El Valencia CF de Peter Lim regresa a la primavera de 2017 como los "cangrejos"

Jueves, 02 de Julio de 2020. 08:00

El Valencia CF de Peter Lim, de Meriton, que sacaba pecho por su propiedad hace apenas unas horas, ha regresado de facto a la primavera de 2017. Como los cangrejos, por utilizar el símil que usó Marcelino García Toral en una de sus últimas provocadoras ruedas de prensa que le costaron el puesto,

Tres derrotas en primavera

En el mes de abril de 2017 el Valencia CF, también con Voro en el banquillo, perdió en La Rosaleda (2-0) en la jornada 33, la misma que la actual., después encajó dos derrotas consecutivas más ante la Real Sociedad (2-3 en Mestalla) y contra el Real Madrid en el Bernabéu (2-1). El equipo terminaría décimosegundo tras una campaña desastrosa en la que Ayestarán se marchó tras batir el récord de derrotas consecutivas; Suso García Pitarch se largó; Cesare Prandelli dimitió y Voro tuvo que comerse el marrón de acabar un año pésimo. 

Ya con Mateu Alemany rondando por Mestalla, al año siguiente el mallorquín encargaría el proyecto a Marcelino y, aunque este también encarriló tres derrotas consecutivas entre enero y febrero de 2018 (Las Palmas, Madrid y el Calderón), se respiraba otro ambiente. De hecho, el equipo se clasificó para la Champions, algo que tras la tercera derrota consecutiva este año es una quimera.

Voro ante el Athletic, el salvavidas de Peter Lim (Foto: Valencia CF)
Voro ante el Athletic, el salvavidas de Peter Lim (Foto: Valencia CF)

Koeman, otro nombre que le sonará a Lim

Pero hay para todos. Peter Lim, Meriton, Anil Murthy no han estado a la altura y ha colaborado a que el equipo esté sumido en una crisis de resultados y de falta de acierto preocupante. De hecho, hay que remontarse mucho más atrás, al año 2008. con Koeman en el banquillo -un hombre que seguro Lim conoce porque ganó una Champions- para encontrar tres partidos sin marcar. Fue en enero. Aquel año el equipo, también con Voro, se salvó de milagro y tras ganar una Copa del Rey, de nuevo la sombra de Marcelino, gracias a la autogestión del vestuario.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *