Adiós al presidente que vendió el Valencia para poder salvarlo

Un contenido de:
David Torres

Miércoles, 01 de Julio de 2015. 17:31

Reportar vídeo

Ni los bancos, ni los otros candidatos para comprar el club, ni las instituciones... La herida que ha terminado por colmar el vaso de la paciencia y por derrumbar a Amadeo Salvo ha sido provocada por uno de su equipo. La decisión de Peter Lim, a quién él le facilitó su llegada a la propiedad del club, de ponderar a Nuno Espírito Santo y Jorge Mendes como responsables de la política de fichajes del club, ha sido el punto y final a su presencia al frente del club. Una decisión que había tomado meses atrás por la grave enfermedad de su padre que le obliga a regresar a la empresa familiar.

Amadeo Salvo pone fin a dos años y veintiséis días (756 días) de presidencia marcados por la lucha contra la quiebra técnica del Valencia, los poderes establecidos, y de pelea denodada para conseguir que el Valencia cayera en manos de una de las siete candidaturas que optaron para comprar las acciones en manos de la Fundación y, por tanto, ser dueños del club. Han sido, en definitiva, dos años que se podrían resumir en varios objetivos:

a) Evitar la quiebra técnica  

En enero de 2013, la Fundación Valencia CF no pudo afrontar el primer pago de los intereses de un préstamo que debía a Bankia, gracias al cual la Fundación era máxima accionista del Valencia CF desde 2009. La Generalitat abonó el pago de los intereses e intervino en la Fundación VCF nombrando nuevos patronos para asegurar la correcta devolución del préstamo y saldar la deuda. Entre ellos estaba Amadeo Salvo, que accedió al cargo el 4 de junio de 2013 el 93% de apoyo de los accionistas.
Su primer y gran reto, salvar junto a Aurelio Martínez la quiebra económica y tratar de refinanciar la deuda sin vender el club. 
En este sentido, se renombró la Escuela para llamarala Academia Gloval y canalizar así todos los esfuerzos para potenciar la cantera y reducir gastos. Fue el momento de apostar por Djukic como entrenador y, ante los malos resultados, por Rufete como manager general a medio plazo. 

B) El Proceso de Venta.

Pese a la intención de Amadeo Salvo y de Aurelio Martínez de no vender el club, Bankia, torpedeó la junta del 10 de diciembre de 2013 y puso en marcha la venta del club porque ya no refinanciaba. Comenzaba un arduo proceso de venta que no se cerraría hasta casi un año después. Amadeo Salvo luchó denodadamente junto a Aurelio Martínez para que el club se vendiera a "la mejor oferta" que según su criterio era y fue la de Peter Lim y Meriton. Ambos dos, establecieron un frente común ante la escasa claridad del banco que les dio una cota de popularidad y una dosis extra de carisma ante su afición que hoy mantiene intacta Salvo. 
Se creó una Comisión Gestora en la que estaban representadas las partes implicadas: el Valencia CF, la Fundación VCF, Bankia y la Generalitat Valenciana. Esta comisión estudió en primavera las 7 ofertas recibidas para adquirir el 70% de las acciones del club y afrontar las deudas. El 17 de mayo de 2014 fue aprobado, con polemica, en el patronato de la Fundación VCF por unanimidad (22 votos).
El objetivo era potenciar los valores y obtener un respaldo económico para sanear económicamente al club y devolver al Valencia al mayor nivel europeo. Tras un nuevo proceso de negociación, duro, marcado por asambleas en Mestalla y manifestaciones a favor de Lim y en contra de Bankia, la oferta inicial de Meriton resultó modificada, y firmada el 24 de octubre. Era mas pobre de lo que en un principio había votado el patronato, pero Meriton se hacía con la propiedad del club. 

c) El aterrizaje de Peter Lim

El otro hecho que ha marcado un punto de inflexión en el mandato de Salvo ha sido el aterrizaje efectivo de Meriton y Peter Lim, y con él de la mano Jorge MendesUno de los deseos de Peter Lim era la contratación del desconocido técnico portugués Nuno Espírito Santo, lo que llevó a la precipitada destitución de Juan Antonio Pizzi a pesar de que contaba con la confianza de Rufete y de Amadeo Salvo.
Esa situación provocó una complicada planificación deportiva para la temporada 2014/15, en la que participaron el manager general deportivo Rufete, junto con el fondo de jugadores de Lim y su socio Jorge Mendes, que hicieron posible la llegada de tres futbolistas (André Gomes, Rodrigo Moreno y Cancelo) y el aval del fichaje de Negredo.
Ya con Lim metido de lleno en la gestión del club, el 1 de diciembre de 2014 se celebró la Junta General Extraordinaria del Valencia CF en la que se incorporó definitivamente el nuevo consejo de administración, en el que continuaba Amadeo Salvo por expreso deseo de Peter Lim y de gran parte de la afición valencianista, con el cargo de Presidente Ejecutivo, mientras que el cargo de Presidente del Consejo de Administración sería para la mano derecha de Peter Lim, la Sra. LayHoon Chan, que es quien continuará al frente de la entidad. Ahora ella asume ambos.

d) Las desazones deportivas

Tras un primer año decepcionante en el que el Valencia se queda fuera de Europa por primera vez en diecisiete años, tres entrenadores, dos directores deportivos, y tras más de una veintena de fichajes (Míchel, Romeu, Fuego, Postiga, Pabón, Senderos, Vinicius, Vargas, Vezo, Luis Felipe, Keita, Cancelo, Otamendi, Mustafi, Orbán, Yoel, Rodrigo, De Paul, André Gomes yNegredo, Enzo), el proyecto Salvo empieza a respirar con la clasificación para la fase previa de la Liga de Campeones.
Eso sí, en el proceso el Valencia ha desperdiciado dos ediciones de la Copa del Rey en las que el equipo pudo y debió llegar más lejos, y ha tenido que hacer una temporada histórica para conseguir una cuarta posición en Liga, gracias a la cual vuelve a la élite del fútbol europeo, un detalle que, además, le permitirá recuperar la estabilidad económica de la entidad, y una mayor capacidad para afrontar los préstamos aún pendientes -Meriton y Bankia- y aspirar a refuerzos de primer nivel.
En este sentido, el verano se presentaba con la incógnita de qué modelo en política de fichajes aplicará el club este verano. Quedaba por saber si la última decisión la iba a tener Nuno o Rufete y el papel que desempeñará Jorge Mendes en el proceso. Despejada esa incógnita en favor de los portugueses y con Amadeo Salvo fuera de la toma de decisiones importantes, el reloj de su adiós seguía en marcha. El anuncio del fichaje de Rodrigo Caio a sus espaldas y a las de Rufete fue un broche negativo, aunque según ha explicado el propio Salvo, no ha sido un motivo de peso en su adiós.

e) Consolidación e internacionalización de la marca. Orgullo de pertenencia al valencianismo

Por último, el mandato de Amadeo Salvo ha estado marcado por tres ítems que han sido el denominador común durante buena parte de estos dos años: consolidar la marca Valencia CF (Mejorar la experiencia de sus aficionados e incrementar su orgullo de pertenencia al club) y la relación de éstos con el club a través de una nueva tienda; honrar el punto dónde nació el club; implantar una oficina de atención al abonado o convertir Mestalla en un templo del que el valencianismo se siente orgulloso. De hecho, la recuperación del sentimiento de pertenencia al Valencia ha sido una de las constantes durante los dos primeros años de presidencia de Amadeo.  
Paralelamente el club ha hecho un gran esfuerzo por internacionalizar la marca. En este sentido, de la mano de Peter Draper, el Valencia aspira a incrementar su presencia en Asia (dónde vuelve de gira este verano), y a ampliar el número de seguidores del club en todo el planeta, algo que ya ha empezado con la contratación de la marca adidas para la ropa deportiva, el acuerdo de patrocinio con la ONU femenina y el impulso que la da contar con la presencia de Meriton y los Lim en el accionarido del club. Será ya sin Salvo en la entidad.    
Con todo, y a pesar de sus esfuerzos, finalmente, sus desavenencias en materia deportiva, y la necesidad de su presencia en la empresa familiar para expandir la marca en Estados Unidos, principalmente, han pesado más que su deseo de ser presidente. Amadeo Salvo se marcha por dónde vino dejando una profunda huella en la afición y dimitiendo al sentir que su peso específico en la entidad se había reducido a mínimos y que al otro lado le necesitaban más. Que Jorge Mendes y Nuno le desdijeran públicamente ha sido demasiado para su dignidad presidencial. Es, eso sí, un hasta luego.   

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *