"Gonzalo Alonso siempre conseguía lo que se proponía por difícil que fuese la meta"

Un contenido de:
Pedro J. Rodríguez

Miércoles, 24 de Junio de 2020. 10:17
Gonzalo Alonso, en una imagen de archivo (Marca).
Gonzalo Alonso, en una imagen de archivo (Marca).

Un marrón. Eso es lo que era el Real Valladolid Deportivo el 15 de Marzo de 1978. Un club con peso de histórico pero sumido en la realidad de la pobreza y el sufrimiento. Un club que llevaba 14 años fuera de la primera división, que jugaba en un estadio ruinoso y con un futuro negro acuciado por las deudas.

De esa manera llegó Gonzalo Alonso a ser presidente del Real Valladolid. Y no por gusto sino porque le fueron a buscar. Él ya estaba en la junta directiva y los que le rodeaban sabían que era la persona más adecuada para hacerse cargo del club.

Nada más llegar quedó patente su virtud para encontrar otras fuentes de ingresos que permitieran la supervivencia del club  movilizando a la ciudad para lograr 3 millones de las antiguas pesetas. A la temporada siguiente, logró el ansiado ascenso pero eso no le apartó de lograr sus otras metas, como la de convencer a todos para que Valladolid tuviera un nuevo estadio y fuese sede del mundial engatusando a una delegación de la FIFA a la que la dijo que ya estaba empezado el nuevo campo cuando ni siquiera había llegado allí la primera excavadora.

Siempre se rodeó de grandes profesionales en cada área pero Don Gonzalo estaba siempre muy seguro de lo que hacía y pese a que su oficio decía que “zapatero a tus zapatos” él sabía mucho de fútbol. Por eso cesó a un entrenador porque no ponía a Eusebio a jugar convencido que aquel chaval era una auténtica joya de la cantera del  club en la que tenía muchas esperanzas.

A veces zapatero, a veces presidente, a veces mago. Porque lo que lograba Gonzalo Alonso para hacer frente a las deudas del club parecía milagroso, como fue convencer a la plantilla de que se rebajaran los sueldos para hacer frente a la temporada. La afición le adoraba y confiaba en cada una de sus decisiones y él estaba orgulloso se sentirse querido por la ciudad.

Siempre conseguía lo que se proponía por difícil que fuese la meta. Así logró una final de Copa en Zorrilla como logró también que convencer a grandísimos jugadores extranjeros para que vieran al Valladolid como un equipo trampolín y ficharan por el club. A los cuatro años dijo que ya había cumplido su labor y se marchó, pero en menos de un año nadie lograba hacerle sombra y hubo que ir hasta Benidorm a buscarle de nuevo porque el club le necesitaba, y cuando el Real Valladolid le necesitaba él no podía decir que no.

Será eternamente recordado por ser el presidente con el que se logró el único título del club. Aquella mirada a la copa mientras el capitán Moré la alzaba al cielo en un estadio lleno hasta la bandera era la recompensa a todo el trabajo que había detrás de ese trofeo y para la historia quedará también ser el primer presidente del club que representó al Real Valladolid en Ginebra en un sorteo de la UEFA.

Con él llegó el Pato Yáñez y convenció a la ciudad para hacer una derrama para evitar que se fuese. Con él vino también el Polilla Da Silva, Vicente Cantatore o  Mágico González al que le puso un detective para intentar que se centrara (aunque lograr aquello no era milagroso sino imposible) y en su afán de ganar dinero para el club llegó a poner a su propio hijo de portero suplente para poder completar una convocatoria y así poder jugar un amistoso en México.

Hay quien dice que era otro futbol, que eran otros tiempos. Que quizá hoy no se podría gobernar el club como lo hacía él, pero de lo que no cabe duda es que cualquier afición de un club estaría orgullosa de que su presidente sienta y ame los colores como lo hacía Gonzalo Alonso. Y cuando Gonzalo dejó de ser presidente, pasó a ser un vallisoletano más  al que cuando parabas por la calle y le hablabas de su Pucela, no había horas en el reloj para acabar la conversación en la que trasmitía su orgullo por el club y la felicidad de haberse sentido siempre muy querido.

Descanse en Paz Don Gonzalo Alonso, el presidente que llevó al Real Valladolid del marrón al blanco primero y al violeta después.

Suscríbete a Mitele PLUS

Si quieres vivir en directo el final de LaLiga, suscríbete a Mitele PLUS y disfruta de los partidos de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank todos los días ¡De lunes a domingo! Hazte Plus ya y disfruta del fútbol por 25 € al mes hasta final de temporada. ¡No hay un día sin fútbol! Con tu suscripción de Mitele podrás ver los partidos en directo y a la carta, desde cualquier dispositivo (móvil, tablet, ordenador o Smart TV). Además, tendrás a tu disposición todo el catálogo de mitele PLUS Básico, con contenidos y preestrenos exclusivos y ventajas como la descarga offline o la posibilidad de ver desde el principio un directo ya comenzado. ¡El fútbol se vive ahora desde el sofá! Hazte PLUS.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *