Cuenta atrás Copa del Rey
Advertisement

Despedidas

Un contenido de:
Víctor López

Según la RAE, fácil: “Acción y/o efecto de despedir a alguien o despedirse”. En granota, a día de hoy, la gran pregunta. ¿Llegará pronto la de Morales? Por el cuándo. Y, sobre todo, el cómo. Me había prometido no hablar del culebrón de moda. No entiendo la que hay montada con algo tan lógico como un jugador que acaba contrato, no le convence la oferta de renovación y se ve que está abierto a escuchar ofertas. Hombre, normal, ¿no? No se va a quedar en casa. O se va a ir a jugar a waterpolo. Podría ser, pero no lo veo. Por lo del gorrito más que nada. 

 “Ya, pero es que es Morales”. Sí. Vale. Puedo aceptar barco. No pasará con Doukouré, desde luego. “Ya, pero es que le prometieron no sé qué”. Ok. Aceptamos pulpo también. Feo lo de no cumplir la palabra que uno da. Pero bueno, que lo que tenía que decir del Comandante lo hice en el último Bunker del año pasado. Ahí está la hemeroteca. Eso sí, me permitiré añadir un ligero matiz. Apenas sin importancia. ¿Era necesario? Pregunto. Porque si algo ha quedado claro en los últimos tiempos en Orriols es esa facilidad casi innata para enterrar mitos. Defenestrar leyendas. O dejarlas a mitad camino. Convertir héroes en villanos. Y José podría ser el próximo. Uno más.

Morales celebra un gol con el Levante
Morales celebra un gol con el Levante

Recuerdo aquel 7 de junio de 2011. Como si fuera ayer. Lo refresqué, además, esta semana en busca de un toque de inspiración. Lo tienen en Youtube. Luis García, como podía, entre lágrimas, escudado por un fraternal Quico y un cómplice Manolo, cerraba su histórica y triunfal etapa. No era para menos. Hoy, podría presumir de ser el último grande que salió con honores. Ovacionado y con el reconocimiento que merecía. En realidad, recuerdo dos más. Juanfran y Pedro López. Pero lo del primero me pareció siempre un caso muy oscuro. Muy extraño. Aún me lo sigue pareciendo (un día hablaremos de esto). Y lo del segundo, con todos mis respetos, lo vi algo desmesurado. Lo siento. 

Les invito a refrescar la memoria. Ni el mismísimo Ballesteros. Si hay un referente en este Levante más moderno ése es ‘Papá’. Pues ni salió a hombros del campo ni tan siquiera tuvo la oportunidad de decir adiós en sala de prensa. El caso Barkero (otro día hablaremos de esto también) se cargó al mito. De un plumazo. Y, lo peor, el club no hizo nada por evitarlo. También cayó Juanlu aquí. Pocos habrán como el ‘malaguita’. El ‘cagazo’. Sus goles para el recuerdo. Fulminado con una simple llamada de teléfono en plenas vacaciones. Una simple llamada que nunca recibió aunque fuera para preguntar cuando su “compañero” (por llamarlo de alguna manera) le acusó injusta y equivocadamente de haberse vendido. Aún está esperando. La llamada. Y que se demuestre algo. Imposible, claro. Qué triste.

Por otro motivo, pero ese mismo verano, salió Iborra. Esto es caso aparte. Como lo es Héctor Rodas, pero a distinto nivel. Confío en que Vicente vuelva más pronto que tarde. Y cuelgue las botas de azulgrana como es su gran sueño de punto y final. Pero viendo el percal, me lo creo todo. A saber entonces si picará una mosca o un mosquito. Y un año antes, Rubén Suárez. Cruel final el suyo. ¿Recuerdan? Yo sí. Último partido. Athletic de Bilbao. No era oficial pero estaba clarinete que no lo iban a renovar. Día histórico. Goles de Ghezzal. ¡Primera vez que jugaremos en Europa! El Ciutat, lleno. Despendolado. Ganando 3-0 y haciendo la ola. Escenario idílico para que salga el ‘Enano’ y se caiga la grada. Minuto 89 y Juan Ignacio retira a Botelho (otro capítulo aparte)… ¡y saca a David Navarro! ¡Por sus cojones¡ JIM, tenlo claro, perdono pero no olvido. Nunca entendí como luego Rubén se prestó a aquella infame y falsaria rueda de prensa. Limosna. Migajas.

Curioso. El técnico también tuvo su dosis. Para muchos el mejor entrenador de la historia del Levante. Para mí, dejémoslo en el más laureado. El mejor lo nombré unas líneas más arriba. Ojo. Tuvo al equipo líder varias jornadas. Lo acabó metiendo en Europa. La única vez en la historia. Poca broma. Lo llevó a octavos de final de la UEFA Europa League. Por poco, no lo mete en cuartos. Contra el Chelsea hubieran sido. Nada menos. Y a punto estuvo de meterlo, otra vez, al año siguiente. Hasta la última jornada tuvo opciones. Todo eso le valió para una merecida patada en el culo. Se fue agradecido y agradeciendo (oficial). Pero dolido y con resquemor (la realidad). Normal. “Había que cambiar el librillo”, se dijo. Y au. Adiós muy buenas. Bárbaro. 

Rubén García. Otro. Quizá menos flagrante pero cuanto menos significativo. Y el más reciente. También escabroso. Tito. Ascenso y dos permanencias. Objetivos más que conseguidos y un trabajo palpable y plausible. Pero había que montar el numerito. Típico mareo. Que sí que no que nunca te decides. Un poquito de escarnio público y de colofón… ¡el Big Dat! ¡Loado sea el Señor! No merecíamos seguir viviendo.

No sé si estaremos ante los últimos meses de Morales en el Levante. No sé cuál será el próximo giro de guión que tiene Quico preparado.

No sé si estaremos ante los últimos meses de Morales en el Levante. No sé cuál será el próximo giro de guión que tiene Quico preparado. Tampoco si el bueno de José engrosará la lista de repudiados. Su sombra es demasiado alargada. Quizá tanto que no interese que se alargue hasta hacérsela a quien no toca. Por no saber, no sé qué pinta la Dirección Deportiva (y el Big Data, of course) en todo esto. Tampoco si están currando, confinados, o de vacaciones. En pleno mercado. Pero eso sí, y esto lo tengo claro, transparente y cristalino, ¡la culpa es de Paco López! Él guió a las masas a asaltar el Capitolio. Él ha traído a Filomena. Él hundió el Titanic y extinguió a los dinosaurios. Él me robaba el bocata en el recreo, me suspendió el selectivo y me levantó a mi primera novia. En mi cara. Paco, una cosa, te pasas. Ahora, ya lo sabes: perdono pero no olvido...

Víctor López

Periodista

3 comentarios

  1. JOSELE

    CARLOS: No construyes, destruyes. No puedes soportar que el Levante esté en los mejores momentos de su historia. Hueles a Sarver, es decir billete para la 2ª B. Te eriges en oposición, con argumentos insostenibles. No me gustaría verte en un puesto de dirección del Levante. Siempre apareces cuando hay alguna cosilla para hurgar, para hacer daño. Cúrate.

  2. Alberto

    Eres un crack pues cuando quieras te cuento la que le hizo con el antiguo representante de Roger
    Se le ve mucho el plumero al señor presidente

  3. Ajnaton

    Brutal 👏👏👏

Enviar comentario Ver los 3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *