Un nervioso Guillamón no se gana la plaza de titular

Domingo, 27 de Septiembre de 2020. 12:00

A Javi Gracia no le quedaba otra. Las lesiones de Gabriel Paulista y Eliaquim Mangala obligaron al técnico navarro a darle la primera oportunidad de la temporada 2020/21 ante el Huesca a Hugo Guillamón, que comenzó la campaña siendo el cuarto central en discordia tras los dos mencionados y Mouctar Diakhaby. Con el francés formó la pareja defensiva y así comenzó su, tal vez, única oportunidad de convencer a Gracia antes de la (¿posible?) llegada de un central y la búsqueda del club de cederle a otro conjunto para que gane experiencia.

Sin embargo, no fue el mejor inicio para el canterano ni para el Valencia CF. El Huesca comenzó dominando la pelota y en los primeros diez minutos castigó el punto débil de Guillamón al volcar sus jugadas ofensivas por la banda para realizar centros. En el 4 y en el 6, Rafa Mir y Okazaki remataron de cabeza ante el '20' valencianista, sumando los dos primeros disparos del conjunto visitante.

No fue hasta los diez minutos finales del primer tiempo cuando el Valencia reaccionó, permitiendo menos internadas de los visitantes y jugando a que no pasaran demasiadas cosas. Así llegó el 1-0, en una falta botada por Daniel Wass que ni Maxi Gómez ni Diakhaby alcanzaron a rematar y que se coló en la portería de un Andrés Fernández que no pudo ver la trayectoria del balón.

Valencia CF - Huesca (Foto: Lázaro de la Peña / Valencia CF)
Valencia CF - Huesca (Foto: Lázaro de la Peña / Valencia CF)

En la reanudación, el Valencia comenzó relajado debido al resultado, pero el Huesca consiguió, después de tres ocasiones consecutivas, el gol del empate. De nuevo, con Guillamón, junto a Kondogbia y Diakhaby, involucrado en un balón aéreo que Siovas remató. Los visitantes continuaban explotando el punto débil del canterano y así llegó el 1-1. Sin embargo, más se esperaba de la dupla francesa que, por altura, debían ser los principales defensores del centro.

Sin embargo, la peor acción de Guillamón en el partido llegaría en el minuto 86, cuando un mal intento de recorte siendo el último jugador en defensa casi le cuesta un disgusto. Mosquera le robó el balón y disparó de lejos un tiro que detendría Jaume Domènech. Pudo ser el 1-2.

Finalmente, tablas en el marcador en un partido muy malo del Valencia y en el que Guillamón estuvo nervioso e impreciso en varios momentos. En el debe, cumplió en la salida de balón (su principal cualidad) y estuvo férreo al corte, pero tiene que mejorar para ganarse un hueco de titular en el club.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *