Crónica del Levante-Málaga de la vuelta de octavos de final de la Copa del Rey 2005 | Noticias Levante UD
Secciones
Levante
3-2
Málaga

Barral despierta al Levante de su letargo pero la épica fue imposible

Un contenido de:
Javier Mínguez

Martes, 13 de enero de 2015. 20:15
David Barral,después de marcar uno de sus dos goles ante el Málaga (A. Iranzo)
David Barral,después de marcar uno de sus dos goles ante el Málaga (A. Iranzo)

El Levante UD cayó eliminado de la Copa del Rey frente al Málaga aunque rompió con su racha de nueve partidos sin conseguir la victoria al superar por 3-2 a los de Javi Gracia. El equipo de Lucas Alcaraz entró en descenso en Liga tras la 18ª jornada pero puede decir que ha recuperado las buenas sensaciones, sobre todo por el buen partido de futbolistas como David Barral, que hizo doblete, o Jordi Xumetra. La lástima, que el delantero gaditano no podrá jugar contra el Elche la próxima jornada de Liga por acumulación de tarjetas.

Al Málaga no le hicieron falta demasiados alardes para dejar sentenciada la eliminatoria, si es que no lo estaba ya tras la ida en La Rosaleda, en cuanto lo creyó conveniente. Sólo tuvo que cocinar a fuego lento el partido y esperar pacientemente el error defensivo de los granotas lanzando pases en profundidad y romper la línea de fuera de juego local. Tampoco le hizo falta esperar mucho a los blanquiazules: en el minuto 22, prácticamente en una de sus primeras acciones de ataque, Víctor Horna aprovechó un balón interior para batir por bajo a Jesús Fernández por el lado del portero.
Al conjunto azulgrana le costó reaccionar, tanto que no lo hizo. El partido fue parecido al del Deportivo: poca convicción a la hora de encarar la portería rival. La única diferencia, que frente a los gallegos en Liga jugaron los titulares y en Copa frente a los de Javi Gracia los suplentes. Ni los primeros dieron el callo en un duelo en que se jugaban la vida frente a un rival directo ni los menos habituales se reivindicaron en el torno del KO por si Lucas Alcaraz piensa reclutarlos para la batalla principal. En el 38', Samuel galopó por la banda derecha y centró al área. La pelota salió despedida hacia la frontal del área. Entre la zaga del Levante y su segunda línea para capturar el rechace, el desierto, una autopista, la nada, como en La Historia Interminable. El resultado, Recio capturó el esférico y lo coló desde fuera del área por la escuadra de la meta de Jesús. Dos disparos, dos goles. Poco trabajo para el cancerbero granota en el primer tiempo.
El único amago de reacción por parte de los valencianos en el primer tiempo fue un tiro de Pedro López desde dentro del área que se marchó a las nubes. El partido no cambió mucho en los primeros compases de la segunda mitad. De hecho, el Málaga estuvo a punto de hacer el tercero con un cabezazo de Juanmi que detuvo Jesús. Era tal la pasividad de la defensa azulgrana que al atacante malaguense todavía le dio tiempo a llegar al rechace pero el meta local estuvo rápido. Lucas Alcaraz no esperó más y movió el banquillo, dando entrada de una tacada a Xumetra y Barral. Y dio en el clavo. Ya en la ida el interior dio muestras de querer tener un mejor papel en este Levante y, nada más entrar, evolucionó rápido por el flanco derecho para disparar. A la grada, pero ya era algo. Poco después, El Adoua cabeceó una falta lateral y David Barral capturó el cuero para batir a Ochoa.
Era el 71' y, tres minutos después, Barral protagonizó una gran acción para empatar el encuentro. Recibió la pelota de las botas de Rubén, hizo un recorte dentro del área y superó de disparo cruzado al 'Memo'. Era el segundo gol del gaditano en el encuentro y tercero de la temporada pero, aunque había pocas opciones de obrar el milabro, el andaluz todavía buscó un tercero gol y casi lo consiguió. Xumetra, muy activo desde que salió, puso un gran servicio desde su banda y Barral remató con un potente testarazo pero ahí sí que se estrelló con el arquero mexicano del Málaga, que realizó una gran intervención. Poco después, una jugada calcada pero en esta ocasión el '7' levantinista golpeó con la derecha hacia la valla de publicidad. El Levante empezaba a creer, no en la remontada, pero sí en sí mismo que, tal y como está la situación, no es poco. Tanto que al saque de un córner el balón llegó a los dominios de Juanfran y el capitán marcó. El partido se animaba e incluso se llegó soñar con la épica pues Barral hizo el cuarto pero el árbitro consideró que la metió con la mano. Y lo expulsó. No dio para más el encuentro, sólo para encender un rayo de esperanza en la desanimada afición granota.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *