Tres centrales: la alternativa para frenar la sangría defensiva

Un contenido de:
Manuel Morera

Viernes, 30 de Octubre de 2020. 18:00

El Valencia CF ha comenzado LaLiga Santander de la peor manera posible. Sin encontrar la victoria, acumulando derrotas y con demasiados goles en contra. La plantilla ha perdido calidad en el centro del campo y, la ausencia de Kondogbia ha acrecentado los problemas. Los blanquinegros no dominan los partidos y los rivales encuentran con suma facilidad los pasillos interiores. Con once tantos encajados (uno de los equipos que más goles recibe), Gracia tiene que buscar alternativas a un 4-4-2 que, a priori, era el planteamiento con el que la plantilla se sentía más cómoda. Probó un ligero cambio con el doble lateral, pero no funcionó como se esperaba. Ahora, el navarro podría buscar una alternativa más arriesgada: un 5-3-2 que ayude a apuntalar el centro del campo.

Javi Gracia ya probó con defensa de tres contra el Cartagena en pretemporada y, sin un juego especialmente bueno, se logró la victoria. Este sistema tendría tantas ventajas como desventajas para el Valencia CF, requiere más jugadores específicos, otros tendrían que adaptarse y, como todos los planteamientos, podría acarrear una serie de problemas.

Defensa y medular al límite

El Valencia CF tiene una plantilla que, aunque nutrida de jugadores debido a la incorporación de canteranos y futbolistas que permanecían cedidos en otros clubes, es muy limitada. Los futbolistas que pueden pelear claramente por la titularidad son más escasos que otras campañas y falta que jugadores de banquillo cuenten con más minutos. Un sistema de tres centrales y tres mediocampistas necesita jugadores mucho más específicos que el clásico 4-4-2 y, si llegan las lesiones, eso puede perjudicar a Gracia. Aun así, los blanquinegros cuentan con la triste ventaja de solo tener que disputar dos competiciones.

Por ejemplo, si quisiera alinear a tres centrales; en estos momentos se quedaría sin alternativas en el banquillo. A la espera de cómo evolucione la lesión de Diakhaby, tan solo contaría con Guillamón, Paulista y Mangala. El canterano sería el principal beneficiado, su falta de envergadura ha sido determinante para que Gracia opte por otros zagueros y, con este sistema, pasaría a ser un futbolista clave en la salida de balón, que no tendría que preocuparse tanto por los lances aéreos y que podría actuar como un líbero del siglo XXI.

Guillamón  sería de los futbolistas más beneficiados por el cambio de sistema (Foto: Valencia CF).
Guillamón  sería de los futbolistas más beneficiados por el cambio de sistema (Foto: Valencia CF).

En el centro del campo el Valencia CF viviría un problema similar. Sin un mediocentro defensivo, faltan futbolistas en la medular. Aun así, sin Kondogbia, los ches ya tienen este problema. Wass y Soler es la pareja llamada a ocupar el doble pivote, pero si en algún momento Soler tiene que pasar a la mediapunta, tendría que echar mano de un banquillo en el que todavía no ha confiado. Jugadores que empezaron con fuerza, pero que han perdido peso en el equipo podrían tener su oportunidad. Esquerdo y, sobre todo, Racic serían los más beneficiados.

Un sitio para Kang In

Javi Gracia necesita encontrar un hueco a Kang In Lee en el once. El asiático es un futbolista diferente, por juventud todavía comete errores de bulto, pero es de los pocos efectivos que puede decidir por sí solo un partido. Lo ha demostrado con sus asistencias, pese a no estar contando con todos los minutos que a principio de temporada se esperaba. El principal problema de Kang In es que es un futbolista demasiado específico. Es un mediapunta de los que empiezan a escasear y en el 4-4-2 se ve desdibujado. En banda el equipo pierde potencial defensivo y acompañando al delantero, aunque ha tenido magníficos momentos, es demasiado intermitente.

Con este sistema Gracia podría colocar a Kang In en su posición ideal (Foto: Valencia CF).
Con este sistema Gracia podría colocar a Kang In en su posición ideal (Foto: Valencia CF).

Con el 5-3-2 Kang In Lee podría jugar en su posición ideal. Flanqueado por el doble pivote y, por delante, dispondría de dos delanteros a los que nutrir de balones. En la mediapunta tendría una libertad de movimientos total y se vería muy liberado de las tareas defensivas. Además, con este nuevo sistema y visto que con el 4-4-2 es una posición que cada vez ha ocupado en más ocasiones, Guedes pasaría a formar parte de la delantera.

Las alas del Valencia CF se transforman

Otro de los cambios más llamativos se produciría en las bandas y ahí el Valencia CF tiene muchas alternativas. Gayà, que cada vez tiene más galones actuaría de carrilero. Una posición intermedia entre el lateral que acostumbra a cubrir y el extremo que, contra el Elche, se vio que no es su posición ideal. El de Pedreguer podría aprovechar sus cualidades ofensivas sin perder su factor más determinante: llegar por velocidad desde atrás. Lato, que se estrenó como goleador, también se acoplaría a este sistema sin problemas. Cheryshev, una suerte de comodín, podría intervenir si el equipo necesita más mordiente ofensiva o incluso actuar como delantero.

En el otro costado el principal perjudicado sería Yunus Musah. El inglés dejaría de contar con un futbolista que le cubriera las espaldas y eso podría perjudicar su presencia en el once. En cambio, Thierry Correia ha demostrado que tiene muchas cosas que aportar en ataque, pero en defensa su nivel todavía es deficiente. Con un sistema como el 5-3-2, que potenciara sus virtudes, podría convertirse en un futbolista más provechoso. Caso similar al de Jason, cuyo nivel en ataque para ser extremo no es suficiente para el Valencia CF, pero su sacrificio defensivo sí que lo convierten en un jugador apto para el carril derecho.

Un posible once de Javi Gracia con un sistema 5-3-2 y contando las bajas del equipo podría ser el siguiente: Jaume, Jason, Paulista, Guillamón, Mangala, Gayà, Wass, Soler, Kang In, Guedes y Maxi.

1 comentario

  1. Guille

    ERROR! Jugar con tres centrales no es la solución,solo marearía más a los jugadores y crecería la descoordinación. Me pregunto porqué no se juega ya desde hace tiempo un 4-5-1, ya que con dos delanteros perdemos un efectivo en la presión,teniendo en cuenta que no solemos atacar demasiado.
    Creo que esta sería la solución,con el coreano de media-punta y organizador,debido a que todos conocemos la poca capacidad constructiva de los demas medio-centros,y por ello podría actuar de enlace entre los pivotes y los interiores,además de poder hacer en algún momento el último pase; tambien sería interesante aprovechar su llegada y su disparo.Cual sería la función de los otros dos pivotes? presionar,juntar líneas,defender,hacer faltas...el balón no lo necesitan,los queremos frenando los ataques contrarios,SOLO para eso.Los interiores y laterales que se hagan coberturas,es decir,si sube Gayà,Guedes se queda ( que chorrada estoy diciendo! )y viceversa. El delantero a correr y presionar como si fuera el último balón, que ahora hay 5 cambios y puede salir otro en el 70.
    Otra cosa,¿ por qué no cambiar al portero ? Parece tabú esto, pero creo que el conjunto mejoraría.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *