Billete para la Copa Princesa

Un contenido de:
ElDesmarque

Domingo, 05 de Enero de 2020. 15:30
Leimanis, con el balón, ante el Delteco Guipuzcoa en Pisuerga.
Leimanis, con el balón, ante el Delteco Guipuzcoa en Pisuerga.
El Carramimbre Ciudad de Valladolid, de tan solo cinco años de historia, luchará por el título copero de la LEB Oro después de una victoria apoteósica ante el Delteco Gipuzkoa Basket. Los de Hugo López volvieron a firmar un partido brillante ante un Polideportivo Pisuerga diferencial que vio como la magia llegaba con un triple de Toms Leimanis que decidió el partido.
Después de cerrar 2019 con un triunfo en Granada y en lo más alto de la Liga, los propósitos de Año Nuevo del Carramimbre no podían ser otros que dar continuidad a lo visto durante toda la campaña: ilusión, buen juego y salud. Y las tres premisas, sobre todo la de la mágica ilusión, se dieron cita en Pisuerga el domingo de Reyes.

El Carramimbre sobrevive al desconcierto

Tras el sentido reconocimiento a la figura del actual segundo entrenador del Delteco Gipuzkoa Basket, el vallisoletano y exardilla Iñaki Martín, se echaba el balón al aire y el Ciudad de Valladolid daba paso a la segunda premisa: el buen juego. Anotando en sus cuatro primeras posesiones y con cuatro anotadores distintos, los de Hugo López se hacían con la manija del encuentro a las primeras de cambio (10-4). Los pucelanos, defendiendo bien atrás y moviendo la bola con criterio adelante, llegaban a doblar a los donostiarras (16-8) y se hacían fuertes en la zona con los ocho rebotes ofensivos y los nueve puntos de Seydou Aboubacar.
Los visitantes, echando en falta los puntos de un Johny Dee que estaba muy bien defendido por los locales, mejoraban con el paso de los minutos y daban la vuelta a la contienda. El talentoso estadounidense comenzaba a aparecer y los de Marcelo Nicola lograban frenar el juego ofensivo carmesí para imponer un parcial de 3-12. Tres tiros libres sobre la bocina y con polémica anotados por el ‘1’ visitante servían para que el Delteco se llevase el asalto inaugural (19-20) y se pusiera por delante por primera vez en el partido.
La inercia, favorable a los de Gipuzkoa, se acrecentaba aun más durante el segundo periodo. A pesar de que el Carramimbre seguía dominando la pintura a base de rebotes ofensivos, una serie de controvertidas decisiones arbitrales desquiciaban a los vallisoletanos durante unos minutos. El trío era el único que no estaba a la altura de un partido igualado, intenso y de muchísimos quilates. El detonante, una antideportiva contra Tom Granado y una técnica al técnico Hugo López que desataban los pitos de Pisuerga y disparaban al Delteco hacia su máxima ventaja (23-28).
Los carmesí, no obstante, se reponían rápidamente del esperpento y recuperaban su habitual nivel de juego. Un triple de Frank Bartley (tres de cuatro desde la larga distancia al descanso) catalizaba la reacción local y templaba los ánimos sobre el parqué, que no en la grada, para aferrarse al partido en los últimos coletazos de la primera mitad. Al descanso, de hecho, el Carramimbre y el Delteco llegaban con empate técnico (37-37) y todo por decidir en dos periodos.

Mágica ‘mañana de Reyes’ en Pisuerga

Tras el paso por vestuarios, sin embargo, el arranque de orgullo que venía fraguando el Carramimbre terminaba por desatarse en poco menos de un minuto. Con la cabeza limpia y todos los sentidos puestos en el partido, era la hora del baloncesto. Y, como no podía ser de otra manera, el capitán Sergio de la Fuente era quien comandaba a los suyos en un momento caliente del partido. El ala-pívot vitoriano abría la segunda mitad con un triple y ofrecía un recital de recursos ofensivos para sumar un total de nueve puntos casi consecutivos y colocar a los suyos con máxima (50-42). Todo un clínic.
A ello se sumaban Frank Bartley y Niksha Federico para superar los 10 puntos de diferencia por primera vez (53-42). La Santa Trinidad del Carramimbre, amén de la enésima demostración de juego coral de los carmesí, desarbolaba a todo un Delteco Gipuzkoa Basket y a su técnico Marcelo Nicola. Ni siquiera dos tiempos muertos frenaban al vendaval carmesí que arrasaba con un brillante baloncesto (62-47 a falta de tres minutos y medio) y solamente los puntos de Johny Dee evitaban que la distancia fuese mayor. Los donostiarras, eso sí, mejoraron en la recta final y dilapidaban parte de la renta antes de encarar el último periodo (65-58).

Emocionante final

El base estadounidense, dispuesto a continuar con su particular recital, abría el cuarto periodo con seis puntos consecutivos (25 en total hasta el momento) y ponía a tiro al Delteco Gipuzkoa Basket (65-64). Y, por si fuera poco y siguiendo el guion de antes del descanso, otra serie de decisiones controvertidas y todas en contra del Ciudad de Valladolid, le daban el mando a los visitantes (3-23 de parcial acumulado). La historia de magia se había torcido, pero no de forma definitiva. A los vallisoletanos les tocaba remar contra corriente y esta venía con mucha marejada (65-70 a falta de siete minutos y medio).
Los pupilos de Hugo López, impulsados por su público y demostrando por qué están invictos en Pisuerga, volvían a realizar todo un ejercicio de pundonor, de control de emociones y de buen juego para darle la vuelta a la contienda. Un ajuste táctico de los locales ponía en jaque a Johny Dee, incapaz de descifrar la zona de los pucelanos y quedando completamente anulado. Por si fuera poco, un triple de Niksha Federico ponía a las ardillas por delante a falta de un minuto y 20 segundos (76-75) y daba comienzo a un nuevo partido.
El liderato de la Liga se iba a decidir a cara o cruz y el Carramimbre, por enésima vez, demostraba que está hecho de otra pasta en los instantes finales. Los visitantes, asimismo, no lograban anotar con un tiro liberado de Xabi Oroz; todo lo contrario que un Toms Leimanis que sentenciaba a los donostiarras con un triple para la historia del Ciudad de Valladolid (80-77). Los de Marcelo Nicola, sin tiempos muertos desde hacía ya muchos minutos, no anotaban en la posesión y Seydou Aboubacar, imperial con un doble-doble (16 puntos y 11 rebotes), ponía la puntilla con un tiro libre que sellaba un triunfo de ensueño (81-77).

Ficha técnica

81 - Carramimbre Ciudad de Valladolid: Toms Leimanis (10), Frank Bartley (18), Niksha Federico (9), Sergio de la Fuente (19), Seydou Aboubacar (16) -quinteto inicial-. También jugaron: Jubril Adekoya (0), Kimbal Mackenzie (2), Mike Torres (4), Dani Astilleros (0), Guim Expósito (0) y Tom Granado (3).
77 - Delteco Gipuzkoa Basket: Johny Dee (25), Mikel Motos (0), Xabi Oroz (8), Alex Murphy (9), Biram Faye (4) -quinteto inicial-. También jugaron: Lazar Mutic (6), Karamo Jawara (6), Mikel Úriz (7), Julen Olaizola (0), Davis Rozitis (3), Sangone Niang (-) y Adam Sollazzo (9).

Árbitros: Lema Parga, Iglesias Ambrosio y Garvín Domingo. Eliminado Karamo Jawara con cinco faltas personales.
Parciales: 19-20, 18-17 (37-37 al descanso), 18-21 y 16-19 (81-77 al final).
Incidencias: Partido correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga LEB Oro disputado en el Polideportivo Pisuerga ante unos 4.500 espectadores.
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *