El Valencia también se 'carga' a Paco Camarasa

Lunes, 03 de Agosto de 2020. 19:17
Camarasa en el banquillo del Valencia. (Foto: LaLiga)
Camarasa en el banquillo del Valencia. (Foto: LaLiga)

El Valencia CF sigue prescindiendo de muchos de sus trabajadores. El último en caer es Paco Camarasa. El exfutbolista desempeñaba la función de delegado de la primera plantilla durante las últimas tres temporadas y ahora pone punto y final a su periplo en el club de Mestalla tras su despido.

Tal y como adelanta Radio Marca, el Valencia ha tomado la decisión de cortar la relación contractual con Paco Camarasa. El de Rafelbunyol abandona la entidad valencianista por la puerta de atrás tras 14 años como futbolista y 13 en los que ha combinado las funciones de entrenador y delegado del filial, así como la de delegado del primer equipo, función que desempeña en la actualidad.

El puesto de Paco Camarasa ya corrió peligro hace algunos meses, coincidiendo con la salida de Mateo Alemany. Su buena relación con Marcelino y su cuerpo técnico lo colocaron en la cuerda floja pero la intención del presidente Anil Murthy chocó de frente con el vestuario, que consiguió frenar el despido de Camarasa, algo que ahora no ha podido ser.

Camarasa, Piojo y Mendieta con la Copa del Rey de 1999. (Foto: Valencia CF)
Camarasa, Piojo y Mendieta con la Copa del Rey de 1999. (Foto: Valencia CF)

Día de despidos en el Valencia

El cese de Camarasa no ha sido el único que se ha conocido este lunes. El Valencia CF ha rescindido el contrato de cuatro profesionales que abandonan el club tras la decisión del jefe de los servicios médicos, Pedro López Mateu. Los últimos en caer han sido Toni Giner, médico del VCF Mestalla y muchos años de la primera plantilla blanquinegra, Alexander Menéndez, médico de la Academia y los fisioterapeutas de la Academia Alejandro Núñez y Pascual Casany Vila. Todos ellos ya están fuera del club como ha adelantado La Grada de Radioesport. El caso más sangrante, sin lugar a dudas, el de Toni Giner, que lleva al servicio del club más de un cuarto de siglo.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *