Exceso y defecto

Un contenido de:
Sergi López

Dani Gómez pelea en el choque amistoso ante el Sevilla. (Foto: Levante UD)
Dani Gómez pelea en el choque amistoso ante el Sevilla. (Foto: Levante UD)

El domingo a las 12 el Levante UD visitará al Osasuna, después de disfrutar de una semana de descanso, tiempo más que de sobra, para recapacitar sobre lo sucedido en Mestalla en el arranque liguero.

Sin más sensaciones que la de los partidillos disputados para seguir cogiendo forma, la única noticia positiva es el estado de forma del capitán. Morales, está más cerca de poder compartir titularidad con uno de sus mejores socios en ataque, Roger, que apura sus días de recuperación, para sacar de nuevo sus pistolas en LaLiga Santander, probablemente ya en Pamplona.

Con sobrepoblación en el centro del campo, el conjunto granota, no puede inscribir a Malsa, ya que la operación salida, se complica mucho más de lo previsto. Hay que dejar salir a futbolistas que no cuentan para Paco López, y para los que encontrar acomodo, está siendo misión imposible.

Ese exceso de futbolistas, contrasta con la falta de hombres importantes en defensa. Por mucho que el mercado se alargue hasta entrado Octubre, ha pasado una semana sin que la dirección deportiva considere importante incorporar hombres en defensa. Eso, evidentemente, colapsaría más la operación salida, ya que para traer, hay que sacar.
De nada sirve el bueno juego del equipo en ataque, las rápidas transiciones ofensivas y el dominio al rival, si encajas goles por doquier a la mínima que se acercan por los dominios de Aitor. Tener al mejor portero de la liga, sirve de poco, si lo dejan solo ante el peligro.
El club ha crecido de una forma inimaginable en los últimos 10 años. De ser un equipo ascensor, a consagrarse como un fijo en primera, no es un cambio sencillo para nadie. En cada rueda de prensa o canutazo que da cualquiera de los que tienen mando en plaza, escuchamos aquello de dar el paso necesario para afianzar de verdad al club en LaLiga, y aspirar a retos
mayores.
Si quieres mejorar, pero sigues haciendo siempre lo mismo, va a ser complicado que lo consigas. Si algo se echa de menos de aquel Levante que se paseó por Europa, es la seguridad que transmitía su defensa y la confianza en los jugadores de la casa. En el resto, es innegable el crecimiento del club, que en lo deportivo, seguirá atascado si no da un golpe de timón y con urgencia, ya que el tiempo se agota.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *