Licencia para soñar

Un contenido de:
ElDesmarque

Sábado, 28 de Diciembre de 2019. 20:29
Sergio de la Fuente y Frank Bartley capturan un rebote en Granada (Foto: Fermín Rodríguez).
Sergio de la Fuente y Frank Bartley capturan un rebote en Granada (Foto: Fermín Rodríguez).
Duodécima victoria de la temporada, líderes una semana más y licencia para soñar con la Copa Princesa. El Carramimbre Ciudad de Valladolid consumó su sobresaliente primera vuelta con un gran triunfo (63-70) en el complicado feudo de un serio Covirán Granada. Los de Hugo López ofrecieron un auténtico recital defensivo en la primera mitad y otro clínic en los últimos minutos de juego para sentenciar un encuentro que puede ser decisivo para que los vallisoletanos estén en la Copa Princesa.

Exhibición defensiva

Días antes de poner punto final a un 2019 ilusionante, al Carramimbre aún le quedaba un último y complicado examen en el Palacio Municipal de los Deportes de Granada. Pero, a pesar de la dureza del rival y del escenario, los pupilos de Hugo López empezaban la prueba encarrilando el balance final del año hacia el sobresaliente. Los vallisoletanos ofrecían toda una exhibición desde que se lanzaba la bola al aire y maniataban completamente al Covirán para hacerse con las primeras ventajas.
Los visitantes golpeaban de primeras con un 0-5 y los nazarís necesitaban más de tres minutos para anotar sus primeros puntos. Las ardillas, ofrecían un auténtico recital defendiendo el uno contra y uno y coordinando las ayudas, anulaban totalmente a un Covirán Granada que se estrellaba posesión tras posesión y que solamente anotaba dos canastas en juego en los primeros 10 minutos. Si bien es cierto que los vallisoletanos también se atascaban ligeramente en ataque, siempre acababan encontrando soluciones para aumentar su ventaja paulatinamente (6-13). De hecho, la máxima a favor de los carmesí llegaba sobre la bocina con una gran acción de Mike Torres para despedir el periodo inaugural (8-17).
Los pupilos de Hugo López, merced a una actitud defensiva encomiable y a una marcha física superior a los andaluces, continuaban brillando en defensa y se disparaban en el segundo periodo con dos triples consecutivos. Con la segunda unidad en cancha y Jubril Adekoya y Mike Torres como estiletes desde el perímetro, Pablo Pin no tenía más remedio que pedir tiempo muerto tras el estirón del Ciudad de Valladolid (14-28).
La arenga del técnico granadino, eso sí, calaba en los suyos y la mejoría local evitaba que el Carramimbre asentase un golpe más severo a su rival. A pesar de que los visitantes dominaban todas las facetas, brillando con su juego coral y solidario, la falta de acierto en la recta final de la primera mitad permitía que el Covirán Granada dilapidase gran parte de la renta. Al término de los primeros 20 minutos de partido, por tanto, el marcador marcaba un ajustado 27-35.

Madera de líder

Después de haber maniatado a todo un Covirán Granada, el Ciudad de Valladolid llegaba al descanso con mejores sensaciones de las que reflejaba el marcador, pero con el único debe de no haber hecho más sangre. Por si fuera poco, los de Pablo Pin, después de una bonita lluvia de peluches en el Palacio Municipal de Deportes, salían con otra actitud para deshacerse del bloqueo de los carmesí.
Los hombres de Hugo López, que volvían a destacar como conjunto y repartiendo la anotación, se veían sorprendidos por la mejoría de los andaluces y estos se colocaban a tan solo seis puntos (33-39) después de mucho tiempo. El Covirán Granada despertaba y optaba por presionar la salida de balón de un Carramimbre que resistía los primeros envites y recuperaba una renta favorable de 10 puntos (37-47).
Con el paso de los minutos, los vallisoletanos comenzaban a echar en falta los puntos de un Frank Bartley muy bien defendido y falto de acierto en la cancha nazarí. De hecho, los visitantes se atascaban en los últimos coletazos del tercer cuarto y ni siquiera veían la luz desde la línea de personal, donde se iban al limbo muchos puntos para el Ciudad de Valladolid. Demasiadas concesiones para un Covirán que revertía la dinámica y que encaraba el cuarto definitivo a tiro de un Carramimbre (45-49) que desperdiciaba prácticamente todo su colchón.
Para más inri, después de 31 minutos disputados, los andaluces abrían el último cuarto con dos triples consecutivos y se ponían por delante por primera vez en todo el partido (51-49). Alarmado desde la banda, Hugo López no dudaba en pedir una tregua de forma inmediata y reordenar sus piezas, pero el parcial no cesaba ahí y acababa siendo de 10-1 para los nazaríes (55-50). Comenzaba un nuevo partido de seis minutos para los visitantes.

Vuelco y sentencia

El líder de la Liga LEB Oro, contra las cuerdas, resurgía con un triple de Niksha Federico y empezaba con su particular exhibición de juego en los últimos finales. El Ciudad de Valladolid, veterano esta temporada en dirimir finales apretados a su favor, volvía a ofrecer la enésima lección en la cancha de un Covirán Granada falto de fuerzas. Al triple del ‘10’ visitante le seguían cinco puntos consecutivos de Seydou Aboubacar para poner las tablas a cuatro minutos del final (58-58). Desde entonces el partido sólo tenía un color.
Frank Bartley, después de un partido duro y con una gran defensa sobre él, abría un pequeño resquicio para el Carramimbre (58-62) y este era suficiente para quebrar toda la fortaleza nazarí. La confianza del líder, la gestión de los ánimos y el poso del conjunto vallisoletano mantenían a raya a los andaluces hasta que llegaba la sentencia del capitán Sergio de la Fuente. Un triple del ala-pívot a falta de un minuto (59-65) derrumbaba a un serio y aguerrido Covirán Granada y el alero estadounidense culminaba la faena con un ‘2+1’ que rubricaba todo su potencial.
Los locales ya no tenían tiempo de levantarse de la lona y el partido finalizaba 63-70, sellando la duodécima victoria de las ardillas en la presente temporada para seguir soñando con la Copa Princesa a dos jornadas de que concluyera la primera vuelta.

Ficha técnica

63 - Covirán Granada: Carlos de Cobos (3), Diego Kapelan (10), Joan Pardina (7), Alejandro Bortolussi (2), Sergio Olmos (2) -quinteto inicial-. También jugaron: Carlos Corts (17), Josep Pérez (0), Manu Rodríguez (3), Alo Marín (-), Guille Rubio (10), David Iriarte (2) y Earl Watson (7).
70 - Carramimbre Ciudad de Valladolid: Toms Leimanis (0), Frank Bartley (17), Niksha Federico (8), Sergio de la Fuente (10), Seydou Aboubacar (8) -quinteto inicial-. También jugaron: Jubril Adekoya (6), Kimbal Mackenzie (7), Mike Torres (6), Dani Astilleros (0), Guim Expósito (0) y Tom Granado (8).
Árbitros: Zafra Guerra, Uruñuela Uruñuela y Peláez Santana. Eliminado Seydou Aboubacar con cinco faltas personales.
Parciales: 8-17, 19-18 (27-35 al descanso), 18-14 y 18-21 (63-70 al final).
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *