Notificaciones
hoy
Grupo A
Grupo B
Grupo C
Grupo D
Grupo E
Grupo F

Trampas, atajos y fracasos

"¡Qué bien defendía el Real Valladolid la temporada pasada y la anterior!". "Esa era la fortaleza del equipo blanquivioleta y por ello conseguía los objetivos". Estas, y otras muchas frases, son las que resumían el sentir general sobre el Pucela desde el regreso del equipo a LaLiga Santander. Había una sensación global de que este equipo defendía bien, todo lo contrario de ahora.

En la actualidad, parece que el Real Valladolid defiende peor. Después de 35 partidos, los pucelanos han encajado 49 goles. La temporada pasada, en las mismas jornadas, 10 goles menos. La anterior, 48. La actual cifra es peor, sí, pero no por dejar de defender bien sino por dejar de defender por acumulación. El matiz es diferencial.

El Pucela de otras temporadas era un equipo que vivía en campo propio y casi hasta en área propia. Buscaba tapar sus carencias, aquéllas que aparecían porque no se trabajaban sino que se escondían. Entendiendo por carencias aquéllo en lo que el equipo sufre pero que no mejora con el tiempo, los dos primeros goles recibidos en la visita al Estadio de Mestalla ya estaban en el historial de Sergio González.

Ante el mismo rival y no por estar abiertos o tener la línea defensiva "adelantada", los problemas de marcas, basculaciones y permutas ya estaban en el equipo. Manu Vallejo robó dos puntos al Real Valladolid la temporada pasada por una acción idéntica a la del primer gol encajado este domingo ante el Valencia CF.

En el minuto 93 de la jornada 18 de la temporada 2019/2020 el Real Valladolid no supo defender un centro lateral. Vallejo marcó ante un rival que defendía la acción por acumulación y en superioridad. Pese a ello, faltaban ideas y sin ellas, el Pucela mostró su debilidad de la misma forma que ahora.

El equipo no sabe defender estas acciones y, ahora, parecen más determinantes que antes cuando, en realidad, el problema siempre ha estado pero, a veces, se ha dejado pasar. Conseguir el objetivo evitaba un análisis crítico, objetivo y necesario y, ahí, comenzó el problema actual. En el campo se escondían las carencias y, después, en el exterior, se ignoraban.

Sin evolución, fracaso

Con todo, la sensación es más de falta de trabajo y confianza que de calidad. Éste no es un equipo para defender por acumulación, como quizás sí lo era el de las dos últimas temporadas. Estos no son unos jugadores para vivir en campo propio. Éste era un Real Valladolid que pedía una evolución que no ha llegado porque no se ha creído ni se ha trabajado en ella.

Se quiso vivir de atajos, pequeñas trampas y de herencias muy cortas y, claro, se han conseguido sólo cinco victorias porque la temporada se hizo mirando al pasado y no a la posible evolución de la plantilla. Así, el fracaso está cerca de consumarse.

Sergio González, en el encuentro disputado en el Estadio de Mestalla (Foto: Real Valladolid).
Sergio González, en el encuentro disputado en el Estadio de Mestalla (Foto: Real Valladolid).

1 comentario

  1. JCFV.

    Trampas atajos y fracasos,no puede estár mejór resumido el tremendo fiasco semanal,estamos abocados a la 2ª división si no se remedía este desaguisado,este Real Valladolid no tiene identidad ,y hasta los propios jugadores son incapaces de mejorár la situación,están desnortados y Kiko Olivas,Salísu ya son historía,Calero otro que no cuenta en el Español,los defensas actuales no son peores pero no hay esquema ni dirección,tercer año en la Liga Santander y peor que los años anteriores,Don Ronaldo que sabe lo que puede venír no ha dado con la tecla,la Dirección Deportiva no da señales,si esto acaba como la mayoría de aficionados creen los representantes de jugadores estarán moviendo sus contactos y empezarán los traspasos de los jugadores que sobre el papel puedan dejár algun eurillo en las arcas del Club,de que sirve que institucionalmente seamos una entidad organizada si deportivamente estamos fracasados,lo peor de todo es que los socios y aficionados estamos contrariados con la situación y será dificil tocarnos el bolsillo,es triste pero es la realidad,ojalá me equivoque y tenga que pedír perdón.S.P.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *