque no? me alegra que seamos capaces de jugar sin Campaña ni Bardhi, pese a que mi hijo tiene 2 camisetas de Bardhi y 3 del Comandante....eso es otra historia y que espero que se solucione... a mi lo que me quema un poco es la reacción del 11 siendo que siempre ha defendido su levantinismo, por dinero? no creo.... Así que nada de pesadillas. Y de nuevo enhorabuena por tu artículo, todos los jueves estoy pendiente de que llegue.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *