Gracias por todo 'Sr. Lobo'

Un contenido de:
Manu Gimeno

Viernes, 30 de Septiembre de 2016. 06:14

Reportar vídeo

Poco se hablará de él a partir del lunes próximo, ya que el nombre de Cesare Prandelli lo copará todo, por eso le dedico estas líneas a modo de sentido homenaje a Voro, uno de los últimos hombres de club que se mantienen en el actual y global Valencia CF. Incluso una derrota ante el Atlético no empañará nada de lo que representa su figura. Voro es ese hombre tranquilo que soluciona problemas como hacía el 'Sr. Lobo' en Pulp Fiction, con firmeza consigue que todo vuelva a la normalidad.

Tengo dudas de que Voro conozca a Harvey Keitel, ese actor que encarnó a la perfección el liderazgo del 'Sr.Lobo'. Aquella aparición estelar en Pulp Fiction y el regalo para la posteridad de aquella mítica frase: “Soy el Sr. Lobo, soluciono problemas” . Esa sentencia se aplica a la perfección en el técnico de La Alcúdia con el Valencia CF. Bajo esa fachada de bonachón y hombre tranquilo vive una persona que tiene en la disciplina una de sus virtudes, a la que además, suma otras como la seriedad, la generosidad y la normalidad, un cóctel que tiene sello ganador y que ha devuelto la tranquilidad en cuatro ocasiones en el club de su vida.

Las siete premisas del Sr Lobo

Hay siete premisas del Sr. Lobo que Voro aplica a la perfección como técnico del Valencia CF y con ellas ha logrado cambiar la dinámica de las plantillas al borde del precipicio que cogió: sus mensajes son claros, cortos y con un enfoque orientado a resultados. La carta de presentación es importante y la de ambos no deja ninguna duda y es que un líder debe demostrar su valor. Es educado y mantiene la calma en cualquier situación: Da igual que el ambiente esté crispado, ellos se desenvuelven de manera pausada en medio del estrés. Este comportamiento en momentos difíciles es lo que le hace ser a un líder bueno o extraordinario.
La importancia del esfuerzo y que se aplica él mismo: Voro le ha metido en la cabeza a sus futbolistas que son capaces de hacer lo imposible, les exige mucho pero se pone como ejemplo y es el primero en exigirse. Controla todos los aspectos de la situación que está manejando: Un buen líder conoce toda la información relevante para la toma de decisiones y es flexible a los contratiempos, siempre busca soluciones a corto plazo. Exigente y saca lo mejor de cada uno: el 'Sr. Lobo' no permite faltas de respeto aunque tenga delante dos asesinos, sabe que es bueno y confía en si mismo, pues algo similar le sucede a Voro, que tiene en esa exigencia una virtud como técnico. 
La funcionalidad por encima de la perfección: Voro ha perdido un partido como técnico del Valencia CF, lo hizo en Barcelona, salió goleado 6-0 y tras el tercer gol en contra en el primer cuarto de hora, ya pensó en el siguiente choque, el objetivo era sumar puntos para salvar al equipo y aquel encuentro ya estaba perdido. Daba igual cómo se perdiera en aquel momento. Y es que un líder debe transmitir a su equipo lo que necesita en cada momento y evitar perder el norte por buscar la perfección como le pasó a Ayestarán.
Negocia y convence: Le pasa como al 'Sr. Lobo', saca lo mejor de su equipo siendo dialogante y negociando con ellos, los líderes convencen desde la palabra y en la búsqueda de soluciones. Los futbolistas saben que ha venido para ayudar y por eso le respetan, son conscientes de que se mueve como pez en el agua en situaciones límite y es que las pulsaciones de Voro van a 45 mientras que en otras personas lo hacen a 180. 

Cuando el lunes deje el banquillo volverá a su faceta de delegado, y su paso por el vestuario habrá siso sin 'postureo' alguno porque Voro trabaja a la sombra de los focos y es ahí donde se encuentra más cómodo. Su comportamiento ya sea como delegado o entrenador del primer equipo no cambia, sabe que es la imagen del club en cada momento del día, no sólo durante los partidos, y se ha especializado a lo largo de estos años en evitar conflictos y en solucionar problemas que otros generaban. Su gran secreto pasa por aplicar y mantener en el tiempo esa generosidad en el esfuerzo que ya tenía como futbolista; el valenciano ha conseguido dejar huella, formar una leyenda en torno a su figura y dejar su legado para la historia.

Chendo y Cheryshev


Errores como el de Chendo con Cheryshev en la Copa y que acabó con la eliminación del Real Madrid a manos del Cádiz o uno que nos pilla más de cerca como el de Juan Cruz Sol en Novelda en 2001 con aquella eliminación del Valencia por alineación indebida, nos recuerdan también lo complejo que puede llegar a ser la toma de decisiones de un delegado, por todo esto se engrandecen la figura de estos hombres de club. Por un lado, sin rechistar hacen de 'secretarios' de los futbolistas, ayudándoles a que su día a día sea más fácil, mientras que por otro y casi sin despeinarse te apagan un incendio ganando partidos como entrenador del primer equipo. Así son ellos. Gente de club, personas que sienten el hierro de verdad y a los que no les importan lo que les suceda mientras su equipo se vea favorecido.
En Manchester sacan pecho de su 'Generación del 92': auténticas leyendas como Paul Scholes, Nicky Butt, Phil y Gary Neville, Giggs y Beckham, pero aquí en Valencia no son ellos los que sienten el hierro Sr. Lim, aquí son los Arias, Giner, Camarasa, Tendillo, Fernando Gómez, Albelda... Aquellos que salieron de la cantera y que han mamado las señas de identidad del club desde pequeños. Y también Voro. En pocos días pasará de nuevo del frente a la Reserva, a la espera de poder solucionar cualquier tipo de problema que haya en el futuro, aunque por el bien de todos esperemos que Prandelli esté muchos años y dejen descansar a nuestro 'Sr. Lobo'. Gracias Voro. 

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *