El Real Valladolid Gana al Mallorca con Gol de Juan Villar en el Minuto 89 | Liga Adelante 2015-2016 | Jornada
Secciones
RCD Mallorca
0-1
Real Valladolid

El Pucela se abona a la magia final

Un contenido de:
Chus Rodríguez

Domingo, 17 de enero de 2016. 13:08

Reportar vídeo

Tan diferentes, pero tan parecidos. Los partidos frente al Elche y el Mallorca acabaron igual: con un gol que vale puntos para el Real Valladolid. Pero la imagen del equipo nada tuvo que ver en uno y otro encuentro. Quizá los tres obtenidos en el Iberostar Estadi compensan el empate de Zorrilla, donde el Pucela mereció ganar. En esta ocasión, lo justo hubiese sido perder. Pero la Liga Adelante no entiende de dominio ni de ocasiones, entiende de goles. El gol es oro. y Juan Villar es una mina. Para empujarla hay que estar.

 
Alentadores fueron los 7 primeros minutos. Presión, insistencia, acercamientos. En definitiva, una buena lectura que sorprendía a un Mallorca perdido y atrincherado incapaz de adelantar su líneas. Fruto de ese empuje llegaron varias ocasiones a balón parado. La gran mayoría comandadas por Timor. Desperdiciadas las primeras, el valenciano fue calentando su zurda y el balón empezó a quemar a los bermellones. La más clara fue tras un saque de banda, perfil derecho, con Tiba recibiendo, aguantando y poniendo un balón que de no ser por la potencia que llevaba hubiese encontrado la cabeza de Manu del Moral. No era de fácil remate. El Mallorca percibió que defendía y atacaba por el centro, donde se apelotonaban jugadores de ambos equipos, y comenzó a abrir el fútbol con Moutinho y Coro buscando la espalda de Chica y Hermoso.

Poco dura lo bueno

El dominio pasó entonces a ser local, algo que se mantendría hasta el descanso. Pero sirvió para comprobar que el Pucela no es el único equipo al que la falta de gol ha mermado en la primera vuelta de la competición. La primera ocasión la tuvo Moutinho en un rechazo tras una buena jugada de Fofo. La defensa blanquivioleta dejaba hacer, asumiendo riesgos. Quizás excesivos. Fue el caso de Mario Hermoso, blando y permisivo. Brandon le volvió loco, pero el madrileño se limitó a perseguirle. Se lo puso demasiado fácil. El Real Valladolid se ablandó también a la hora de defender la estrategia. Quedó probado y comprobado cuando hasta tres jugadores del Mallorca pudieron rematar una falta que botó Fofo instantes después de que Juanpe viese la primera amarilla del partido.
Fueron los peores minutos de los de Portugal, concesivos y sin pasar del centro del campo. Los isleños agradecían la mínima intensidad vallisoletana y Coro avisaba con un trallazo que movía la portería de Kepa después de golpear en el larguero. Por suerte, los últimos minutos de la primera parte fueron sucios, con muchas interrupciones, amarillas y jugadores por el suelo. Caso de Tiba o Chica, que pudieron seguir en el partido, aunque el portugués sería el primer sustituido poco después del intermedio.

Mojica cambia el sistema

El relevo rompió por completo el esquema inicial de Miguel Ángel Portugal. Introdujo a Mojica para competir por las bandas con un Mallorca cuyos laterales apenas habían sido exigidos. Pese al cambio, el Mallorca seguía a lo suyo y generaba una ocasión más por medio de Coro, piloto ofensivo de los de Gálvez. Fofo volvía a probar a Kepa Arrizabalaga, pero sin agobios. El Valladolid se olvidaba de cómo era el portero rival. Y del nombre, evidentemente. En el Iberostar sí que veían a Kepa, aunque a veces no requerían las acciones mallorquinistas del guardameta. Pol Roigé, recién ingresado en el terreno de juego, tuvo para él toda la portería en el ecuador del segundo acto, tras una buena jugada de Brandon por la banda izquierda en la que Chica acertó a ver el dorsal. Y poco más. Roigé la mandó fuera. Otro alivio.
Agradecido por todo lo fallado por el Mallorca, el Pucela regresó al partido una hora después. La velocidad de Mojica estiró al equipo con dos ocasiones: Timor de falta y Alfaro de cabeza. Nada del otro mundo. Sin embargo, servían para que el equipo avisase de que estaba en el partido. Poco después, el asistente de Figueroa Vázquez anulaba un gol a Juan Villar. Acertadamente. Un córner, un primer remate y el segundo de Villar. Estaba en fuera de juego. Pero, de nuevo, valía para sentir la presencia del Pucela en el encuentro. Atrás quedaban los minutos de indolencia.

Camino del 0-0

El partido languidecía sin más remedio que el empate. El Mallorca estaba en reserva y al Real Valladolid le quedaba medio depósito. Mojica tiró de velocidad por la banda izquierda, puso un balón donde quema y en el segundo palo apareció Juan Villar para enjaular el balón y dar tres puntos de oro al Real Valladolid. No quedaba tiempo ni para desperdiciarlo. No pudo haber mejor momento. 

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *