Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

Pachético

Han pasado las primeras horas tras la dura derrota (4-1) del Real Valladolid en las instalaciones de Lezama ante la Sociedad Deportiva Amorebieta y el mundo blanquivioleta aún se cuestiona qué paso y por qué. Los de José Rojo, Pacheta, no estuvieron en la pelea que les tocaba y firmaron un encuentro en el que hay muchas miradas y criticados pero en el que sólo hay un responsable: el entrenador.

Dentro del discurso que el entrenador burgalés utilizó tras el partido, Pacheta confirmó que "el máximo responsable soy yo", y es verdad. El máximo responsable del resultado, de la imagen y del rendimiento de varios jugadores es él. No porque sea Pacheta sino porque es el entrenador. Lo es, principalmente, porque éste es un golpe que puede ser inesperado para el exterior pero que, en muchas ocasiones, se detecta desde el día a día.

Sabiendo qué iba a proponer la SD Amorebieta, tal y como el propio Pacheta narró en la previa, es inconcebible que la respuesta pucelana fuera tan mala como fue. Es impropia e injustificable. Lejos del rendimiento de los jugadores, está el planteamiento y la fuerza y la seguridad con la que se transmitió al vestuario. Ahí, el cuerpo técnico falló por la sensación de que el Real Valladolid no sabía qué se iba a encontrar.

A nivel futbolístico, el duelo es el de un rival que sabe qué tiene que hacer ante un Pucela que no sabe qué necesita ni cómo lo debe buscarlo. En esa concienciación y mentalización, Pacheta es el responsable. En la respuesta del equipo tras el descanso, también. La figura del entrenador no está sólo para sumir responsabilidad sino para convencer y concienciar y es por ahí el punto en el que Pacheta falló.

Enorme responsabilidad

Ya no es cuestión de cambios sino de quién entra. Lucas Olaza, Javi Sánchez o Saidy Janko están muy lejos de su mejor nivel. Lo sabe el entorno y lo sabe Pacheta y él lo conoce con mayor suficiencia que el resto. El cuerpo técnico no se pudo sorprender del rendimiento de ninguno de ellos porque ese nivel mostrado es el ofrecido en el día a día. Seguro.

Con todos los ingredientes y parafraseando el primer comentario que recibía la crónica que escribí este miércoles en ElDesmarque Valladolid al duelo en Lezama, lo vivido en Bilbao es 'Pachético'. Lo es porque él es el principal responsable de lo visto y de lo ofrecido

El nuevo golpe lleva su firma porque él no supo convencer al equipo del partido que iban a vivir, no ofreció las respuestas que el duelo pedía y porque apostó por jugadores que, seguro, muestran el rendimiento del partido en el día a día. Así, el Pucela vuelve a las andadas y baja de una nube que, obviamente, era más inestable de lo esperado pese a esas dos victorias de renombre ante la SD Eibar y el Real Sporting de Gijón.

Pacheta, en un duelo esta temporada lejos del Estadio José Zorrilla (Foto: LaLiga)
Pacheta, en un duelo esta temporada lejos del Estadio José Zorrilla (Foto: LaLiga)

5 comentarios

  1. Aspios

    Lo ha dejado claro Cho con puntos y comas hemos hecho el equipo mas defensible de los jugadores que tenemos, contra un equipo que estaba abajo, solo disiento en lo de Janko (disiento in 10%) porque hay que dar descanso a Luis Perez y no queda otra que sacar a este y hay que solucionarlo en Enero

  2. Cho

    Pedro,no creo que sea un artículo oportunista. Sobre todo porque está citando las causas del error de Pacheta (quizás Velasco debería haberlas explicado más en detalle).

    Efectivamente me pareció un gran error, y aún me sorprende hoy más después de ver que El Yamiq ha sido convocado con Marruecos y se pierde el partido contra el Fuenlabrada, romper la pareja de centrales. Los centrales necesitan jugar muchos partidos juntos para compenetrarse, es algo indudable. No puede haber descanso para uno de ellos cuando además llevan poquísimos partidos por sus lesiones. Pero es que además era el partido para ellos - Joaquín y El Yamiq - para los que van mejor por arriba.
    Pero es que, además de romper la pareja de centrales, pone a Janko, que es un verdadero problema y, como he escrito en otras ocasiones, debe resolver el club en enero porque no te puedes jugar un ascenso con un único lateral derecho - Luis Pérez - el titular más indiscutible de la plantilla. Si este chico se lesiona, nos podemos olvidar del ascenso porque Janko para mi no tiene arreglo. Tiene para mi un problema futbolístico, de comprensión del juego, más que una falta de actitud ni por supuesto aptitudes porque físicamente es un portento. Pero un pollo sin cabeza. Lo de Olaza es más "perdonable" y se le puede achacar en parte a Pacheta, pero en su mayor parte al jugador con una actitud que, si va a seguir así, por mi que haga las maletas en enero.

    Cambiar 3 de 4 defensas es jugártela sin necesidad, pero es que además lanzas un mensaje a tu propia plantilla de que no te estás tomando el partido en serio, por mucho que el discurso previo al encuentro fuera de "ojo, ojo"! El primero que debe estar alerta es el entrenador.

    Y, efectivamente, si vuelvo del vestuario y sigo con los mismos 11, también estoy lanzando otro mensaje. Aunque, bueno, en parte puedo entender al entrenador porque a veces puede ser un arma el decir a los 11 titulares que los que la han cagado en 45 minutos, tienen otros 45 para arreglarlo.

    Y por último, no se puede estar tan feliz tras la victoria ante el Eibar, Pacheta. Que la primera parte fue muy mala, que tuvimos mucha suerte, pero mucha mucha... Que ya sabemos que nos faltó suerte contra el Málaga y contra el Ibiza y por eso el equipo salió aplaudido pese a no ganar. Pero cuando se tiene suerte hay que decirlo y analizar y resolver porqué nos crean todos los días ocasiones tan tan claras, que no defendemos bien, que jugamos en el alambre todos los partidos, en un estado casi esquizofrénico, que hay que jugar con más pausa, mayor concentración, más equilibrio, mayor constancia y no hacer de cada partido una verbena porque cuando sale bien, hay que ver cómo nos divertimos, pero que plantear una verbena en cada partido ya vemos que acaba en patética borrachera (Burgos, Amorebieta)... y muchas borracheras seguidas acaban en un problema mayor ...

    El fútbol es ganar y, si no gano, al menos no pierdo. Y en segunda división más aún si cabe...

  3. Pedro

    Teneis un entrenador maravilloso.Este articulo es oportunista e injusto.El Valladolid,minimo,va a acabar en Playoff con Pacheta. Y ojala pueda ascender.

  4. Julián Muñoz

    Este equipo necesita menos sacar pecho cuando gana dos partidos y más humildad cuando le torean...y que le sirva de escarmiento...Así no se sube ha primera..

  5. J.C.F.V.

    En el mundo del futbol tiene la misma importancía el partido del miercoles como el del sábado,por tanto se preparan con la misma importancía porque son 3 puntos,confianzas las mínimas sea el rival que sea vaya el penultimo de la tabla,"Patético" haciendo alusión a las redes sociales si ves los 4 goles son de una desatención y falta de concentración de toda la defensa,ni el gol de San Emeterio de bella factura pudo empañar la derrota,la lluvia fue anecdótica pero las consecuencias han sido terribles.SIEMPRE PUCELA.

Enviar comentario Ver los 5 comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando