Notificaciones

¿Por qué al Valencia CF le gusta Neto?

Foto autor

Un contenido de:
Francisco Ortí


Reportar vídeo

Después de dejar prácticamente cerrada la salida de Mat Ryan al Brighton, el Valencia CF trabaja en la llegada de un portero que compita con Jaume Domènech por la titularidad y uno de los favoritos es el brasileño Neto, junto a Alphonse Areola, el predilecto de Marcelino García ToralSegún adelanta el diario italiano La Gazzetta dello Sport, el portero de la Juventus de Turín ha sido ofrecido al Valencia CF, información que ha podido confirmar ElDesmarque Valencia. El brasileño gusta y mucho en el conjunto de Mestalla.

La dirección deportiva del Valencia CF considera que Neto es una opción que se ajusta al perfil de guardameta que se está buscando para cubrir la portería en la temporada 2017 - 2018. Sin embargo, en el club consideran que su contratación es complicada y el que futbolista está pendiente de otras operaciones abiertas en el mercado. ¿Por qué le gusta Neto al Valencia CF? ElDesmarque Valencia trata de dar respuesta a esta pregunta a través de las virtudes y defectos del portero brasileño.

Reflejos y agilidad

Neto pertenece a una generación de portero brasileños que destaca por su agilidad y reflejos felinos. Históricamente, los guardametas brasileños han sido muy criticados, pero la situación cambió gracias porteros solventes y espectaculares como Julio César o el propio Diego Alves. Neto prolonga esa estirpe. Pese a su corpulencia (mide 1,92 metros), es un portero felino que se mueve con agilidad bajo palos. En ese sentido, recuerda a Diego Alves, aunque no es tan plástico como el actual inquilino de la portería del Valencia CF. Durante su etapa en la Fiorentina protagonizó actuaciones memorables que le valieron para ser pretendido por algunos grandes de Europa y acabar fichando por la Juventus de Turín.

Buen achique de espacios


Más allá de sentirse cómodo bajo palos, a Neto también le gusta escapar del área pequeña cuando es necesario. Es un guardameta valiente en los cara a cara contra los delanteros rivales y es especialmente habilidoso a la hora de achicar espacios. Sabe aprovechar su corpulencia y su colocación para reducir espacios al atacante en los uno contra uno y tapar todos los huecos posibles. Esto le permite ganar un gran número de duelos en el área frente a los delanteros rivales pese a encontrarse en desventaja.

Necesitado de continuidad

Neto llegó a la Juventus de Turín en 2015 para ser el heredero de Gianluigi Buffon. La Vecchia Signora planeó realizar un relevo generacional en la portería, pero el veterano guardameta italiano no estuvo muy por la labor. Tanto es así que dos años después, Buffon continúa siendo el amo y señor de la portería bianconera. Durante estas dos temporadas, Neto ha vivido a la sombra de Gigi y apenas ha podido disputar 22 encuentros, la mayoría de ellos en la Coppa de Italia. Por ello, el brasileño está necesitado de minutos y ha decidido cambiar de aires en busca de un nuevo destino en el que pueda disfrutar de continuidad.

Demasiados riesgos con los pies


A pesar de ser brasileño, Neto no destaca especialmente por su habilidad para manejar el balón con los pies. De hecho, se trata de una característica que le ha jugado malas pasadas a lo largo de su carrera. Su exceso de confianza le lleva a asumir riesgos y, como consecuencia, a cometer errores graves. Durante su etapa en la Fiorentina regaló más de un gol por mostrarse torpe con el balón en los pies. En la Juventus de Turín también ha sido víctima de ello. Esta temporada protagonizó una acción ante el Nápoles que dio la vuelta al mundo, cuando intentó controlar un balón, pero éste se le escapó por debajo del pie y permitió a Mertens marcar a puerta vacía.

Mala gestión de la presión

Neto es hijo de portero y asegura haber recibido muchos consejos de su padre. Por lo tanto, ser portero está en su ADN, aunque a lo largo de su carrera ha dejado la sensación de tener problemas para gestionar la presión. Fue expulsado en su primer partido con el Atlético Paranaense, mientras que sembró dudas en sus inicios con la Fiorentina. Después de pasar sus primeras campañas como viola en el banquillo, Montella le dio la confianza en 2013 y lo eligió como su portero titular para ese curso. Sin embargo, en sus primeros partidos cometió algunos errores y fue cuestionado por la prensa. Montella mantuvo su confianza en él y Neto levantó el vuelo hasta a convertirse en ídolo de la Fiorentina.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando