Secciones

Cómo afectó la riada del 57 al estadio de Mestalla y al Valencia CF

Lunes, 14 de Octubre de 2019. 13:00
Mestalla tras la riada. (Foto: Web Valencia CF)
Mestalla tras la riada. (Foto: Web Valencia CF)

Cada 14 de octubre no es un día cualquiera en Valencia. En 1957 una devastadora riada asoló la ciudad. Mestalla y el Valencia CF no fueron una excepción. El club y su estadio sufrieron las consecuencias y tardaron meses en recuperar la normalidad. He aquí las imágenes y la triste historia de la riada del 57 y sus consecuencias. Se cumplen 62 años, pero los recuerdos siguen vivos en la memoria colectiva del valencianismo.

La Gran Riada del Río Turia que inundó Valencia en 1957 también afectó gravemente a Mestalla: los sistemas eléctricos, las sillas de tribuna y las oficinas sufrieron la peor parte de aquellas horas tristes y horribles tras las cuales habían quedado 81 muertos, miles de valencianos sin hogar, y la ciudad llena de barro y agua con muchos meses por delante para su reconstrucción total.

Aquel 14 de octubre de 1957, las fuertes lluvias de varios días acabaron desbordando por completo el caudal de río Turia a su paso por la ciudad y provocando numerosas pérdidas humanas y materiales. Por su proximidad, uno de los edificios que más afectado se vio por el agua fue el estadio de Mestalla.  

El Valencia CF vio como su estadio quedaba completamente inundado durante aquellas horas y el agua llenaba las gradas, dejando un panorama desolador: las butacas caídas sobre el césped y el acceso al estadio y a vestuarios totalmente inundado.

Uno de los peores arranques ligueros de la historia

Deportivamente claro que se notó y el equipo protagonizó uno de los peores arranques de su historiaEn aquella temporada 1957-1958 de la riada ya que el el club de la capital del Turia no logró la victoria hasta la jornada 11, un ocho de diciembre. Pero esa temporada se dio una circunstancia excepcional ya que la ciudad del Turia quedó arrasada por la riada. 

Mestalla tras la riada. (Foto: Web Valencia CF)
Mestalla tras la riada. (Foto: Web Valencia CF)

Ese año el Valencia comenzó mal. Acumuló tres empates y tres derrotas en las seis primeras jornadas y alargaría la mal racha inicial aún hasta la jornada décima. Si bien es cierto, de los diez primeros encuentros del campeonato de Liga sólo pudo jugar dos por la riada, que empató ante el Real Madrid y el Barcelona.

En el interior del túnel de vestuarios por donde acceden al césped los jugadores del Valencia CF en cada partido como local, hay una placa que marca la altura exacta hasta la que llegó el agua en aquella riada.

Jugó en San Sebastián y no volvió a casa

La noche anterior a la gran riada, el Valencia CF, entrenado por aquel entonces por Luis Miró, había disputado un encuentro ante la Real Sociedad en Atocha. Al conocer el equipo las noticias que llegaban del estado de la capital valenciana tomaron la decisión de esperar a que la riada se apaciguara. La Junta Directiva del Valencia, entonces, celebró una asamblea en la que decidió aplazar el partido ante el Real Sporting de Gijón en Mestalla y se disputaron cinco partidos consecutivos como visitante

Sería en el regreso al viejo templo, el 8 de diciembre, cuando el equipo se reencontraría con el triunfo. Atrás habían quedado semanas y meses de desazones humanas y deportivas y el firme deseo de no volver a vivir jamás un episodio así.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?