Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Supercopa
Selector partidos Champions League
Selector partidos Champions League Femenino
Selector partidos Europa League
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos Clasificación Europea para el Mundial de Fútbol

Cuestión de fútbol

La derrota (1-2) del Real Valladolid ante el Granada CF fue dura. Pasadas 24 horas desde el final del encuentro, la sensación sigue siendo la misma y el dolor por lo vivido no ha disminuido, sino, más bien, todo lo contrario. La lectura sigue siendo negativa porque los de Sergio González dejaron escapar ese "flotador" al que el catalán hacía mención en su rueda de prensa.

La visita nazarí era una gran oportunidad para que los blanquivioleta dieran un golpe sobre la mesa, pero no lo hicieron, y no lo consiguieron no por ausencia de físico o de jugadores, sino por la falta de ideas para los segundos 45 minutos y, ante todo, para el último tercio del partido.

Es cierto que el Pucela llegaba al partido con bajas, pero, de la misma forma, es verdad que los pucelanos recuperaban efectivos en relación al último partido. Sin Óscar Plano, sí, pero con cuatro caras nuevas en la lista, en cuestión de efectivos, el Real Valladolid sí tenía variantes para usar. El problema estaba, nuevamente, en cómo utilizarlas.

Mantener la doble punta cuando el equipo tenía un problema de control de partido y de dificultad para llegar a esa pareja formada, principalmente, por Kenan Kodro y Sergi Guardiola, fue un error que debilitó al equipo y que hizo que, por momentos, los de Sergio dejaran de creer. El equipo se cayó y lo hizo por una sucesión de acontecimientos que mucho se parecen a un problema físico.

Sensaciones de cansancio

Dejando de creer en la idea y viéndose superado por el rival, el Pucela comenzó a mandar mensajes negativos. El lenguaje corporal de muchos de sus jugadores era preocupante y todo se vio aumentado con el tanto de Jorge Molina. El empate fue un mazazo de enormes dimensiones que los pucelanos no supieron digerir porque parecían no estar preparados para ello.

Ante el cambio de ruta el Real Valladolid dijo adiós al partido con el empate porque el equipo no estuvo preparado para responder a los envites que se encontraba. Sin respuesta al fútbol, las piernas pesan. Sin claridad para actuar ante acciones novedosas, la ideas no llegan.

Ambos conceptos parecen ser sinónimos de un equipo cansado y agotado cuando, en realidad, es la muestra de un trabajo mal enfocado, un planteamiento erróneo y una intervención del banquillo negativa o, como poco, tardía. El cansancio no era físico y sí mental y la necesidad no era de músculo o fuerza sino de ideas. En definitiva, el equipo perdió por cuestiones de fútbol. Sólo del juego y de una pelea entre banquillos que ganó Diego Martínez.

Fabián Orellana, abrazado tras el gol anotado al Granada CF (Foto: Real Valladolid).
Fabián Orellana, abrazado tras el gol anotado al Granada CF (Foto: Real Valladolid).

3 comentarios

  1. miguel

    Exactamente todo es cuestión de futbol, eso que precisamente habremos hecho nosotros igual en una hora en toda la liga.
    No jugamos a nada, nos encontramos con penalties al blrde del descanso y nos adelantamos en el marcador, sevilla y granada, calcados y si ya habiamos hecho poco y teniamos ese premio, para que hacer mas, pues acabamos como siempre, con la racaneria en ataque y sin saber defender atras.
    Exactamente todo es cuestión de futbol, precisamente lo que no tenemos nosotros.

  2. Javier

    Yo diría cuestión de conformismo cuestión de tacañería cuestión de no saber gestionar los cambios cuestión de no ir a por el partido desde el principio cuestión de marcar un gol e ir a por el segundo cuestión de que te juegas el descenso y el rival no . Cuestión de otro entrenador Cuestión de otro presidente cuestión de otro director deportivo y cuestión de muchos jugadores que no dan la talla para primera division.

  3. JCFV.

    Cuestión de futbol está clarisimo,no se cambia el portero por ser mejór o peor se cambia por sensaciones,Don Sergío tubo unas malas sensaciones en Barcelona jugando con tres centrales?creo que se plantó cara al equipo culé,¿porque no repitio el mismo esquema con el Granada? no se puede jugár un 4-3-3 con un solo punta? durante 95 minutos se puede variar la pizarra,benditos 5 cambios,cuestión de futbol simplemente,cuestión de futbol,y ahi me quedo.S.P.

Enviar comentario Ver los 3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *